ANTONIO MARTÍN ORTIZ: noviembre 2009
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

domingo, 29 de noviembre de 2009

SAFO DE LESBOS (II): ENRIQUECIDA POR LOS COMENTARIOS DE SOLEDAD SÁNCHEZ MULAS Y ELENA CLÁSICA, ELENA PASCUAL





Hace unos días, el 16 de Noviembre exactamente, tuve, y tuvimos, una experiencia inolvidable. Elena Clásica, que es el pseudónimo de Elena Pascual, Soledad Sánchez Mulas, y yo mismo, publicábamos un tratamiento conjunto sobre Helena de Esparta, o Helena de Troya. Fue como una generación pensada y programada: algo así como un acto de AMOR Y AMISTAD a tres.

Ahora ha sucedido lo mismo, pero de forma espontánea, y sin programación alguna, algo así como una Metamorfosis de Ovidio que va adquiriendo cuerpo y forma de un modo natural, sin que se haya programado nada:

Yo publiqué un estudio sobre Safo de Lesbos, una aproximación a la inmortal poetisa, en la medida de mis conocimientos. Seguidamente Soledad Sánchez Mulas, con su estilo siempre valiente e inspirado, publicó un comentario que no tiene desperdicio. Para coronar de forma ya definitiva y solemne esta exposición, Elena Clásica, que es el pseudónimo de Elena Pascual, en un alarde de apasionamiento y sólidos conocimientos, con un estilo pedagógico y riguroso, como es siempre propio de ella, ha publicado un extenso comentario que deja ya de una forma definitiva a Safo de Lesbos en el lugar que en justicia le corresponde.

Bien puedo yo, como Ovidio, repetir ahora, aquí mismo,
lo que ya escribí en este mismo espacio, el 19 de Octubre:

Tu mihi, tu certe, memini, Graecine, negabas
uno posse aliquem tempore amare duas.
Per te ego decipior, per te deprensus inermis:
Ecce, duas uno tempore turpis amo!
Vtraque formosa est, operosae cultibus ambae;
artibus in dubio est haec sit an illa prior.
Pulchrior hac illa est, haec est quoque pulchrior illa;
et magis haec nobis, et magis illa placet!
Erro, uelut uentis discordibus acta phaselos,
diuiduumque tenent alter et alter amor.
Quid geminas, Erycina, meos sine fine dolores?
Non erat in curas una puella satis?
Quid folia arboribus, quid pleno sidera caelo,
in freta collectas alta quid addis aquas?

(Ouidius, Amores (II, X, 1-14)

Tú me decías, Grecino, tú me decías, yo me acuerdo bien, que era imposible amar a dos mujeres al mismo tiempo. Por tu culpa yo he caído en la trampa, yo he sido sorprendido sin defensa. Sí: yo amo a dos mujeres al mismo tiempo, y no me avergüenzo. Una y otra son hermosas, ambas están igualmente preocupadas por su elegancia, y es difícil de decir si es la primera o la segunda la que tiene más talento. La primera es más hermosa que la segunda, pero, a su vez, la segunda es más hermosa que la primera. Es ya la primera, ya la segunda, la que me gusta más. Mi corazón, como una ligera barca con velas empujadas por vientos opuestos, flota incierta entre estos dos amores que se lo disputan. ¿Por qué, diosa del monte Erix, duplicar mis tormentos, de los que noveo fin? ¿Por qué hacerme preocupar? ¿No era suficiente una sola belleza? ¿Por qué añadir hojas a los árboles, estrellas al cielo que está lleno, aguas nuevas a los mares profundos?

Es que la amistad y el afecto hace cosas maravillosas. Soledad Sánchez Mulas y Elena Clásica, Elena Pascual, al igual que Safo de Lesbos, son mujeres superiores. Eso es así: el no reconocerlo sería faltar al rigor y a la Verdad.

Seguidamente tenéis los tres textos, en orden cronológico de aparición. Espero que disfrutéis. Y también que aprendáis, sobre todo de ellas tres, de
Safo de Lesbos, de Soledad Sánchez Mulas, de Elena Pascual.

Mapa de GRECIA

Viene esta explicación a cuento de que considero totalmente inapropiado, y falto de rigor filológico, el uso de la palabra sáfica, lesbiana o lésbica, cuando se está uno refiriendo al amor o afecto entre dos mujeres. Me explico.


Safo era sáfica, lésbica, o lesbiana, por llamarse así y ser de Lesbos, lo que no significa que fuera homosexual. Lo único que hacía en los siglos VII/VI era adoctrinar en la danza y el canto a las muchachas que tenía en su escuela. En esa época, las mujeres no estaban tan mal vistas en Grecia, como lo estuvieron bastantes siglos después, en la Época Clásica.

Fueron los autores de esa época, especialmente los cómicos, los que no comprendieron que hubiera podido haber una mujer de valía en épocas pasadas y, como consecuencia de ello, inventaron esa mitomanía sobre la homosexualidad de Safo. Incluso inventaron el verbo λεσβιάζειν [lesbiátzein] (comportarse como la de Lesbos), para significar la relación erótica entre dos mujeres, que siempre existió en Grecia, aunque, al contrario de la que existía entre hombres, permaneciese en la oscuridad y estuviese mal vista. Safo no fue homosexual: fue una buena poetisa que destacó en su época.

Puede comprobarse lo que digo en:

Alsina, José, Literatura Griega. Contenido, problemas y métodos. Ariel, Barcelona, 1967, que dice:

Es sabido que existe una cuestión “sáfica”, que se plantea en el sentido de si la poetisa de Lesbos tuvo o no desviaciones sexuales.

He leído en algún lugar que hay quien ha tildado de homófobo el texto de Alsina. Tengo que recordar que el texto de Alsina es de 1967 y refleja el pensamiento y la forma de escribir de ese año. Lo pasado no se puede cambiar. Por lo que respecta a Alsina, añado que fue durante muchos años Catedrático titular de Filología Griega de la Universidad de Barcelona, y yo disfruté mucho con sus clases. Hay que suponer que el profesor Alsina conocía a Safo bastante más que todos nosotros juntos.

También en el mejor libro que conozco sobre Safo:

Wolfgang Schadewaldt (1900-1974):
“Sappho. Dasein in der Liebe” ["Safo. Existencia en el amor"] (1950)

Un buen estudio sobre el Amor y Safo puede leerse en:

http://www.raco.cat/index.php/Scriptura/article/view/94183/142463


SAFO. Atenas: Museo Arqueológico Nacional

Seguiré diciendo poetisa cuando me refiera a Safo y poeta cuando me refiera a Catulo, que era un admirador suyo y tradujo al Latín su mejor poema. Los Griegos distinguían perfectamente entre "poeta” y “poetisa". Cito dos ejemplos:

Σαπφὼ ἡ ποιητρία τὸ μὲν γένος ἦν Λεσβία, πόλεως δὲ Μιτυλήνης

(Safo la poetisa era Lesbia de nacimiento, de la ciudad de Mitilene).

Ἄρατος ὁ ποιητὴς γένει ἦν ἀπὸ Σόλων τῆς Κιλικίας

(Arato el poeta era procedente de Soli, en Cilicia).

Es lo que puede leerse en la mejor biblioteca clásica que conozco en Internet, por citar unos textos accesibles a todo el mundo.

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Auctores/g_alpha.html

.......................................Mapa de la Isla de Lesbos

Yo, que me he leído repetidas veces en Griego y he consultado las mejores traducciones de lo que nos ha llegado de Safo, que es una ínfima parte de lo que escribió, puedo afirmar que en toda su obra conservada no se atisba ni un solo indicio de que ella fuese homosexual. Ocurre todo lo contrario.

SAFO: Antikemmuseum, München

También he leído en alguna parte que nada podemos afirmar sobre con quién se acostaba Safo. Por supuesto que nadie puede saber con quién se acostaba Safo. Creo que eso no tendría interés ninguno para nadie más que para ella. Y también para quien compartiese su cama. Ese dato ni añadiría ni quitaría valor a sus poemas. Yo sólo puedo citar un poema suyo:

D. 94
(Snell)
Hephaest. Ench. 11, 5 (p. 36 Consbruch)

Δέδυκε μὲν ἀ σελάννα
καὶ Πληίαδες· μέσαι δὲ
νύκτες, παρὰ δ᾽ ἔρχετ᾽ ὤρα·
ἔγω δὲ μόνα κατεύδω.

Se han puesto ya la luna
y las Pléyades. Es media noche.
Pasa el tiempo.
Y yo sigo durmiendo sola.


El texto se puede encontrar, en Griego, en:


http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Chronologia/S_ante06/Sappho/sap_me05.
html



SAFO: Fresco de Pompeya. Museo Arqueológico Nacional de Nápoles

Aquí tenéis el poema mejor suyo, el que fue fielmente traducido al Latín por el poeta Romano Cayo Valerio Catulo, en el que se expresan de forma explícita, por vez primera en Occidente, los síntomas físicos que se perciben y que se apoderan de uno en el momento del enamoramiento. El poema está escrito en Estrofas Sáficas, que son una combinación de versos que recibieron ese nombre por haber sido inventada precisamente por Safo:

Me parece igual a los dioses ese
hombre que ahora está frente a ti sentado,
y tu dulce voz a tu lado escucha
mientras le hablas
y tu amable risa; lo cual, te juro,
en mi pecho el alma saltar ha hecho:
pues te miro apenas y mis palabras
ya no me salen
se me queda rota la lengua y, suave,
por la piel un fuego me corre al punto,
por mis ojos ya nada veo, y oigo
sólo un zumbido,
me destila un frío sudor y entera
un temblor me apresa, y cual la paja
amarilla estoy y mi muerte siento
poco alejada.
Pero todo habrá que sufrirlo, incluso...

Traducción en:
http://caiusiuliuscaesaraugustusgermanicus.iespana.es/safo/poesia.pdf

[Φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν᾽ ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιός τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεί-
σας ὐπακούει

καὶ γελαίσ‹ας› ἰμέροεν. τό μ᾽ ἦ μάν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόαισεν.
ὢς γὰρ ἔς σ᾽ ἴδω βρόχε᾽, ὤς με φώνη-
σ᾽ οὖδεν ἔτ᾽ εἴκει,

ἀλλὰ κὰμ μὲν γλῶσσα ἔαγε, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῶι πῦρ ὐπαδεδρόμακεν,
ὀππάτεσσι δ᾽ οὖδεν ὄρημμ᾽, ἐπιρρόμ-
βεισι δ᾽ ἄκουαι,

ἀ δέ μ᾽ ἴδρως κακχέεται, τρόμος δέ
παῖσαν ἄγρει, χλωροτέρα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλίγω ᾽πιδεύης
φαίνομ᾽ ἔμ᾽ αὔται·

ἀλλὰ πᾶν τόλματον, ἐπεὶ +καὶ πένητα]

El texto se puede encontrar, en Griego, en:

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Chronologia/S_ante06/Sappho/sap_me01.html

Busto de SAFO. Musei Capitolini de Roma


La enorme poetisa, y digo enorme por la grandiosidad, la inspiración y la audacia de sus poemas, que es Soledad Sánchez Mulas, hizo ayer en su locus amoenus un estupendo homenaje a las mujeres maltratadas. En el comentario, sabroso y valiente, que ha hecho a mi explicación de Safo, ha hecho también un exquisito homenaje a otra mujer, también maltratada en cierta forma, por la Historia. Reivindica, de forma valiente y sólida, la devolución a la gran poetisa Safo del puesto que le corresponde, situándola en las cimas de la producción poética, sin ulteriores connotaciones. Es el comentario que ha tenido a bien hacer a mi exposición. Aquí lo tenéis, por méritos propios, tal cual:

Querido Antonio:

Tu post de hoy me parece absolutamente delicioso. Desde que te conozco, he ahondado en la figura de Safo, pues alguna vez, como siempre desde tu generosidad, has comparado mis humildes versos con los suyos. Ni me aproximo, por supuesto... son tan bellos, que me conformo simplemente con leerlos, y, a mi modo, sentirme tan POETISA como ella.

Yo también he leído encendidos comentarios en pro de su homosexualidad... y como tú, opino que la historia es la que es, y que no sirve querer adecuarla a los sentimientos o necesidades de cada quien.

Efectivamente, la vida sexual de cada persona es la que cada uno lleva a la práctica, en su intimidad... o no. Ha de ser algo natural, y me temo que abanderar una determinada opción sexual no es relevante para nadie. En ninguno de sus poemas Safo declara sus inclinaciones sexuales, solamente deslumbra con unos versos bellísimos, que han de disfrutarse con la mente abierta. No creo que a Safo le gustase ser recordada por encima de sus versos... y mucho menos por sus preferencias sexuales.

Siempre te agradezco que me descubras nuevos aspectos de nuestros queridos clásicos, y creo que hoy le has hecho un gran honor a Safo: validar su indiscutible calidad literaria fuera de cualquier círculo cerrado que pretenda "apoderarse" de su perfil.

Un beso, maestro, y gracias.

Soledad.

Muchas gracias, querida Soledad, por tu generosidad al referirte a mí, con elogios que seguramente no merezco, aunque sé que están hechos con el corazón en la mano. Tienes que saber que la admiración es recíproca.

Desde aquí te envío, yo también, un beso.

Antonio

Comentario recibido de Elena Clásica, Elena Pascual, comentario que no necesita ulteriores explicaciones:

Mi querido Antonio:

Es ésta una entrada desbordante de genialidad, belleza, poesía, dulzura, comprensión histórica, impecable exposición desde la Grecia de los siglos VII y VI, la Grecia clásica hasta, volando en los siglos, la realidad de la posguerra española.

Fantástica aclaración sobre la falta de realidad histórica y la carencia de rigor en el uso del calificativo "sáfico", quizás utilizado peyorativamente en tantas ocasiones, cuando parece que la grandeza de una poetisa se midió por el rasero de la envidia y del prejuicio entre algunos comediógrafos de la época clásica de Grecia.

Pues la luz propia e interior seguirá reluciendo a través de los siglos y de todos los comentarios malintencionados, pues, y retomo las palabras de nuestra querida Soledad: ¿quién se atreve a inspeccionar debajo de las sábanas las inclinaciones íntimas de cada persona?

De manera que, la maledicencia sólo lleva al vacío existencial y al conceptual, sin apreciar los valores artísticos y los grandes nombres de la Literatura, nada menos que la Clásica y, definitiva, la universal.

Pero, así como las lenguas que se estructuran en un filo doble y rasgan la envoltura física, que no un alma humana, pues tal no parece hacerse presente, en mil pedazos, sean los elevados, místicos, geniales poemas de Safo los que reluzcan por la eternidad de amor y estrellas. Sea:

Nos ofreces un primer poema que es tan breve cuanto inspirado, brillante y cósmico en su concisión. Así, la poetisa, cuya voz parece identificarse con la primera persona cuya voz escuchamos en el poema, siente la soledad de su pequeñez en el cosmos grandioso. La Luna y las Pléyades asumen personalidad propia y su propia existencia fría en el universo infinito aparece plena de sentimientos, merced a que la autora transmuta su propia sensibilidad en mágico vuelo a las figuras astrales.

El cielo que parece ponernos delante de nuestros ojos se vuelve un lugar cálido y vivo, humanizado, pues la poetisa ejerce el papel mágico del demiurgo en la creación. Incluso llega a trasladar los sentimientos que ella conoce a los astros, cuerpos celestes, mientras en su contemplación ya es ajena a los mismos, y siente únicamente la soledad bajo las constelaciones y la luna sensual. Toda una teatral puesta en escena desde las palabras de la gigante poetisa.

El segundo poema, maravilla de descripción del estado anímico del o de la que ama, en este caso, continúa dibujando el tono misterioso y temeroso del enamorado desde la incertidumbre.

Nos remontamos con nuestra poetisa a los siglos VII y VI A.C, y por tanto temblorosa es nuestra mirada sobre la influencia que estos versos tendrán en la Historia de la Literatura. Sentimientos universales que hemos de encontrar a la vez en la tradición de la poesía islámica, como en "El collar de la paloma" de Ibn Hazn, del siglo XI.

Los sentimientos del amante desde Safo, recogiendo también otras tradiciones como la islámica mencionada, pasarán a la poesía trovadoresca provenzal, desde la cual una voz masculina le brinda su vida de amor no correspondido a su amada, a la que le ofrece pleitesía, cual si de un señor feudal se tratase, el pacto de vasallaje se hará, pues, desde términos amorosos. Poesía trovadoresca que llegará a los humanistas del XIV, entre ellos Dante con su "dolce stil nuovo" cantando a su amada Beatriz, y el inmenso Petrarca que desde su “Canzoniere” y no alejado de esta tradición, dedica su vida y su obra a su amada Laura. Influencias que llegarán a nuestro Renacimiento, cómo no recordar a Garcilaso de La Vega y su amor rendido por Isabel Freire, amor imposible, por ser ella una dama casada como lo era Laura, la musa de Petrarca. Desde la escuela garcilasista, Herrera con la luz de Leonor, los poetas barrocos que la mantienen.... esta tradición llega hasta nuestros días.

La enamorada Safo queda paralizada, privada del don de la palabra, sólo temblorosa ante la cercanía del hombre amado, mientras la idealización ya planea en el universo creado en sus versos, pues su amado "es semejante a los dioses". Idealización universal, quizás la primera referencia poética de la que tengamos constatación.

El sentimiento del amor expresado en los contrarios, a través del glorioso “oxímoron”, figura retórica que será tan querida por los poetas trovadorescos y toda la tradición posterior, toma unos tintes sublimes en el fuego interior que la posee, mientras un sudor frío la recorre y un temblor.

Gloriosos contrarios, imposible no pensar en Quevedo, extraordinario amante del “oxímoron” y de la paradoja "nadar sabe mi llama el agua fría".

Amén de la descripción lírica del amor como fuego que recorre el alma y la piel, que durante siglos ha quemado a tantos poetas como quemó a nuestra Safo y que, trasladada a los místicos, es una metáfora también muy querida, así las "lámparas de fuego" en San Juan de la Cruz. ¿Pues qué describe la unión del amor místico del poeta con la divinidad, sino el mismo amor, pero en este caso mundano, que sentían otros amantes más carnales hacia sus amados o amadas?

Y es esta gigante lírica la que inaugura este proceso. No se me ocurren más palabras, sino que es mucho fuego el que arde también en la llama mística de este blog, de este espacio iluminado, siempre con la presencia de los clásicos a quienes se les ofrece su merecido lugar en el cosmos. Igualmente te agradezco las referencias bibliográficas, tan oportunas y eruditas.

Mi querido Antonio, Maestro, mi admiración, mi beso gigante de cariño cegado por el fuego que aquí se balancea escuchando a los grandes músicos que nos ofreces.

Tu admiradora Ἐλένη.

Mi querida Elena, Φίλη Ἑλένη, amiga Elena,

También yo, desde aquí, te expreso toda mi admiración y todo mi afecto. Muchas gracias.

Antonio

miércoles, 25 de noviembre de 2009

LA POETISA SAFO DE LESBOS: ASPECTOS POLÉMICOS


. .................................Mapa de GRECIA


Viene esta explicación a cuento de que considero totalmente inapropiado, y falto de rigor filológico, el uso de la palabra sáfica, lesbiana o lésbica, cuando se está uno refiriendo al amor o afecto entre dos mujeres. Me explico.


Safo era sáfica, lésbica, o lesbiana, por llamarse así y ser de Lesbos, lo que no significa que fuera homosexual. Lo único que hacía en los siglos VII/VI era adoctrinar en la danza y el canto a las muchachas que tenía en su escuela. En esa época, las mujeres no estaban tan mal vistas en Grecia, como lo estuvieron bastantes siglos después, en la Época Clásica.

Fueron los autores de esa época, especialmente los cómicos, los que no comprendieron que hubiera podido haber una mujer de valía en épocas pasadas y, como consecuencia de ello, inventaron esa mitomanía sobre la homosexualidad de Safo. Incluso inventaron el verbo λεσβιάζειν [lesbiátzein] (comportarse como la de Lesbos), para significar la relación erótica entre dos mujeres, que siempre existió en Grecia, aunque, al contrario de la que existía entre hombres, permaneciese en la oscuridad y estuviese mal vista. Safo no fue homosexual: fue una buena poetisa que destacó en su época.

Puede comprobarse lo que digo en:

Alsina, José, Literatura Griega. Contenido, problemas y métodos. Ariel, Barcelona, 1967, que dice:

Es sabido que existe una cuestión “sáfica”, que se plantea en el sentido de si la poetisa de Lesbos tuvo o no desviaciones sexuales.

He leído en algún lugar que hay quien ha tildado de homófobo el texto de Alsina. Tengo que recordar que el texto de Alsina es de 1967 y refleja el pensamiento y la forma de escribir de ese año. Lo pasado no se puede cambiar. Por lo que respecta a Alsina, añado que fue durante muchos años Catedrático titular de Filología Griega de la Universidad de Barcelona, y yo disfruté mucho con sus clases. Hay que suponer que el profesor Alsina conocía a Safo bastante más que todos nosotros juntos.

También en el mejor libro que conozco sobre Safo:

Wolfgang Schadewaldt (1900-1974):
“Sappho. Dasein in der Liebe” ["Safo. Existencia en el amor"] (1950)

Un buen estudio sobre el Amor y Safo puede leerse en:

http://www.raco.cat/index.php/Scriptura/article/view/94183/142463

. ..............................SAFO. Atenas: Museo Arqueológico Nacional

Seguiré diciendo
poetisa cuando me refiera a Safo y poeta cuando me refiera a Catulo, que era un admirador suyo y tradujo al Latín su mejor poema. Los Griegos distinguían perfectamente entre "poeta” y “poetisa". Cito dos ejemplos:

Σαπφὼ ἡ ποιητρία τὸ μὲν γένος ἦν Λεσβία, πόλεως δὲ Μιτυλήνης

(Safo la poetisa era Lesbia de nacimiento, de la ciudad de Mitilene).

Ἄρατος ὁ ποιητὴς γένει ἦν ἀπὸ Σόλων τῆς Κιλικίας

(Arato el poeta era procedente de Soli, en Cilicia).

Es lo que puede leerse en la mejor biblioteca clásica que conozco en Internet, por citar unos textos accesibles a todo el mundo.

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Auctores/g_alpha.html

............................. Mapa de la Isla de Lesbos

Yo, que me he leído repetidas veces en Griego y he consultado las mejores traducciones de lo que nos ha llegado de Safo, que es una ínfima parte de lo que escribió, puedo afirmar que en toda su obra conservada no se atisba ni un solo indicio de que ella fuese homosexual. Ocurre todo lo contrario.


SAFO: Antikemmuseum, München


También he leído en alguna parte que nada podemos afirmar sobre con quién se acostaba Safo. Por supuesto que nadie puede saber con quién se acostaba Safo. Creo que eso no tendría interés ninguno para nadie más que para ella. Y también para quien compartiese su cama. Ese dato ni añadiría ni quitaría valor a sus poemas. Yo sólo puedo citar un poema suyo:

D. 94
(Snell)
Hephaest. Ench. 11, 5 (p. 36 Consbruch)

Δέδυκε μὲν ἀ σελάννα
καὶ Πληίαδες· μέσαι δὲ
νύκτες, παρὰ δ᾽ ἔρχετ᾽ ὤρα·
ἔγω δὲ μόνα κατεύδω.

Se han puesto ya la luna
y las Pléyades. Es media noche.
Pasa el tiempo.
Y yo sigo durmiendo sola.


El texto se puede encontrar, en Griego, en:


http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Chronologia/S_ante06/Sappho/sap_me05.
html



SAFO: Fresco de Pompeya. Museo Arqueológico Nacional de Nápoles


Aquí tenéis el poema mejor suyo, el que fue fielmente traducido al Latín por el poeta Romano Cayo Valerio Catulo, en el que se expresan de forma explícita, por vez primera en Occidente, los síntomas físicos que se perciben y que se apoderan de uno en el momento del enamoramiento. El poema está escrito en Estrofas Sáficas, que son una combinación de versos que recibieron ese nombre por haber sido inventada precisamente por Safo:

Me parece igual a los dioses ese
hombre que ahora está frente a ti sentado,
y tu dulce voz a tu lado escucha
mientras le hablas
y tu amable risa; lo cual, te juro,
en mi pecho el alma saltar ha hecho:
pues te miro apenas y mis palabras
ya no me salen
se me queda rota la lengua y, suave,
por la piel un fuego me corre al punto,
por mis ojos ya nada veo, y oigo
sólo un zumbido,
me destila un frío sudor y entera
un temblor me apresa, y cual la paja
amarilla estoy y mi muerte siento
poco alejada.
Pero todo habrá que sufrirlo, incluso...

Traducción en:

http://caiusiuliuscaesaraugustusgermanicus.iespana.es/safo/poesia.pdf

[Φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν᾽ ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιός τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεί-
σας ὐπακούει

καὶ γελαίσ‹ας› ἰμέροεν. τό μ᾽ ἦ μάν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόαισεν.
ὢς γὰρ ἔς σ᾽ ἴδω βρόχε᾽, ὤς με φώνη-
σ᾽ οὖδεν ἔτ᾽ εἴκει,

ἀλλὰ κὰμ μὲν γλῶσσα ἔαγε, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῶι πῦρ ὐπαδεδρόμακεν,
ὀππάτεσσι δ᾽ οὖδεν ὄρημμ᾽, ἐπιρρόμ-
βεισι δ᾽ ἄκουαι,

ἀ δέ μ᾽ ἴδρως κακχέεται, τρόμος δέ
παῖσαν ἄγρει, χλωροτέρα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλίγω ᾽πιδεύης
φαίνομ᾽ ἔμ᾽ αὔται·

ἀλλὰ πᾶν τόλματον, ἐπεὶ +καὶ πένητα]

El texto se puede encontrar, en Griego, en:

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Chronologia/S_ante06/Sappho/sap_me01.html



Busto de SAFO. Musei Capitolini de Roma


La enorme poetisa, y digo enorme por la grandiosidad, la inspiración y la audacia de sus poemas, que es Soledad Sánchez Mulas, hizo ayer en su locus amoenus un estupendo homenaje a las mujeres maltratadas. En el comentario, sabroso y valiente, que ha hecho a mi explicación de Safo, ha hecho también un exquisito homenaje a otra mujer, también maltratada en cierta forma, por la Historia. Reivindica, de forma valiente y sólida, la devolución a la gran poetisa Safo del puesto que le corresponde, situándola en las cimas de la producción poética, sin ulteriores connotaciones. Es el comentario que ha tenido a bien hacer a mi exposición. Aquí lo tenéis, por méritos propios, tal cual:

Querido Antonio:

Tu post de hoy me parece absolutamente delicioso. Desde que te conozco, he ahondado en la figura de Safo, pues alguna vez, como siempre desde tu generosidad, has comparado mis humildes versos con los suyos. Ni me aproximo, por supuesto... son tan bellos, que me conformo simplemente con leerlos, y, a mi modo, sentirme tan POETISA como ella.
Yo también he leído encendidos comentarios en pro de su homosexualidad... y como tú, opino que la historia es la que es, y que no sirve querer adecuarla a los sentimientos o necesidades de cada quien.

Efectivamente, la vida sexual de cada persona es la que cada uno lleva a la práctica, en su intimidad... o no. Ha de ser algo natural, y me temo que abanderar una determinada opción sexual no es relevante para nadie. En ninguno de sus poemas Safo declara sus inclinaciones sexuales, solamente deslumbra con unos versos bellísimos, que han de disfrutarse con la mente abierta. No creo que a Safo le gustase ser recordada por encima de sus versos... y mucho menos por sus preferencias sexuales.

Siempre te agradezco que me descubras nuevos aspectos de nuestros queridos clásicos, y creo que hoy le has hecho un gran honor a Safo: validar su indiscutible calidad literaria fuera de cualquier círculo cerrado que pretenda "apoderarse" de su perfil.

Un beso, maestro, y gracias.

Soledad.

Muchas gracias, querida Soledad, por tu generosidad al referirte a mí, con elogios que seguramente no merezco, aunque sé que están hechos con el corazón en la mano. Tienes que saber que la admiración es recíproca.

Desde aquí te envío, yo también, un beso.

Antonio

lunes, 16 de noviembre de 2009

DOS HEROÍDAS DE OVIDIO: LA XVI (PARIS INTENTA SEDUCIR A HELENA DE ESPARTA), Y LA XVII (HELENA SE MUESTRA INDECISA)


HERA (Rhode Island School of Design)


Este texto se presenta simultáneamente con dos poemas sabrosos e inspirados, sobre el mismo tema tratado aquí: uno de Elena Pascual, en su blog Elena Clásica, y otro de Soledad Sánchez Mulas, en su "locus amoenus" correspondiente. Os sugiero que las visitéis, para gozar de sus poemas, que son, ambos, una delicia. Lo podéis hacer acariciando con el ratón los correspondientes nombres o imágenes.


ATHENA (Antikenmuseen, Berlin)

Publius Ouidius Naso escribió 21 HEROÍDAS, es decir, cartas de Heroínas a sus amantes o amados. Algunas de ellas son también de los Héroes a sus correspondientes amantes o amadas. Son cartas ficticias, que no han recibido demasiada atención a la hora de editar a Ovidio. Las que propongo hoy son la XVI, enviada por Paris a Helena, y la XVII, que es la contestación de Helena.

Hay que remontarse al Juicio de Paris o Manzana de la Discordia. Como es conocido, Paris dio el premio de la belleza a Afrodita/Venus, que competía con Hera/Juno y Atenea/Minerva. Cada una de ellas intentó sobornar a Paris, prometiéndole, en el caso de Venus, el amor de la mujer más bella del mundo, que era Helena de Esparta, casada con Menelao. Como Venus recibió el premio, tuvo que cumplir su promesa haciendo que Paris se enamorase de Helena.


PLANO DE ESPARTA

En la carta que Paris le dirige a Helena, la XVI, éste hace exhibición de su amor por ella y de todo lo que le puede ofrecer. En la contestación de Helena, ésta manifiesta amor y debilidad por Paris, pero prevalece el sentimiento de fidelidad a su marido, Menelao.

El escenario se sitúa en Esparta, en el Palacio de Menelao. Paris ha venido de visita, desde Troya, y ha sido bien recibido, al ser conocido y amigo de Menelao. Menelao se ha ausentado temporalmente y se encuentran en Palacio Helena y Paris. Paris intenta seducir a Helena para que abandone a Menelao y se vaya con él a Troya. Helena hace gala de su fidelidad y rechaza la propuesta. (Fuera ya de lo que se dice en estas obras, Helena será raptada por la fuerza, lo que provocará la Guerra de Troya). Helena, en su carta, hace referencia a un rapto: no es el rapto de Paris, sino que hace referencia a una leyenda, ignorada por Homero, según la cual Helena había sido raptada por Teseo y su amigo Pirítoo, cuando ésta, todavía una muchacha, se hallaba ofreciendo un sacrificio a Ártemis en Laconia. Luego fue liberada por los Dioscuros, sus hermanos, cuando Teseo y Pirítoo se habían marchado a los Infiernos a raptar a Perséfone. Los Dioscuros eran hermanos de Helena, pues todos eran hijos de Leda, fecundada por Júpiter en forma de Cisne, al tiempo que también lo fue por su marido mortal, Tindareo. De esa doble fecundación nacieron Helena y Pólux, considerados hijos de Júpiter, y Clitemnestra y Cástor, considerados mortales, por ser hijos de Tindareo. Pólux y Cástor eran los Dioscuros, es decir los hijos de Zeus/Júpiter.

JACQUES-LOUIS DAVID: EL AMOR DE PARIS Y HELENA

(Musée du Louvre)



Os presento un fragmento significativo de cada una de las cartas.





BODA DE MENELAO Y HELENA

OVIDIO: HEROÍDA XVI: DE PARIS A HELENA


“Salgo del puerto, y beneficiándome del favor del viento, llego a tus tierras, ninfa Ebálide [por Ébalo, abuelo mortal de Helena]. Me recibe como huésped tu esposo; también esto ocurrió no sin la determinación y la voluntad de los dioses. Él, ciertamente, me muestra todo lo que en Lacedemonia entera es digno de ser mostrado y digno de ser visto. Pero para mí, que deseaba contemplar tu celebrada belleza, no había nada por lo que mis ojos quedasen cautivados.

Cuando te vi, me quedé estupefacto y sentí, atónito, que lo más íntimo de mi corazón ardía con emociones desconocidas. Tenía un rostro semejante a éste, por lo que recuerdo, Citerea
[es decir, Venus/Afrodita] cuando vino a mi Juicio. Si hubieses venido también a aquel certamen, la palma de Venus habría estado en duda. Grandes pregones suscitaron los comentarios sobre tu persona, y tierra ninguna es ignorante de tu hermosura; ni en ningún lugar de Frigia [Troya], ni donde nace el sol, otra entre las hermosas tiene una fama igual a la tuya.

De mí te lo puedes creer: inferior es tu gloria a la realidad, y lo que se dice de tu belleza casi te hace daño. Encuentro aquí más de lo que había prometido ella
[Venus] y tu gloria es superada por tu causa.

Por eso se inflamó con razón el que había conocido todo, Teseo, y pareciste botín digno de varón tan ilustre, cuando, según la costumbre de tu pueblo, te ejercitabas, desnuda, en la brillante palestra y, mujer, te mezclabas con los hombres desnudos. El que te raptara lo alabo; me sorprende el que te devolviera alguna vez. Tan excelente botín debió retenerlo con empeño.

¡Antes se habría separado esta cabeza de mi cuello ensangrentado que de mi lecho fueses arrancada! ¿Desearían mis manos alguna vez abandonarte? ¿Sufriría vivo que te marchases tú de mi regazo? Si tenías que ser devuelta, algo, empero, habría antes tomado y mi Venus se habría aprovechado de algo; habría gustado tu virginidad o lo que podía, intacta tu virginidad, ser robado.

Entrégate ya: sabrás de qué clase es la constancia de Paris. La llama de la pira
[es decir, la muerte], únicamente, extinguirá las llamas de mi amor.

Te he preferido a los reinos que en otro tiempo me prometió, muy grandes, la esposa y hermana de Júpiter
[es decir Juno, que también competía en el Juicio de Paris]; y, con de poder rodear mis brazos a tu cuello, desprecié el valor guerrero, al ofrecérmelo Palas [Atenea/Minerva, la otra que también competía en el Juicio de Paris]. Y no me pesa ni me parecerá jamás que elegí neciamente [cando eligió a Afrodita/Venus como la más hermosa entre las diosas que compitieron]; permanece mi ánimo firme en su deseo. Sólo no permitas que mi esperanza llegue a ser caduca, suplico, oh tú, digna de ser buscada con tales fatigas.

No anhelo yo, privado de un linaje noble, de una noble el matrimonio, ni serás mi esposa, créeme, con deshonor: si bien se mira, se encontrará en mi familia a una Pléyade y a Júpiter
[Dárdano, primer rey de Troya y antepasado de Paris, fue hijo de Júpiter y Electra, una de las siete Pléyades], sin hablar de los abuelos de en medio. Mi padre posee, apenas visitables en sus inmensos límites, los reinos de Asia, más rica que la cual no hay tierra alguna. Verás ciudades sin número y áureos palacios, y templos que puedes decir dignos de sus dioses. Contemplarás Ilio [Troya] y, flanqueadas por elevadas torres, sus murallas construidas al son de la lira de Febo [Apolo. Según la leyenda, las piedras se reunieron por sí solas al son de su lira]. ¿Y qué te diré del número infinito de sus hombres? Apenas esa tierra basta a su pueblo. Correrán a tu encuentro en denso tropel las matronas Troyanas, y no podrán acoger en nuestros atrios a las jóvenes Frigias. ¡Oh, cuántas veces dirás: “Qué pobre es mi Acaya” [Esparta o Grecia]!. Una sola casa, cualquiera, verás que posee las riquezas de una ciudad” (127-188).


MIGUEL ÁNGEL: LEDA Y EL CISNE

OVIDIO: HEROÍDA XVII: DE HELENA A PARIS

“[Si me estuviese permitido no haber leído, Paris, lo que he leído, conservaría como antes mi condición de honrada.] Ahora, después de haber violado tu carta a mis ojos, la gloria de no contestar me parece insignificante. Has osado, extranjero, profanando la sacrosanta hospitalidad, poner a prueba la legítima fidelidad de una esposa. ¿Sin duda para esto a ti, arrastrado por mares expuestos a todos los vientos, te acogió en su puerto el litoral Tenario [Esparta], y, aunque vinieras de un pueblo remoto, nuestro palacio no te cerró las puertas, para que la injuria fuese la respuesta a tamaño servicio? El que así entrabas, ¿eras huésped o enemigo?

Y estoy segura de que este reproche mío, a tu Juicio, puede ser considerado mojigato, aún siendo tan justo. Sea yo, sí, mojigata con tal de no olvidarme del pudor, y de que el curso de mi vida siga sin mancha. Si no tengo un gesto triste en un rostro que finge, y no tomo asiento, huraña, con el entrecejo fruncido, sin embargo, mi fama es resplandeciente, y hasta ahora he vivido sin delito y ningún adúltero se ha gloriado por mi causa.

Lo que no entiendo es cuál es tu seguridad en lo que pretendes, y qué cosa te ha dado la esperanza de mi lecho. ¿O es que, porque el héroe hijo de Neptuno
[Teseo] me hizo violencia, raptada una vez, parezco digna de ser raptada dos veces. El crimen sería mío si hubiese sido seducida. Pero, siendo raptada, ¿qué era lo mío, sino el no querer? Sin embargo, no consiguió la recompensa buscada por su hazaña. Exceptuado el miedo, volví sin haber sufrido nada. El adúltero sólo me robó, pese a mi lucha, unos pocos besos; nada más consiguió de mí. Tu desenfrenada pasión no se hubiese contentado con esto: lo quieran los dioses mejor; él no fue parecido a ti. Me devolvió intacta y su moderación aminoró su falta, y es evidente que se arrepiente de lo que hizo en su juventud. ¿Se arrepintió Teseo para que Paris le sucediese, para que jamás mi nombre deje de estar en todas las bocas?.

Y, sin embargo, no me enfado (pues, ¿quién se enojará con quien le ama?), si no es simulado el amor que proclamas. Pues también dudo de esto, no porque me falte confianza, o mi belleza no me sea notoria, sino porque la crueldad suele hacer daño a las muchachas, y se dice que vuestras palabras carecen de lealtad
[las de los hombres en general o las de los Troyanos en particular] (1-42).


RUBENS: EL JUICIO DE PARIS


(Traducción de Francisca Moya del Baño, en: Ovidio: HEROÍDAS, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Madrid, 1986).




AFRODITA (Copia de un original griego de fines del siglo IV aC. Amfiteatro Campano de S. Maria en Capua Vetere, donde decoraba el pórtico)

HEROIDA XVI: PARIS HELENAE

Portubus egredior, uentisque ferentibus usus
applicor in terras, Oebali nympha, tuas.
Excipit hospitio uir me tuus – hoc quoque factum
non sine consilio numinibusque deum!
Ille quidem ostendit, quidquid Lacedaemone tota
ostendi dignum conspicuumque fuit;
sed mihi laudatam cupienti cernere formam
lumina nil aliud quo caperentur erat.
Vt uidi, obstipui praecordiaque intima sensi
attonitus curis intumuisse nouis.
His similes uultus, quantum reminiscor, habebat
uenit in arbitrium cum Cytherea meum.
Si tu uenisses pariter certamen in illud,
in dubio Veneris palma futura fuit!
Magna quidem de te rumor praeconia fecit,
nullaque de facie nescia terra tua est;
nec tibi par usquam Phrygia nec solis ab ortu
inter formosas altera nomen habet!
Crede sed hoc nobis! – minor est tua gloria uero,
famaque de forma paene maligna tua est;
plus hic inuenio, quam quod promiserat illa,
et tua materia gloria uicta sua est.
Ergo arsit merito, qui nouerat omnia, Theseus,
et uisa es tanto digna rapina uiro,
more tuae gentis nitida dum nuda palaestra
ludis et es nudis femina mixta uiris.
Quod rapuit, laudo; miror, quod reddidit umquam.
tam bona constanter praeda tenenda fuit.
Ante recessisset caput hoc ceruice cruenta,
quam tu de thalamis abstraherere meis.
Tene manus umquam nostrae dimittere uellent?
Tene meo paterer uiuus abire sinu?
Si reddenda fores, aliquid tamen ante tulissem,
nec Venus ex toto nostra fuisset iners.
Vel mihi uirginitas esset libata, uel illud
quod poterat salua uirginitate rapi.
Da modo te, quae sit Paridis constantia, nosces;
flamma rogi flammas finiet una meas.
Praeposui regnis ego te, quae maxima quondam
pollicita est nobis nupta sororque Iouis;
dumque tuo possem circumdare bracchia collo,
contempta est uirtus Pallade dante mihi.
Nec piget, aut umquam stulte legisse uidebor;
permanet in uoto mens mea firma suo.
Spem modo ne nostram fieri patiare caducam,
deprecor, o tanto digna labore peti!
Non ego coniugium generosae degener opto,
nec mea, crede mihi, turpiter uxor eris.
Pliada, si quaeres, in nostra gente Iouemque
inuenies, medios ut taceamus auos;
regna parens Asiae, qua nulla beatior ora est,
finibus inmensis uix obeunda, tenet.
Innumeras urbes atque aurea tecta uidebis,
quaeque suos dicas templa decere deos.
Ilion adspicies firmataque turribus altis
moenia, Phoebeae structa canore lyrae.
Quid tibi de turba narrem numeroque uirorum?
Vix populum tellus sustinet illa suum.
Occurrent denso tibi Troades agmine matres,
nec capient Phrygias atria nostra nurus.
O quotiens dices: 'quam pauper Achaia nostra est!'
Vna domus quaeuis urbis habebit opes.


HELENA RAPTADA POR TESEO

HEROIDA XVII: HELENE PARIDI


[Si mihi, quae legi, Pari, non legisse liceret,
seruarem numeros, sicut ut ante, probae.]
Nunc oculos tua cum uiolarit epistula nostros,
non rescribendi gloria uisa leuis.
Ausus es hospitii temeratis aduena sacris
legitimam nuptae sollicitare fidem!
Scilicet idcirco uentosa per aequora uectum
excepit portu Taenaris ora suo,
nec tibi, diuersa quamuis e gente uenires,
oppositas habuit regia nostra fores,
esset ut officii merces iniuria tanti!
Qui sic intrabas, hospes an hostis eras?
Nec dubito, quin haec, cum sit tam iusta, uocetur
rustica iudicio nostra querela tuo.
Rustica sim sane, dum non oblita pudoris,
dumque tenor uitae sit sine labe meae.
si non est ficto tristis mihi uultus in ore,
nec sedeo duris torua superciliis,
fama tamen clara est, et adhuc sine crimine uixi,
et laudem de me nullus adulter habet.
Quo magis admiror, quae sit fiducia coepti,
spemque tori dederit quae tibi causa mei.
An, quia uim nobis Neptunius attulit heros,
rapta semel uideor bis quoque digna rapi?
Crimen erat nostrum, si delenita fuissem;
cum sim rapta, meum quid nisi nolle fuit?
Non tamen e facto fructum tulit ille petitum;
excepto redii passa timore nihil.
Oscula luctanti tantummodo pauca proteruus
abstulit; ulterius nil habet ille mei.
Quae tua nequitia est, non his contenta fuisset –
di melius! Similis non fuit ille tui.
Reddidit intactam, minuitque modestia crimen,
et iuuenem facti paenituisse patet;
Thesea paenituit, Paris ut succederet illi,
ne quando nomen non sit in ore meum?
Nec tamen irascor – quis enim succenset amanti? –
si modo, quem praefers, non simulatur amor.
Hoc quoque enim dubito – non quod fiducia desit,
aut mea sit facies non bene nota mihi;
sed quia credulitas damno solet esse puellis,
uerbaque dicuntur uestra carere fide.
At peccant aliae, matronaque rara pudica est.
quis prohibet raris nomen inesse meum?


HELENA NACIENDO DE UN HUEVO (Museo Arqueológico de Bari, Italia)


J.MOREAU: HELENA


AFRODITA INTENTA CONVENCER A HELENA PARA QUE SE VAYA CON PARIS A TROYA (ANTIKENSAMMLUNG, BERLIN)


MENELAO SOSTENIENDO A PATROCLO (Loggia del Lanzi)

jueves, 12 de noviembre de 2009

TALES DE MILETO, EL GRAN FILÓSOFO PRESOCRÁTICO: ANÉCDOTAS



DESPISTES Y SABIDURÍA
DEL MÁS CONOCIDO
DE
LOS SIETE SABIOS DE GRECIA


Tales meteorólogo y comerciante

Pues se dice que, como lo injuriaban tanto por su pobreza como por la inutilidad de la filosofía, supo, por medio de la astrología, cómo sería la producción de aceitunas. Así, cuando aún era invierno, se procuró una pequeña cantidad de dinero, y depositó fianzas por todas las prensas de aceite de Mileto y de Quíos, arrendándolas por muy poco, puesto que nadie compitió. Cuando llegó el momento oportuno, al ser muchos los que a la vez y de repente las deseaban, las iba alquilando como quería, reuniendo mucho dinero, demostrando así que es fácil a los filósofos enriquecerse, si quieren hacerlo; pero que no es esto lo que les interesa

Tales como sabio distraído

También se dice que Tales, mientras observaba los astros, oh Teodoro, y miraba hacia arriba, se cayó en un pozo, y que una bonita y graciosa criada tracia se burló de que deseara vivamente conocer las cosas del cielo y no advirtiera las que estaban detrás de él y delante de sus pies.


Traducción en:

http://www.filosofia.org/cur/pre/talesfyt.htm



Como ya viene siendo habitual, mi, dicho con más propiedad, porque no quiero ser ni exclusivo ni posesivo, nuestra querida amiga Elena Pascual, que nos deja entrar por su ventana, siempre abierta, con el pseudónimo de Elena Clásica, y que es, hay que decirlo siempre, una exquisita escritora y una mujer con una vitalidad e inteligencia exuberantes, pues eso, que ha dejado un comentario en esta página mía, que tiene y merece los honores de ser publicado en primera página, por la calidad y profundidad del mismo. Y es que este espacio es ya más suyo que mío, porque sus comentarios son auténticas obras maestras. Muchas gracias, querida Elena, Φίλη Ἐλένη, Amiga del alma.

Aquí lo tenéis:

Querido Antonio:

Una entrada preciosa, llena de vida, de la realidad, cotidianeidad del filósofo, del sabio, que también era, ante todo, un hombre. Bonita humanización de uno de los gigantes de la filosofía, nada menos que la presocrática, origen de todo pensamiento y sustrato, de ese ἀρχή, que aún no descubierto, se mantiene como vital comienzo del misterio.

Y así, el filósofo y sabio que nos ocupa comenzó una ardua tarea en la búsqueda del principio, seguramente desde una intuición a la que hoy los físicos atribuirían vocablos técnicos, pero que encubre ni más ni menos que una visión relampagueante y original del gigante Tales.

Independiente de que el agua anime o no ese principio universal, el talento de su propuesta es el principio de toda nuestra tradición filosófica y física, la de la naturaleza, claro, etimológicamente.

Vuelvo a la pasión de los columpios artísticos de tu blog, cuando encuentro las inquietudes personales de este filósofo, y tan simpáticas anécdotas tan asociadas al despiste de los científicos e investigadores, quizás perplejos ante la realidad oculta que se muestra a sus ojos con grandes alas abiertas de sabiduría y cercanía al Principio Universal.

Así, y gracias a tus explicaciones, elaboradas y magistrales, asistimos a su caída al pozo, desde el que seguía viendo brillar, sin ninguna duda, las estrellas, y presuponemos incluso el rubor que le cubrió ante las risas de la más prosaica criada tracia.

La facilidad, en cuanto a las posibles ganancias de un filósofo, si se dedica al estudio crematístico de la física, y hablo nuevamente en sentido etimológico, asociado a un cuestionamiento simultáneo, constituye una excelente carta de presentación del verdadero papel de la filosofía, no exento de gracejo en tu buen narrar, querido Antonio, sobre la producción de aceitunas.

Tales de Mileto, menudo filósofo y menudo hombre. Nada menudo de tamaño, sino un gigante, al que afortunadamente hemos conocido un poco más, gracias a tus aladas palabras, comprensión de Maestro.

Y conocer al filósofo y al hombre redunda en nuestro propio conocimiento y en el del grandioso universo que palpita y parpadea ante nuestras miradas, cual guiño inteligente, intentando insuflar en nosotros el soplo divino de la comprensión en la observación de la φύσις.

Con mi admiración hacia esta bellísima entrada, te devuelvo un cariñoso guiño, te brindo todo mi reconocimiento, y, cómo no,
te envío un beso gigante de amiga.

De tu admiradora Ἑλένη.

Ὀνειδιζόντων γὰρ αὐτῷ διὰ τὴν πενίαν ὡς ἀνωφελοῦς
τῆς φιλοσοφίας οὔσης, κατανοήσαντά φασιν αὐτὸν ἐλαιῶν
φορὰν ἐσομένην ἐκ τῆς ἀστρολογίας, ἔτι χειμῶνος ὄντος
εὐπορήσαντα χρημάτων ὀλίγων ἀρραβῶνας διαδοῦναι τῶν
ἐλαιουργίων τῶν τ’ ἐν Μιλήτῳ καὶ Χίῳ πάντων, ὀλίγου μι-
σθωσάμενον ἅτ’ οὐθενὸς ἐπιβάλλοντος• ἐπειδὴ δ’ ὁ καιρὸς
ἧκε, πολλῶν ζητουμένων ἅμα καὶ ἐξαίφνης, ἐκμισθοῦντα ὃν
ἧκε, πολλῶν ζητουμένων ἅμα καὶ ἐξαίφνης, ἐκμισθοῦντα ὃν
τρόπον ἠβούλετο, πολλὰ χρήματα συλλέξαντα ἐπιδεῖξαι
ὅτι ῥᾴδιόν ἐστι πλουτεῖν τοῖς φιλοσόφοις, ἂν βούλωνται, ἀλλ’
οὐ τοῦτ’ ἐστὶ περὶ ὃ σπουδάζουσιν.

Texto original:
(D-K 11 A 10) Arist., Pol. I 11, 1259a:
Diels, H., and W. Kranz, eds. Die Fragmente der Vorsocratiker, 11 A 10 , Berlin: Weidmannsche Verlagsbuchhandlung, 1960 [Aristóteles, Política, I, 11, 1259a].

Ὥσπερ καὶ Θαλῆν ἀστρονομοῦντα, ὦ Θεόδωρε, καὶ
ἄνω βλέποντα, πεσόντα εἰς φρέαρ, Θρᾷττά τις ἐμμελὴς καὶ
χαρίεσσα θεραπαινὶς ἀποσκῶψαι λέγεται ὡς τὰ μὲν ἐν
οὐρανῷ προθυμοῖτο εἰδέναι, τὰ δ’ ἔμπροσθεν αὐτοῦ καὶ παρὰ
πόδας λανθάνοι αὐτόν

Texto original:
(D-K 11 A 9) Platón, Teet. 174a:
Diels, H., and W. Kranz, eds. Die Fragmente der Vorsocratiker, 11 A 9, Berlin: Weidmannsche Verlagsbuchhandlung, 1960 [Platón, Teeteto, 174a].


miércoles, 4 de noviembre de 2009

SE NOS FUE, AUNQUE NO DEL TODO, EL MAESTRO GIGANTE, DON FRANCISCO AYALA




DON FRANCISCO AYALA, EL GIGANTE MAESTRO

REQVIESCAT IN PACE
Descanse en paz


III-XI-MMIX

Perque omnia saecula fama ... uiuam (Ouidius, Met. XV, 878-9)
Y viviré en la Fama por todos los siglos

Non omnis moriar multaque pars mei
uitabit Libitinam
(Horatius, Carmina, XXX,6-7)
No moriré del todo y un parte grande de mi evitará a Libitina [diosa de la muerte]

Me uno con estas palabras al homenaje y condolencia de Soledad Sánchez Mulas, y Elena Pascual, de quienes he tomado ideas e imágenes. Os remito desde aquí a Carmen Pascual, que le dedicó una digna y bien merecida felicitación en su CIII aniversario.