ANTONIO MARTÍN ORTIZ: noviembre 2010
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

domingo, 21 de noviembre de 2010

EL DIOS DEL VINO Y LA VENDIMIA: "LIBER" EN ROMA, BACO O DIONISO EN GRECIA. SUS FESTIVALES:
LOS JUEGOS LIBERALES,
LAS DIONISÍACAS, LAS BACANALES

Diego Velázquez, Los borrachos. Museo del Prado


Don Alfredo García Francés ha tenido la gentileza de incluir en su Blog REVISTA unas palabras mías con el título de LATINES. Se refieren a los Ludi Liberales o Liberalia (Juegos o Festivales dedicados al dios Liber), y la libertad que en ellos existía. Desde aquí os invito a que os trasladéis al blog de Don Alfredo y leáis lo que allí he escrito. Y Vd., Don Alfredo, reciba mi más sincero agradecimiento y todo mi afecto.

Los Romanos tenían un dios indígena, Liber [Liber-Liberi] [El que nos libra de las ataduras y las inhibiciones), al que se le dedicaban los Ludi Liberales o Liberalia [Juegos o Festivales dedicados a Liberl], en los que se incurría en toda clase de desenfrenos y licencias: la libertad era total, para todo. En efecto, era el dios del vino y la vendimia, y, con el vino, ya se sabe. Con la influencia de la Civilización Helénica, fue identificado con el Griego Διώνυσος [Diónisos] (Dioniso), también conocido como Βάκχος [Báκkhos] (Baco), al que en Grecia se le dedicaban las Διονυσιακά [Dionysiaká] (Las Dionisíacas), que fueron adoptadas en Roma con el nombre de Bacchanalia (Bacanales) en el 200 aC., teniendo que ser prohibidas en el 186 por el Senatusconsultum de Bacchanalibus (Decreto del Senado sobre las Bacanales), por los excesos que se cometían.



martes, 16 de noviembre de 2010

VETUSTILA [VETVSTILLA],
YA BIEN ENTRADA EN AÑOS,
PRETENDE COSAS
QUE SERÍAN
MÁS PROPIAS DE UNA JOVEN

Faringdon Collection Trust, Buscot Park, Oxfordshire, UK

Os presento, para vuestro goce, un exquisito epigrama de Marco Valerio Marcial que nació en Bílbilis (Calatayud), en torno al 40 y murió allí mismo en torno al 104, después de haber pasado en Roma la mayor parte de su vida. El epigrama está dedicado a Vetustila que, en Latín (Vetustilla), significa La Viejecita.

La momia que se quiere casar

Cuando tienes trescientos consulados (1), Vetustila, y tres pelos y cuatro dientes, pecho de cigarra, piernas y color de hormiga; cuando tienes una frente más arrugada que tu estola y unos pechos que parecen telarañas; cuando los cocodrilos del Nilo tienen estrecha la boca comparada con la abertura de la tuya, y croan mejor las ranas de Rávena, y es más dulce el zumbido de los mosquitos de Venecia, y tu vista alcanza lo que alcanzan las lechuzas por la mañana, y hueles a lo que los machos cabríos, y tienes la rabadilla de una ánade flaca, y tu coño le gana a huesudo a un viejo cínico; cuando el bañero, apagadas las luces, te permite entrar mezclada con las prostitutas de los sepulcros; cuando para ti es invierno en pleno agosto y ni una calentura puede quitarte el frío, tienes la osadía de querer casarte después de enviudar doscientas veces y pretendes como loca calentar a un hombre con tus cenizas. ¿Qué, si lo pretendiera la losa de Satia? (2). ¿Quién te llamará compañera, quién mi oíslo [esposa] (*), a ti, a quien hace poco Filomelo (3) había llamado abuela? Y si te empeñas en que hagan cosquillas a tu cadáver, que se prepare un lecho de los del comedor de Acoro (4), el único que le va a tu himeneo, y que el incinerador presente las teas a la recién casada: solamente una antorcha funeraria puede penetrar en semejante coño.

(*) José Guillén traduce uxorem [esposa] por oíslo, palabra inexistente en Castellano. He corregido, porque supongo que se trata de un error.

Porteriormente Don Antonio E. me comunica en un comentario que 'Mi oíslo' es sintagma que aparece en el 'Quijote'¿? como sinónimo de esposa o mujer; creo recordar que lo utiliza Sancho en diferentes ocasiones, así que es normal que no aparezca en el Diccionario actual.

En consecuencia restituyo mi oíslo a su ubicación original, y le agradezco a Don Antonio E. su delicadeza, y comunico al mismo tiempo que ya me extrañaba a mí que José Guillén, que es un Latinista de Primera Categoría, se quivocase. El hecho de que la palabra no aparezca en el diccionario de la RAE no tiene la menor importancia: yo me fío más de El Quijote.

Mis ilustres amigos Don Carlos Hernández, Chacien, e Higinio, me advierten de forma más que elegante de que la palabra oíslo figura en el Diccionario de la RAE y aparece, entre otros lugares, en El Quijote. El amigo Chacien da incluso el enlace al Diccionario de la RAE. Todo ello recibe la aprobación y el beneplácito de Elena Clásica, Filóloga de Primera Línea que domina la Lengua Castellana como nadie. Me rectifico nuevamente a mí mismo otra vez y devuelvo por mi parte el Prestigio a la RAE. Es lo que pasa cuando uno tiene lectores tan ilustrados y tan ilustres como los que acabo de mencionar, que tiene que estar uno siempre dispuesto a corregir lo que ha escrito, porque a personas de tan alto y exquisito nivel no se les escapa nada. Que quede bien claro que yo estoy más que encantado de aprender de mentes tan privilegiadas. Recojo gustosamente los sinónimos de oíslo que nos regala el siempre generoso Don Carlos Hernández, Chacien: "costillita", "paloma", "cariñito", "mi pichurri", "pichurrina", "tierna alhaja", "capullito de alhelí".

Sigue el tema de oíslo. Si Vds. quieren saber cómo ha evolucionado oíslo de significar ¿lo oís? a convertirse en un término cariñoso equivalente a esposa, compañera, o cualesquiera alternativas de las que nos da el amigo Don Carlos Hernández, Chacien, pueden leerse la extensa, bien documentada y ya, por supuesto, definitiva explicación que ha dado Elena Pascual, Elena Clásica, con sus extensos, bien documentados, exhaustivos, y definitivos comentarios. Es que Elena es un pozo de Sabiduría (así con mayúscula). Yo, por mi parte, ya no tengo nada que añadir, más que darle las gracias más sinceras a Elena y reconocer lo que siempre he pensado: que, a la hora de hablar sobre la Lengua Castellana, no hay absolutamente nadie que pueda igualarla. Muchas gracias, mi querida Elena, Φίλη Ἑλένη. Quedo a tus pies, amiga Elena. También quiero añadir que el fragmento que figura repetido se debe a un error mío de publicación de los comentarios y en ningún momento es atribuible a ella. A cada uno lo suyo.

(Marco Valerio Marcial, Epigramas, III, XCIII)

(1) Es decir, “trescientos años”.
(2) Entiéndase: Lo que tú pretendes es la misma locura que si pretendiera despertar el prurito sexual “la losa del sepulcro” de esta noble romana, muerta en tiempo de Claudio a los 99 años; Sen. Ep. 77, 20.
(3) Un hombre ya muy viejo.
(4) Ordenador oficial de las pompas fúnebres.

Traducción y notas de José Guillén

Texto Latino en Bibliotheca Augustana, con algunos cambios de grafía

Cum tibi trecenti consules, Vetustilla,
Et tres capilli quattuorque sint dentes,
Pectus cicadae, crus colorque formicae;
Rugosiorem cum geras stola frontem
Et araneorum cassibus pares mammas;
Cum conparata rictibus tuis ora
Niliacus habeat corcodilus angusta,
Meliusque ranae garriant Rauennates,
Et Atrianus dulcius culex cantet,
Videasque quantum noctuae uident mane,
Et illud oleas quod uiri capellarum,
Et anatis habeas orthopygium macrae,
Senemque Cynicum uincat osseus cunnus;
Cum te lucerna balneator extincta
Admittat inter bustuarias moechas;
Cum bruma mensem sit tibi per Augustum
Regelare nec te pestilentia possit:
Audes ducentas nuptuire post mortes
Virumque demens cineribus tuis quaeris
Prurire. Quid si Sattiae uelit saxum?
Quis coniugem te, quis uocabit uxorem,
Philomelus auiam quam uocauerat nuper?
Quod si cadauer exigis tuum scalpi,
Sternatur Acori de triclinio lectus,
Talassionem qui tuum decet solus,
Ustorque taedas praeferat nouae nuptae:
Intrare in istum sola fax potest cunnum.

sábado, 6 de noviembre de 2010

DISLATES, DISPARATES, ESTUPIDEZ,
Y FALTA DE RIGOR
DE
LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
DE LA LENGUA Y LAS RESTANTES DE HABLA HISPANA


Ante la revisión de las normas de Ortografía que está a punto de hacer oficiales la prestigiosa Entidad, no tengo más remedio que manifestar mi posición, y rebelarme. En efecto, desde que la susodicha Entidad admitió como correctas las palabras sicología, sicólogo, siquiatría y siquiatra, al lado de psicología, psicólogo, psiquiatría y psiquiatra, no hay nada que pueda ya maravillarme de ella. Aceptando esas palabras, parió una especie de monstruo, y uno se llega a acostumbrar también a los monstruos.

El ilustre filólogo helenista Don Francisco Rodríguez Adrados, Académico también de la Lengua, en su momento, opuso su tenaz resistencia a la aceptación de sicología y sicólogo, argumentando que, en rigor, sicología significa estudio de los higos y sicólogo el que estudia los higos.En efecto, en Griego existen:

σῦκον [sýkon]: higo
ψυχή [psyché]: alma
λόγος [lógos]. estudio, razonamiento, palabra
λογία [logía]: estudio


Si decimos sicología, habrá que entender la ciencia que estudia los higos y esto lo hace el sicólogo, lo mismo que psicología es la ciencia que estudia el alma y es la función del psicólogo.

Algo semejante ocurre con siquiatra y psiquiatra, cuya primera parte procede de ψυχή [psyché]: alma, viniendo la segunda de ἰατρός [iatrós]: médico. Uno entiende que el psiquiatra es el médico del alma, pero, por lo menos yo, no acierto a entender qué es un siquiatra: otro monstruo o engendro de la Real.


Los ejemplos podrían ser infinitos casi, pero tampoco hay que maravillarse en exceso: a veces la osadía de la ignorancia es impresionante. Ya en el siglo I aC. el Romano Marcus Terentius Varro (Rieti, 116 aC. - 27 aC.), que era un excelente agricultor, era uno de los que peor manejaban la Lengua Latina y escribió más de 600 obras que, en su mayoría y, dada su baja calidad literaria, se han perdido. Las más interesantes que nos quedan de él son seis libros de los veinticinco que escribió, con el título de De Lingua Latina libri [Libros sobre la Lengua Latina]. Están escritos en un Latín pésimo. Suelen decir los entendidos que es una de las más interesantes obras sobre el Latín, pero escrita en el peor Latín.

Si nuestra Real Academia va aceptando esos cambios irracionales en la ortografía, perderemos toda referencia a nuestro pasado lingüístico, al Latín y al Griego, anulando y soslayando la auténtica personalidad de las palabras, que está representada por su etimología. Es como si a nosotros, con nombre y apellidos, nos quitasen de cuajo los apellidos: habríamos perdido toda referencia a quienes nos dieron la vida.

Si es que la Real Academia quiere adoptar las modas juveniles de los SMS y los móviles, el chat, y todo eso, le va a ser bastante fácil: con unos cuantos signos y un par de docenas de palabras sería suficiente. La siguiente etapa sería la desaparición de la Lengua, porque los jóvenes de hoy, no todos, pero sí una gran mayoría, ya no hablan: solamente teclean.Ha desaparecido el Razonamiento, está desapareciendo la Lengua, y eso tiene su lógica: Si ya no hay nada que expresar, ¿para qué queremos la Lengua?.

Para muestra, un botón:

Se suprime la tilde en solo / sólo, sin tener en cuenta si es adverbio o adjetivo.

Antes yo podía decir, o escribir:

Yo duermo sólo en casa.

Y la gente entendía que yo no me duermo en las clases, dándolas o recibiéndolas, ni en el cine, ni en el autobús, ni en el metro, vamos, que sólo me duermo en mi cama;

y también:

Yo duermo solo en casa.

Y la gente entendía que yo, en mi casa, duermo sin ninguna compañía, en profunda soledad, sin nadie con quien pueda hablar o intimar.

Ahora tendré que escribir:

Yo duermo solo en casa.

Y, como es lógico, la gente no se enterará de nada.

Pero, ¿qué le importa a la gente lo que uno diga o escriba, si cada vez la gente escucha menos?

La raíz del mal está en este detalle: la maldita LOGSE, que tanto ha empobrecido nuestra Educación, está ya en los puestos de mando.

Me miserum! [¡Desgraciado de mí!]
Que dijo Cicerón.
Miserrimos nos omnes! [¡Muy desgraciados todos nosotros!]
Que digo yo.


Espero que mi mente no se extravíe de tal forma que, dentro de cien o doscientos años, pueda yo redactar el siguiente texto.

El otro dia tube un suenyo ies ke io me creia ke tenia algunos anyos menos de los ke tengo me imaginava io que era un savio ike lo savia todo ike eran losotros los innorantes ilos ke no savian escribir ike io si ke escrivia vien porke noutilizava mal las normas dortografia i pense ke no balian paranada y entonces tube una especiede trauma o desarreglo mental me lebante con una pesadiya i me fui al siquiatra entonces el me dijo que no me preocupase ke io era una persona normal tirando aintelijente i ke era la moda de lostiempos al final medijo son zien euros se los di i mefui tan pancho.

ADDENDA ET CORRIGENDA [ADICIONES Y CORRECCIONES]


Inicialmente, el título de esta publicación era:


DISLATES, DISPARATES, ESTUPIDEZ,
Y FALTA DE RIGOR
DE
LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
DE LA LENGUA Y LAS RESTANTES DE HABLA HISPANA

No quiero yo caer en la trampa de, influenciado por las corrientes al uso, utilizar palabras malsonantes, al referirme a Instituciones. Es éste el motivo por el que me corrijo a mí mismo y dejo el título en:

DISLATES, DISPARATES,
Y FALTA DE RIGOR
DE
LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA
DE LA LENGUA Y LAS RESTANTES DE HABLA HISPANA,
suprimiendo la palabra ESTUPIDEZ.

No obstante, atendiendo a mi costumbre de citar a los Clásicos, y también a la Biblia, no me puedo abstener de incluir aquí, a modo de apéndice, unas palabras que figuran en mi columna lateral hace ya bastante tiempo:

Stultorum infinitus est numerus
[E
l número de los necios es infinito]
Viene esta frase a propósito de un extenso comentario que hice yo en el blog de Oloman, SINGENIO, a propósito de la inconveniencia y lo innecesario de decir LA PRESIDENTA en lugar de LA PRESIDENTE, y otras locuciones análogas.
La frase se encontraba en la Antiqua Vulgata, (La traducción de la Biblia al Latín del Hebreo por San Jerónimo), porque fue eliminada de la Nova Vulgata a raíz del Concilio Vaticano II [Ecclesiastes, I, 15]), veinte veces por lo menos citada por Tomás de Aquino.

Elena Clásica, siempre tan atenta a todo, acaba de dejar un comentario, en el que nos anticipa el peligro de que, si desaparecen las palabras, puede desaparecer también el mundo que nos rodea, y nos trae un precioso poema. Dejo aquí parte de su comentario:

Me vienen a la mente unos versos de
Blas de Otero:


"Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

"Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra."


Esperemos que así sea, y nos quede la palabra, no vaya a ser que en un futuro cercano sólo vayamos a disponer de emoticones.

Mi exquisita y fiel amiga, amiga de siempre, Flavia Company, que es una escritora más que consolidada, quizá la mejor que conozco, o, por lo menos, la que más me gusta, y de la que he aprendido mucho, ha dejado un comentario que no tiene desperdicio. Se explica por sí mismo.

No podría estar más de acuerdo, Antonio. Me parece aberrante que la RAE se adapte a la ignorancia en lugar de preservar el rigor y el conocimiento. Me disgusta y me indigna. Por suerte, las obras literarias escritas hasta ahora por personas que dominan y respetan la lengua, servirán como testimonio de su historia y del amor por el buen uso de la misma.


Muchísimas gracias, amigas Elena Clásica y Flavia Company: personas como vosotras son las que dan rigor, exquisitez, y elegancia a nuestra Lengua Castellana.Antonio

viernes, 5 de noviembre de 2010

EL HORACIANO
PARTO DE LAS MONTAÑAS:

"PARTVRIENT MONTES"
SE PONDRÁN DE PARTO LAS MONTAÑAS



RATÓN DOMÉSTICO Mus Musculus

Horatius ?
(Museum of Fine Arts Boston)



Q. Horatius Flaccus [Horacio] (65- 8 aC.) escribió alrededor del 15 aC. el De arte poetica liber, Ars poetica o Epistula ad Pisones. Son 476 versos hexámetros, en los que nos da consejos sensatos sobre cómo componer una obra, sin caer en los defectos que suelen abundar en muchos escritores poco experimentados. Ha sido, y es, la más importante obra de referencia para atenerse a los Cánones Clásicos. Es un pozo de Sabiduría. Vds. recordarán que yo me la aprendí de memoria, en Latín por supuesto, en edad temprana, a los 14/15 años, la obra en cuestión, toda entera.

Hoy les propongo para su lectura el fragmento del que procede la expresión El parto de las montañas. Viene a decir el poeta que a uno no se le tiene que escapar la fuerza por la boca, como apunta el dicho popular, y que no hay que ser demasiado exagerado a la hora de prometer, ni de comenzar, sino todo lo contrario. La obra debe ir in crescendo, para que no se frustren falsas expectativas. Pone el ejemplo de aquel osado escritor de temas épicos que se atrevió a cantar de nuevo La Guerra de Troya, tema que hacía ya muchos siglos que había sido tratado por Homero de forma definitiva e insuperable con La Ilíada.

Nec sic incipies, ut scriptor cyclicus olim:
"Fortunam Priami cantabo et nobile bellum".
Quid dignum tanto feret hic promissor hiatu?
Parturient montes, nascetur ridiculus mus.
(Horatius, Ars Poetica, 136-9)

Ni comenzarás así, como un escritor épico en otro tiempo:
"Voy a cantar el destino de Príamo y la Guerra de héroes".
¡Qué nos va a traer este bocazas, digno de una apertura tan grande?
Se pondrán de parto las montañas, nacerá un ridículo ratón.



MULAHACÉN EN SIERRA NEVADA

Bien entendu, tu ne commenceras pas, comme jadis le poète cyclique: "Je chanterai la destinée de Priam et la guerre fameuse..." Comment tenir une promesse faite d'une voix si éclatante? La montagne va accoucher d'une ridicule petite souris.
(Traducción francesa)

Ni has de empezar diciendo
Como el otro poeta adocenado:
Cantar del celebrado
Príamo la fortuna y guerra emprendo.
¿Qué saldrá, al fin, de esta arrogante oferta
Pregonada con tanta boca abierta?



And don’t start like the old writer of epic cycles:
‘Of Priam’s fate I’ll sing, and the greatest of Wars.’
What could he produce to match his opening promise?
Mountains will labour: what’s born? A ridiculous mouse!
(Translated by A. S. Kline © 2005. All Rights Reserved)
TREVÉLEZ Y SIERRA NEVADA


martes, 2 de noviembre de 2010

REMINISCENCIA DE UN COMIENZO (II):
ÉL Y ELLA COMENZARON A AMARSE

Anthony van Dyck. Cupid and Psyche. 1638. Oil on canvas. Kensington Palace, Royal Collection, London, UK

LO QUE SUCEDIÓ DESPUÉS

Él y ella quedaron en verse el domingo siguiente a la una y media de la tarde en casa de ella. Para ella representó una dura decisión, pues no solía invitar a hombre alguno a su casa: llevaba su viudedad con mucha dignidad. A él no le representó inconveniente alguno, porque ya estaba algo acostumbrado a quedar citado con mujeres a las que no conocía. Ella le esperó en la puerta de su casa. Iba acompañada de su perro de raza, por si las moscas. Bueno, tampoco es eso: había simplemente aprovechado para sacar al perro para que hiciera sus necesidades. Hacía frío. Ella llevaba un abrigo de piel de esos largos. Estaba maquillada y reluciente. Toda ansiosa.

Él iba más descuidado. Es un intelectual y la verdad es que el aspecto externo le importa bien poco. En realidad no le importa nada. Se saludaron con un beso en la mejilla de esos que apenas se perciben. Ella le hizo subir a él a su casa y se la enseñó entera. Ella insistía en los aspectos materiales de la casa, pero a él eso le tenía sin cuidado. A él le importaba más la persona. Fueron a comer a un restaurante italiano y tuvieron una conversación agradable. Se sentaron el uno enfrente del otro. Ella se sintió muy halagada cuando él pagó la comida: no estaba acostumbrada a que la invitasen.

Después de la comida se fueron a un local mejicano a tomar unas copas. Pensaban ambos que podían pasar unas buenas horas juntos. La conversación cada vez era más agradable e iba ascendiendo de tono. Pasaron toda la tarde juntos. Hablaron de todo. Ambos mantuvieron el tipo y la dignidad. Quedó bien demostrado que eran toda una señora ella y todo un señor él. Eso parece que iba a ir bien. Fueron largas conversaciones de todos los temas, incluso los temas personales más íntimos.

Cuando decidieron despedirse el uno del otro, ya eran algo más de las ocho de la tarde. Ella tenía que regresar pronto a casa para preparar la cena para los niños y él, como era todo un caballero, lo entendió perfectamente. Había sido una tarde muy agradable y muy intensa. Después de ese encuentro a ambos les dio la sensación de que se conocían de casi toda la vida y tuvieron la percepción de que tal vez estuviesen hechos el uno para el otro. Él no se había mostrado excesivamente agresivo y ella se había mostrado recatada, pero sin rozar lo ridículo. Incluso, en un momento de cierta complicidad coloquial, tuvo el gesto de estirarse un poco la blusa suave que llevaba para que él pudiese verle, desde la distancia, los senos y los pezones: había que confirmar de alguna forma lo que había dicho por teléfono y lo que había dicho en conversaciones previas, por teléfono también.

Él, por su parte, fue aproximándose a ella, como el que no quiere la cosa, con disimulo, sin que pareciese estudiado, hasta que quedaron sentados el uno junto al otro. Sus piernas podían percibir el calor mutuo. Incluso llegó a acariciarle suavemente una pierna, la izquierda. A lo mejor le acarició también la ingle. En ningún momento ninguno de los dos transgredió norma alguna de esas que llaman de educación, pero también dejaron bien claro ambos que, en una relación entre una mujer y un hombre que se consideren como tales, puede y debe haber algo más que palabras. El cuerpo también cuenta.

La relación había comenzado ya. Ahora sólo quedaba reforzar y mantener en vida lo que acababa de nacer. Había sido una tarde de lo más agradable, tanto para ella como para él. Pareció que las funciones a desempeñar estaban claras y que el futuro se auguraba prometedor. Las conversaciones telefónicas adquirieron tono nuevo, más nivel, más intimidad, más alegría, más sensualidad, más cariño: más nivel en definitiva
François-Pascal-Simon Gérard. Amor and Psyche, also known as

lunes, 1 de noviembre de 2010

REQVIESCANT IN PACE [R.I.P.]
DESCANSEN EN PAZ [D.E.P.]


Patri matrique meis in memoriam
A la memoria de mi padre y de mi madre
REQVIEM AETERNAM

(Introito de la Missa de difuntos)

Requiem aeternam dona eis, Domine,
et lux perpetua luceat eis.
Te decet hymnus, Deus, in Sion,
et tibi reddetur uotum in Jerusalem;
exaudi orationem meam,
ad te omnis caro veniet.

Dales, Señor, el descanso eterno,
y la luz perpetua brille para ellos.
Para Ti, oh Dios, se canta un himno en Sion,
y para Ti entregan ofrendas en Jerusalén;
escucha mi oración,
a ti vendrá todo lo que está vivo.


Si queréis reproducir los vídeos, como tienen sonido, tenéis que parar primero la música del blog; Le dáis a la flecha azul que hay en la parte inferior derecha y luego al PAUSE del Reproductor. Seguidamente volvéis al principio dándole a la flecha verde y reproducís el vídeo.

La Missa de Requiem en re menor, K.626, es una obra de Wolfgang Amadeus Mozart (756-1791), basada en los textos latinos para el acto litúrgico católico ofrecido en las defunciones. Se trata de la decimonovena y última Missa escrita por Mozart. Mozart murió antes de terminarla, en 1791, siendo terminada por su discípulo Franz Xaver Süssmayr, que siguió las indicaciones escritas que había dejado Mozart.

El Requiem de Franz Von Suppé (1819-1895) no es una obra demasiado conocida. Uno está acostumbrado a sus oberturas y operetas y puede perfectamente notar que su Requiem es diferente a todos los demás: es una obra grandiosa, alegre, con unas melodías que serían bien apropiadas para celebrar un Funeral Fastuoso en la Roma Clásica, ya que estos actos en la Roma Antigua eran sumamente solemnes. Aún sin tener una apariencia religiosa, yo diría que es la más religiosa de todas las Missas de Requiem: en efecto, la muerte es un proceso más de la vida.