ANTONIO MARTÍN ORTIZ: mayo 2011
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

domingo, 29 de mayo de 2011

Max Scheler, Simpatía versus Amor.
La espontaneidad e incondicionalidad del Amor
frente a lo reactivo de la Simpatía
(en sentido etimológico: Empatía)

La etimología de simpatía está en el Latín sympathĭa, que a su vez procede del Griego συμπάθεια [<σύν-πάθεια] (comunidad de sentimientos), de la misma forma que empatía procede de un no documentado, al menos a mí no me consta que lo esté en la Época Clásica, empathĭa, [<ἐμπάθεια <ἐν-πάθεια] (sentir con/en [el otro]). Anotemos que la palabra simpatía y empatía en Max Scheler remiten a una comunidad de sentimientos, bastante diferente significado del que comúnmente se le suele dar a la palabra simpatía, en el sentido de simpático o simpática.

Manuel Suances Marcos hace un estudio profundo y atinado sobre Max Scheler en:

Veamos lo que dice, entre otras cosas. Los textos en cursiva y negrita son literales de Max Scheler; los restantes lo son de Manuel Suances Marcos.

El tema del amor en la filosofía de Scheler es capital; quizá sea el que dé la última clave sobre la vida emocional, la ética y el personalismo. Dupuy la califica de filosofía del amor personal (1). Lo primero que hace Scheler a este respecto es distinguirlo de la simpatía, pues el error de identificar ambos está en la base de las éticas de la simpatía, sobre todo la inglesa. En primer lugar, la simpatía es una tendencia que, como todas, se calma con la posesión de su objeto, mientras que el amor es algo esencialmente dinámico que se dirige a los objetos en cuanto valiosos y que no se calma nunca, sino que se despliega nuevamente con cada paso conquistado en busca de nuevos horizontes de valor cada vez más altos. El amor, pues, está referido a un objeto en cuanto valioso, la simpatía no. Pero lo fundamental es que el amor es espontáneo, mientas la simpatía es reactiva:

«Pero ante todo es el amor un acto espontáneo y lo es incluso en "el amor recíproco", como quiera que éste se halle fundado. Por el contrario, es todo simpatizar una conducta reactiva. Sólo se puede, por ejemplo, tener simpatía por seres sim-patizantes; mas el amor está totalmente libre de esta limitación»'' (2).
El amor es, por tanto, como relación esencial, cualitativamente superior a la simpatía, por lo cual ésta es más amplia y menos valiosa que aquél. Visto en sí mismo, el amor es la más alta forma de intencionalidad emocional; y, aunque tratar de definirlo con exactitud, es una empresa baldía. Scheler lo describe, más que lo define:

«El amor es el movimiento en el que todo objeto concretamente individual que porta valores llega a los valores más altos posibles para él con arreglo a su destino ideal; o en el que alcanza su esencia axiológica ideal, la que le es peculiar» (3).
Por el amor, el objeto amado llega a los valores más altos conforme a su destino ideal. El amante quiere que el ser amado llegue a su plenitud y contribuye a ello en cuanto puede. Y en este movimiento no hay reposo, pues el mundo de los valores que se quiere para el ser amado es inagotable. El amor se dirige a cualquier objeto individual concreto, es decir, está abierto a todos los seres y no sólo al hombre; aunque es cierto que a éste se dirige de manera primaria, pues el hombre es individuo por excelencia portador de valores o sea, es persona. Pero el amor se dirige propiamente a seres individuales concretos, porque no tiene sentido el amor, propiamente dicho, a ideales o valores generales. El amor pide la realización del valor en un objeto concreto.

Manuel Suances Marcos:
RELACIÓN ENTRE VIDA Y ESPÍRITU EN LA ANTROPOLOGÍA DE MAX SCHELER, pp.48-50


Notas:
(1) DUPUY, M.: La philosophie de Max Scheler. Son évolution et son unité, París, PUF, 1959, p. 719.
(2) SCHELER, M.: Esencia y formas de la simpatía, Buenos Aires, Losada, 1943, p. 181.
(3) Ihidem, p. 218.
Reverso de la portada de Esencia y formas de la Simpatía

Hay circunstancias en la vida muy gratificantes, a las que uno se acostumbra con facilidad. Es lo que me pasa a mí con mi exquisita amiga Elena Pascual, Elena Clásica. Simpatizo y empatizo con ella al mejor estilo Scheleriano, porque ella es una mujer deliciosa. Como no podía ser de otra forma, con su comentario ha puesto broche de oro a este texto, regalándonos un poema de Pedro Salinas, que yo pongo aquí, en primera página, para goce y disfrute de todos.


Muchas gracias, Querida Elena.
Antonio

"Perdóname por ir así buscándote
tan torpemente, dentro
de ti.
Perdóname el dolor alguna vez.
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.
Ese que no te viste y que yo veo,
nadador por tu fondo, preciosísimo.
Y cogerlo
y tenerlo yo en lo alto como tiene
el árbol la luz última
que le ha encontrado al sol.
Y entonces tú
en su busca vendrías, a lo alto.
Para llegar a él
subida sobre ti, como te quiero,
tocando ya tan sólo a tu pasado
con las puntas rosadas de tus pies,
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo
de ti a ti misma.
Y que a mi amor entonces le conteste
la nueva criatura que tú eres."

Don Carlos Hernández, Chacien, amigo entre los amigos, entre los mejores, allí donde los haya, nos   hace a todos un buen regalo: nos trae un fragmento delicioso, también de Pedro Salinas. Aquí lo tenéis, para disfrute de todos.

Muchas gracias, Amigo Carlos,
Antonio


Ni en el llegar, ni en el hallazgo
tiene el amor su cima:
es en la resistencia a separarse
en donde se le siente,
desnudo, altísimo, temblando.

viernes, 20 de mayo de 2011

ENTREVISTA A ALICIA MARGALLO,
DE LA ASOCIACIÓN DE AFECTADOS POR EL SÍNDROME DE ASPERGER


Hay momentos en la vida de uno que no se olvidan nunca. En mis años juveniles, como Profesor de Lenguas Clásicas, tuve el placer de tener entre mis alumnas a dos hermanas, Ana María y Alicia Margallo González.

Eran dos muchachas adolescentes, llenas de vida y de inteligencia, quizá las más inteligentes que han pasado por mis clases. Lo recuerdo perfectamente. Ahora ya son personas adultas que están triunfando en la vida. Os presento aquí una entrevista aparecida en la Televisión de Salamanca, en la que intervienen Alicia y el que es su compañero de vida, Pepe Navarro Amérigo, promotores ambos de la ASOCIACIÓN SÍNDROME DE ASPERGER EN SALAMANCA

Tengo que decir que es para mí un placer inenarrable recordar tiempos tan emotivos de mi vida, y comprobar cómo, al final, quienes fueron buenas estudiantes en su momento, son ahora inmejorables adultos como madres y profesionales, cada una en su especialización, como Profesora de Lengua y Literatura Castellanas en el caso de Alicia.

En el caso de Ana María, después de haber sido Profesora de Lengua y Literatura Castellanas, ahora participa en GRETEL (Grup de Recerca en Literatura Infantil i Juvenil i Educació Literària) [GRETEL (Grupo de Investigación en Literatura Infantil y Juvenil y Educación Literaria)] de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Desde aquí le envío un abrazo y un beso a Alicia y a Ana María, y un cordial saludo a Pepe.

Pueden disfrutar de la entrevista, si lo desean. Para ello, paren primero la música del blog, pinchando en LA CLAVE DE SOL o en LA FLECHA AZUL, que aparecen en la parte inferior derecha. Luego denle al PAUSE del reproductor del blog, y seguidamente, denle al PLAY del VIDEO.

jueves, 19 de mayo de 2011

MAX SCHELER:
GRAMÁTICA DE LOS SENTIMIENTOS.
Lo emocional como fundamento de la Ética


Decía nuestro Ortega y Gasset que Max Scheler era un embriagado de esencias. Efectivamente, si uno lee cualquier página suya, por todas partes se encuentra uno con las Esencias, los Valores, los Sentimientos (la Simpatía). Es, en definitiva, su obra un análisis de lo más profundo de los sentimientos humanos y del mundo de los Valores, que son como la fuerza motriz que nos hace aproximarnos a quienes son portadores de los mismos.

Dejo aquí unas cuantas perlas, extraídas de:

Gramática de los sentimientos. Lo emocional como fundamento de la ética, Crítica, Barcelona, 2002.

Edición original:

Grammatik der Gefühle. Das Emotionale als Grundlage der Ethik, Deutscher Taschenbuch Verlag, GmbH & Co. KG, München, 2000.

Es el libro en cuestión una recopilación de escritos diversos de Max Scheler, aparecidos en diferentes publicaciones.

El amor es el movimiento en el que todo objeto individual concreto, que es portador de valores, alcanza el valor posible superior para él en función de su determinación ideal; o en el que alcanza su esencia valorativa ideal, que le es propia (siendo el odio el movimiento opuesto). No queda decidido aquí el hecho de si se trata de amor a uno mismo o de amor a los otros, así como todas las otras posibles diferenciaciones. (Pág.62)

Si quitáis el amor, ya no habrá más pasión; y, si ponéis el amor, haréis que surjan todas. (Pág.98)


Así sólo puede ser una obligación lo que es bueno, o lo que, porque es bueno (en sentido ideal), "debe" ser necesariamente. (Pág.144.)
Para reproducir los VIDEOS, darle primero PAUSE al reproductor de la música del blog, pinchando primero en  la CLAVE DE SOL o LA FLECHA AZUL en dirección hacia abajo,   que aparecen en la parte inferior derecha, que remiten al reproductor del blog, y luego darle al PLAY de los VIDEOS.

miércoles, 4 de mayo de 2011

MAX SCHELER: Un embriagado de esencias. Simpatía y Empatía; Amor y Sexo; Ética y Valores


El camino del Espíritu es el Rodeo,
había dicho
Georg Wilhelm Friedrich Hegel
(Stuttgart, 27 de agosto de 1770 – Berlín, 14 de noviembre de 1831).
Citado por:
Manuel Fernández Galiano, José S. Lasso de la Vega, Francisco Rodríguez Adrados,
El descubimiento del Amor en Grecia, Madrid, Coloquio, 1985, Pág.97.
Y ahora, a ver lo que yo quiero transmitir con los textos que siguen.
Max Scheler (München, 22-8-1874 / Frankfurt Main, 19-5-1928) fue un uno de los máximos exponentes de la Filosofía Alemana, y Occidental. Hay que destacar sus profundos y afinados estudios sobre los Sentimientos, la Teoría de los Valores, y la Antropología.

Hijo de padre luterano y de madre judía, se convirtió inicialmente al Catolicismo, del que más adelante se distanció.
Quiero destacar de él Esencia y Formas de la Simpatía (1913), un libro que yo leí en mis años más que juveniles, y que me descubrió el mundo de la Afectividad en su sentido más profundo,  y El formalismo en la ética y la ética material de los valores (1913-1916) [Der Formalismus in der Ethik und die materiale Wertethik: Neuer Versuch der Grundlegung eines ethischen Personalismus (German Edition)] [Paperback], un libro que todavía es fuente de enriquecimiento intelectual para quien esto escribe, y en el que encuentro nuevas ideas cada vez que releo.
De él dijo nuestro Ortega y Gasset que era La mente más fértil de la hora actual, y un embriagado de esencias. Es, en definitiva, un pensador al que nunca me cansaré de admirar y releer.


Os presento algunos textos suyos, bien significativos.

La Libertad del hombre frente a la Fatalidad del Instinto
del resto de animales 

«El hombre es, según esto, el ser vivo que puede adoptar una conducta ascética frente a la vida —vida que le estremece con violencia—. El hombre puede reprimir y someter los propios impulsos; puede rehusarles el pábulo de las imágenes perceptivas y de las representaciones. Comparado con el animal, que dice siempre "si" a la realidad, incluso cuando la teme y rehúye, el hombre es el ser que sabe decir que no, el asceta de la vida, el eterno protestante contra toda mera realidad».
SCHELER, M. El puesto del hombre en el cosmos, Buenos Aires, Losada, 1938, p. 72.
Amor y Sexo pueden ir separados o juntos.
El Amor sexual también puede ser Amor en términos absolutos

«Aun cuando pueda no tener lugar una individualización absoluta del amor sexual, tal que se dirija a un Ser solo y sólo en él se satisfaga, sin la adición de una aprehensión del yo individual ajeno en un acto de amor espiritual independiente de la esfera sexual, aun sin la adición de esta aprehensión, es el amor sexual ya "amor" y no un mero impulso genérico, y es también capaz de llevar a cabo por sí una elección entre los fenómenos contrarios que se remonta muy por encima de un impulso sexual genérico y ciego».
SCHELER, M. Esencia y formas de la simpatía [Wesen und Formen der Sympathie], Losada [Traducción de José Gaos], Buenos Aires, 1943 p. 266.
«Por el contrario, el amor sexual, aun en sus más nobles y más puras manifestaciones, pertenece radical e indeclinablemente a la esfera vital del hombre, a la interna y externa, aun cuando pueda unirse a veces con él la amistad e incluso el amor metafísico a la persona individual. Pero, como función psíquica vital, jamás podrá llegar a ser el amor sexual un valor propio supravital al que estuviera dado y fuese lícito tomar a su servicio la totalidad de la vida. Lo único que puede llegar a ser, incluso en su más alta forma concebible, es la más fina flor y la verdadera cima, la culminación, la corona de la vida del hombre en cuanto ente vital».
SCHELER, M. Esencia y formas de la simpatía [Wesen und Formen der Sympathie], Losada [Traducción de José Gaos], Buenos Aires, 1943 p. 151.