ANTONIO MARTÍN ORTIZ: CARTUTXOS DE RÈQUIEM (III)[CARTUCHOS DE FOGUEO]: REENCUENTRO Y BANQUETE DEL CINCUENTANARIO
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

miércoles, 13 de octubre de 2010

CARTUTXOS DE RÈQUIEM (III)
[CARTUCHOS DE FOGUEO]:
REENCUENTRO Y BANQUETE
DEL CINCUENTANARIO


El diario SEGRE, de Lleida, publica hoy la noticia. El Domingo, día 10 de Octubre, nos reunimos en la Seu d’Urgell (Lleida) cerca de un centenar de personas, hombres y mujeres. Celebrábamos el primer cincuentenario de nuestra entrada en el Seminario Conciliar, para iniciar, a los 10/12 años, nuestros Estudios de Humanidades, para seguir luego con los correspondientes de Filosofía y Teología, y, finalmente, convertirnos en Ministros de Dios. La mayoría abandonamos el Internado una vez acabados los estudios de Humanidades, equivalentes, más o menos, al Bachillerato laico.

Allí nos encontramos todos, o casi todos: alumnos, Profesores, Prefectos, Directores Espirituales, Clérigos en ejercicio, etc. Hubo reencuentro general, Missa, como es de rigor, y Banquete posterior, a lo platónico, con elocuentes intervenciones y discursos de los comensales. Hubo incluso algunos y algunas que recibieron cristianamente la hostia consagrada (léase el cuerpo de Cristo), aunque también tengo que decir que no fue ese mi caso. Las intervenciones y el ambiente fueron muy cálidos. Nosotros reconocimos la juventud de nuestros profesores clérigos, octogenarios ya, y su impresionante HUMANIDAD, naturaleza y empatía hacía nosotros, que todavía conservan, cuando éramos adolescentes sin destino definido. Estamos todos muy agradecidos con todos ellos, y, a la vez, muy orgullosos de que fueran ellos los que nos inculcaron la Disciplina y Enseñanza que todavía conservamos.

A destacar una anécdota: cuarenta y seis años atrás unos adolescentes bienintencionados, que es lo que éramos nosotros, visitaron la ermita de Bastanist, a unos veinticinco kilómetros de la Seu d’Urgell. Allí encontraron una estatua de la Mare de Déu abandonada. La cogieron, la raptaron, la secuestraron, o, mejor dicho, la protegieron, llevándosela, para devolverla en el momento oportuno, cuando se diesen las condiciones que el caso requería. Eso sucedió en la celebración de la Missa: uno de los compañeros, el que la había custodiado por última vez, hizo entrega de ella al sacerdote oficiante, el Doctor Don Fermín Casal, que había sido uno de nuestros mejores profesores, y ahora, octogenario ya, continúa siendo uno de nuestros mejores amigos.



Transcribo a continuación el texto íntegro de la noticia dada por el diario SEGRE de Lleida:

Aniversari amb 'regal'
Antics estudiants del seminari de la Seu tornen 46 anys després una figura de l'ermita de Bastanist.

CYNTHIA SANS / J.B. LA SEU D’URGELL

Un grup d'exalumnes del seminari de la Seu d'Urgell va reparar diumenge passat una entremaliadura que ha durat 46 anys. Els exseminaristes van tornar una figura escultòrica de la Mare de Déu que van agafar l'any 1964 durant una excursió a l'ermita de Bastanist, un petit santuari al poble de Víllec, al municipi de Montellà i Martinet, a la Cerdanya de Lleida. El retorn al seminari de la petita figura de guix pintat, d'escàs valor artístic, es va produir al finalitzar la missa de celebració del cinquantè aniversari de l'arribada a aquest centre educatiu religiós del bisbat d'Urgell de la promoció d'estudiants del 1960. L'acte va reunir més de mig centenar de persones, entre els mateixos protagonistes d'aquesta promoció amb els seus acompanyants i diversos membres d'altres promocions d'alumnes convidats per a l'ocasió, així com també antics professors del seminari.

Els mateixos exseminaristes protagonistes de la sostracció, que el 1964 tenien uns dotze anys, van explicar: "Quan vam arribar a l'ermita vam veure que l'edifici estava en estat ruïnós i abandonat; hi vam entrar per una finestra que estava oberta i, a l'interior, hi vam trobar, tirada a terra, aquesta escultura de la Mare de Déu de Bastanist. Al final, vam decidir emportar-nos-la per evitar que algú l'agafés i es perdés." Segons sembla, fins a principis dels anys setanta, la figura es va conservar al mateix seminari a les mans dels estudiants, que la guardaven en armaris i taquilles. Uns anys després, amb el progressiu abandó del seminari del grup excursionista, aquests es van anar passant la figura de casa a casa. Un dels antics alumnes, Miquel Zambudio, establert actualment a Sabadell, va tindre l'escultura al seu domicili durant els set últims anys. "Ja fa molt temps que havíem pensat a portar-la al seminari perquè, des d'allà, la poguessin tornar a l'ermita. I ara, amb la commemoració dels 50 anys de la nostra entrada en aquestes aules, vam creure que era el millor moment per entregar la figura", va explicar Zambudio.

El santuari de Santa Maria de Bastanist va ser objecte dels estralls de la Guerra Civil, quan es va perdre -segurament cremada- l'escultura romànica de l'ermita, de fusta. L'edifici va ser rehabilitat en un primer moment el 1949 i actualment llueix una reproducció en fusta d'aquella escultura romànica.

La protagonista d'aquesta història, en canvi, és una figura de petites dimensions de guix pintat, com es pot apreciar a la foto de l'esquerra. De fet, fonts pròximes a la diòcesi d'Urgell no es van atrevir a confirmar l'autenticitat d'aquesta escultura ara recuperada ni la veracitat de la història dels exseminaristes.

Per cert, algunes d'aquestes històries i vivències dels anys d'estudi a l'internat religiós de la promoció del 1960 s'han reflectit al llibre Cartutxos de Rèquiem, que també es va presentar diumenge

Editen un llibre amb els records dels alumnes de la promoció del 1960

Els alumnes de la promoció del 1960 del seminari de la Seu han reunit les seues aventures d'aquella època en un llibre col•lectiu de memòries, coordinat per Pep Coll, estudiant d'aquella promoció. El títol és un record a la botifarra negra que els servien per sopar.

Finalizo con una frase de Cicerón, para no perder el hilo de este blog:

Verae amicitiae sempiternae sunt (Laelius, de Amicitia).

Las verdaderas amistades son siempre eternas (Lelio, sobre La Amistad).

9 comentarios:

Cesar dijo...

Para muchos de nosotros era la única manera de poder estudiar, al menos en Galicia. Aún recuerdo los remordimientos que durante cinco años me acompañaron al pensar que estaba engañando, ya que entré en el Seminario con la única idea de conseguir estudios y abandonarlo. Conocí allí a profesores que treinta años después enseñaron latín también a mis hijos. Hablo expresamente de D. Antonio Perez, de quien recuerdo una nota al margen de mi examen a todas luces injusta, ya que no supe traducirla: fere optime!

No nos dice si la estatua fue debidamente custodiada por turnos o si fue uno sólo quien disfrutó de ella..En cualquier caso una historia para recordar..

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Don César,

Muy oportuno su comentario al respecto, que demuestra que no fuimos nosotros los únicos en seguir esa vía. Sobre lo que Vd. pregunta, tengo que decirle que me consta que la Virgen de Bastanist fue durante un tiempo guardada en el Internado, pasando de mano en mano, es decir, de taquilla en taquilla, como una joya que había que conservar. Los últimos años estuvo custodiada, en su propia casa, por un compañero nuestro, al que llamamos El Porter [El Portero], porque su principal función consistía en hacerse cargo de la Portería del Internado.

En relación a esa frase en Latín que le puso su profesor, una de dos:

1) O Vd. no lo recuerda bien, porque debería ser Fer optime (Sopórtalo de la mejor forma), y no Fere optime, que, sí es correcto y significa Casi perfecto. Escoja Vd. la versión que prefiera. Yo me quedo con la segunda opción;

2) O su Profesor, Don Antonio Pérez, se equivocó, cosa que dudo, dado el alto conocimiento del Latín que tenían todos.

Reciba Vd., Don Cesar, un afectuoso y solidario saludo,

Don Antonio

Cesar dijo...

Don Antonio:

Casi perfecto.
Lo supe más tarde por la nota: un diez. Pero no debió ser muy justo cuando yo en ese momento no supe traducirlo.
Se pueden decir muchas cosas de los curas y algunas seguramente ciertas, pero nunca se les podrá reprochar el nivel de exigencia y el nivel de conocimientos que recibimos; aunque en mi caso muchos hayan sido echados al olvido.
Saludos.

Chacien dijo...

Me va a perdonar, amigo Antonio, pero la historia esta de la imagen de la Virgen no parece explicarse sin una auténtica veneración, digna de figurar, de haberse producido en aquel tiempo, entre el número de las Cantigas que hizo transcribir el rey Alfonso X "el Sabio". El argumento responde muy bien a los parámetros de algunas de las Cantigas, donde una actitud de respeto hacia la imagen de la Virgen siempre es recompensada con la dicha de los protagonistas, generalmente con la intervención de lo milagroso o sobrenatural. ¿Podría tener algo que ver esta anécdota con la buena suerte que, según usted, ha tenido en la vida esta promoción de jóvenes seminaristas? ¿Podría ser la recompensa por su actitud respetuosa hacia la imagen sagrada? Usted mismo ¿ha custodiado alguna vez en su taquilla, guardándola como oro en paño, la susodicha imagen? (:D) Perdóneme nuevamente, pero me hace gracia imaginarle en esa actitud y disposición.

Bonita historia, aunque, al parecer, en la diócesis no se atrevan a darle total verosimilitud.

Un saludo afectuoso.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Don Carlos Hernández, Chacien,

Es Vd. un hombre cabal, con un sentido tan exquisito de las cosas, que es capaz de relacionar lo que fue una travesura de niños adolescentes, con las Cantigas de Alfonso Décimo El Sabio. ¡Bienvenida sea su comparación! Tengo que decirle que la entrega de la imagen venerada se hizo de la forma más seria, en al transcurso de una Missa, que se celebraba en serio, y, por este motivo, no podemos dudar de la autenticidad del Acto, por mucho que las Autoridades Episcopales no se muestren demasiado dispuestas a darle credibilidad al suceso.

En cuanto a mí, tengo que decirle que no estoy en disposición de desvelar mi participación en el secuestro y posterior conservación de la imagen, porque eso le quitaría interés e intriga al suceso. No obstante, tenga Vd. en cuenta que, dadas las condiciones del Internado, y de todos, las fechorías debían mantenerse con el máximo sigilo, no por desconfianza hacia llos compañeros, sino porque en una Estructura en la que hasta el pensamiento está controlado, si se produce el menor desliz, hubiera sido muy fácil que la información llegase a quienes bien pudieran haber tomado las represalias correspondientes. Era el asunto un secreto de los más serios. Por otra parte, puede suponer que yo me pasaba muchas horas traduciendo la Ilíada y la Odisea, aparte de otros menesteres, de forma que no me quedaba excesivo tiempo para travesuras y demás.

Veo con agrado que a Vd. no se le resiste ningún texto, ni ninguna Lengua, porque Vd., con su comentario, ha demostrado que se ha leído y ha entendido el artículo del diario SEGRE, que está en Catalán, Lengua que tampoco es universal.

No estoy seguro de haber satisfecho todas sus necesidades de información, ni toda su curiosidad, pero esto es todo lo que puedo decirle: tenga en cuenta que estamos hablando de cosas muy serias: secuestro, rapto, de una Virgen, con profanación incluida de una ermita.

Reciba un afectuoso saludo,

Antonio

Chacien dijo...

Amigo Antonio,

Respeto su decisión de mantener en secreto su participación en al asunto de la figurilla, aunque no puedo entender los motivos que le inducen a ello, pues parece evidente que tanto usted como sus compañeros a estas alturas estarían, afortunadamente, a salvo de las "represalias" y fuera del alcance de la "Estructura". Supongo que es un acto de delicadeza por su parte al verse implicadas terceras personas, o porque hay algo, algún detalle que aún no ha salido a la luz pública y no conviene que se sepa. No obstante, hasta donde yo alcanzo a entender, si todo se desarrolló como se describe en el artículo de SEGRE, ustedes rescataron una figurilla abandonada y cuidaron de ella hasta restituirla a su lugar; no le arrancaron la cabeza ni la maltrataron hasta el punto de dejar huella, puesto que al parecer se encuentra en óptimas condiciones. Por otro lado, ignoro si el ateísmo militante había hecho aparición en su vida por aquel entonces o si el desengaño fue posterior, pues, en el caso de que usted o algún otro ya hubiesen roto con los planteamientos de la iglesia, cabe la posibilidad de que sus actitudes ante la imagen no fueran del todo reverentes y que, amparados del secreto, llevasen a cabo con ella algún rito "diabólico" para burlarse de la "Estructura" y resarcirse de la cruel opresión; en cuyo caso, si hubiesen sido descubiertos, hay que reconocer que más valía que Dios les pillase confesados. ¿Sabe que esta historia tiene mucha miga y que en las manos adecuadas daría para una auténtica novela, o para una película?

Finalmente, he de confesar que aumenta usted mis méritos más allá de lo razonable al insinuar que yo pueda tener algún dominio sobre la lengua catalana. Lo más cierto es que la única lengua que conozco a un nivel de poder manejarme con soltura es el Castellano, y que, con todo, aún estoy en la fase de tener que esforzarme día a día para seguir aprendiendo. El catalán lo medio-entiendo con muchas carencias de vocabulario y medio-adivinando las etimologías, aunque, por otra parte, tengo por una de las experiencias literarias más placenteras y enriquecedoras de mi vida el haber leído la poesía amorosa de Ausias March o el Libro de Amigo y Amado de Ramón Llull en su idioma original, teniendo, eso sí, a la vista una traducción y con ayuda del diccionario. Para leer el artículo de SEGRE utilicé la herramienta automática de traducción de Google.

Nuevamente, reciba un cordial saludo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...



Amigo Carlos Hernández, Chacien,

Respondo en la medida de lo posible a las cuestiones planteadas por Vd. Efectivamente, está bien claro que, a estas alturas, estaría fuera de lugar cualquier tipo de represalia. Es más: tengo que decirle que incluso a los Clérigos les hizo gracia la anécdota del secuestro. El mantenimiento del secreto respecto a algunos detalles obedece al deseo de mantener vivo el interés por el suceso, por si a alguien se le ocurre tratarlo literariamente, cosa que bien podría hacer nuestro escritor Pep Coll Martí, que es muy conocido en los ambientes literarios y ha obtenido múltiples e importantes premios por sus obras. Desde aquí lo emplazo a que nos escriba un libro en el que trate el tema con el detalle y el interés que merece. Bien podría ser el título: El secuestro de la Virgen de Bastanist.

Situándome ahora yo en el lugar de un observador imparcial, pienso que el suceso en cuestión hay que interpretarlo como una fechoría más de unos jóvenes con ganas de divertirse un poco, y de dejar algún rastro de la larga caminata que se tuvieron que dar para llegar a la ermita. No creo yo que primase en ese momento ninguna intención de venerar a la Virgen, quizá sólo la de dar un ejemplo contundente a quienes debieron tener más cuidado para que la estatuilla se conservase en condiciones dignas.

Seguramente que la estatuilla era una especie de símbolo de la seriedad con la que nosotros nos tomábamos algunas cosas, sin que haya peligro alguno de que fuésemos unos iconoclastas.

En todo caso, hay que tener en cuenta que en estos ambientes de Internado, la Virgen era como la Diosa Madre que, según las teorías de Robert Graves, existió en el Mundo Mediterráneo en épocas muy remotas, si tenemos que dar fe a lo que magistralmente nos explica en La Diosa Blanca.

Vamos a ver ahora si nuestro admirado Pep Coll Martí toma el relevo y nos regala un día de éstos una buena novela sobre el incidente en cuestión.

Reciba, amigo Carlos Hernández, un afectuoso saludo,

Antonio

elena clásica dijo...

Mi querido Antonio:

A fe que esta historia no ha dejado un tanto desvelados a todos, parece uno de esos misterios que animan una comunidad de jóvenes estudiantes, amantes de la lengua y la literatura clásica, sin duda, pero que también necesitan un pequeño secreto que fuera compartido entre fieles amigos que les animara como protagonistas cándidos de su propia novela.

No se lo piense mucho, señor Pep Coll, que estamos deseando disfrutar de esta historia vital en forma novelada. Yo diría que el título de "El secuestro de la Virgen de Bastanist", que nos propone nuestro Antonio va muy bien.

Me ha encantado ese reencuentro entre tan buenos amigos con la perspectiva de los años, y por supuesto la aparicióm de la estatuilla en el momento oportuno.

Un broche de oro para este acontecimiento, cómo no, la cita de Cicerón, y así se demuestra con personas de la talla de ustedes, señores míos: "La verdadera amistad es siempre eterna".

Ésta es la magia de Antonio, nadie que lo haya conocido escapa al influjo de la verdadera amistad y gran corazón cuyas palabras siempre destilan.

Querido Antonio, gracias por compartir esta experiencia, les transmito a estos buenos amigos mis respetos y un saludo admirado.

Recibe, Maestro Antonio, un gran abrazo de tu admiradora Ἑλένη.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Elena, Querida Elena, Ἑλένη,

Como siempre, es todo un placer leer tus comentarios, por lo que tienen de humanidad y empatía hacia quien los diriges. A veces pienso que vale la pena escribir para poder gozar de tus comentarios, que están siempre llenos de sentimiento y de generosidad hacia mi persona. A ti no se te escapa nada: estás en todo, pones la atención en todos y cada uno de los detalles, y tienes la capacidad de poner la lupa de aumento en lo bueno de las personas, y las cosas.

De verdad que es un gozo compartir experiencias con una dama tan sensible y tan atenta como tú. Fíjate hasta dónde llegaba el secretismo de ciertas cosas, que ocurrían en el Internado, que a mí mismo se me escaparon algunos detalles sobre la Virgen de Bastanist. Es que allí la disciplina del secreto tenía que ser férrea: de otra forma corría el riesgo de traspasar los umbrales de protección y llegar a alguien que pudiese hacer un uso correcto, pero inadecuado para nosotros.

Desde luego que hasta yo mismo me admiro ahora de que unos jóvenes adolescentes fuésemos capaces de mantener un secreto de una forma tan decidida como lo hicimos. Creo, aún a riesgo de ser inmodesto, que nos tenía que haber contratado algún Servicio de Espionaje serio y darnos algunos dólares para mantener secretos, dólares que buena falta nos hacían.

Te envío, Querida Elena, un abrazo gigante, y éste no es secreto, sino con los brazos abiertos,

Antonio