ANTONIO MARTÍN ORTIZ: 2009
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

domingo, 27 de diciembre de 2009

JOHANN SABASTIAN BACH: WEINACHTSORATORIUM (BWV248)






Concentus Musicus Wien

Peter Schreier (tenor) Robert Holl (bass) Allan Bergius, Martin Lütje, Christian Schnellert (treble) Stefan Rampf (boy alto)

Tölzer Knabenchor. Recorded in 1981

♪♪♫♫♫♪♪♪♪♪♫♫♪♫

Antes de escuchar el Oratorio de Navidad, para la música del reproductor del blog, pinchando la flecha azul .que aparece en la esquina inferior derecha, y luego el signo de PAUSE DEL REPRODUCTOR DEL BLOG. Finalmente, le das al PLAY del VÍDEO


COMIENZO DE LA PRIMERA CANTATA


COMIENZO DE LA SEGUNDA CANTATA


COMIENZO DE LA TERCERA CANTATA

: S
Sibylla Rubens: soprano, sopran; Elisabeth Kulman: alto, alt; Martin Petzold: tenor; Andreas Scheibner: baritone, bariton: Münchener Bachchor, Bachcollegium, München, Munich
Herrscher des Himmels, erhöre das Lallen Dresdner Kreuzchor Dresdner Philharmonie

ORQUESTRA Y COR SUPERIOR LICEU SANT PAU DEL CAMP 14-12-2008

Sir John Eliot Gardiner conducts the Monteverdi Choir and the English Baroque Soloists in a performance of Bach's Christmas Oratorio BWV 248


COMIENZO DE LA CUARTA CANTATA


COMIENZO DE LA QUINTA CANTATA


COMIENZO DE LA SEXTA CANTATA



INFORMACIÓN DE INTERÉS

TEXTOS EN ALEMÁN BWV248

Primera Cantata BWV248/I

Segunda Cantata BWV248/II

Tercera Cantata BWV248/III

Cuarta Cantata BWV248/IV

Quinta Cantata BWV248/V

Sexta Cantata BWV 248/VI

TEXTOS EN ALEMÁN CON TRADUCCIÓN
FRANCESA INTERCALADA BWV248


Primera Cantata BWV248/I

Segunda Cantata BWV248/II

Tercera Cantata BWV248/III

Cuarta Cantata BWV248/IV

Quinta Cantata BWV248/V

Sexta Cantata BWV 248/VI

PARTITURAS

Primera Cantata BWV248/I

Segunda Cantata BWV248/II

Tercera Cantata BWV248/III

Cuarta Cantata BWV248/IV

Quinta Cantata BWV248/V

Sexta Cantata BWV 248/VI


TODO SOBRE BWV248

Las CANTATAS y demás OBRA VOCAL DE BACH

Página personal de NIKOLAUS HARNONCOURT


APÉNDICE:
MÁS FRAGMENTOS DEL BWV248,

INTERPRETADOS TAMBIÉN POR

NIKOLAUS HARNONCOURT:

















REPRODUCCIÓN

SIN

INTERRUPCIÓN

DE TODOS LOS FRAGMENTOS (18)

QUE DIRIGE

NIKOLAUS HARNONCOURT

jueves, 17 de diciembre de 2009

SAFO DE LESBOS (Y IV): ELENA CLÁSICA, CON SU MAJESTUOSO COMENTARIO, CIERRA LA SERIE CON BROCHE DE ORO


OBSERVACIÓN PREVIA:

Tenía yo preparada esta exposición hace ya unos días, y estaba esperando unos cuantos más, para publicarla los días precedentes a Las Navidades, como reconocimiento y homenaje a mi gran amiga Elena Clásica, Ἑλένη, pseudónimo de Elena Pascual, una mujer que tiene el don de la inspiración poética en grado máximo, al tiempo que nos sorprende siempre con su exuberante forma de escribir y de expresarse, y he aquí que, entretanto, ella nos sorprende con un poema precioso, contundente, mordaz al máximo, que tiene y está lleno de auténticas resonancias Clásicas, porque, por lo menos a mí, me remite a los Coros plenos de siniestros presagios del Agamenón de Esquilo, a los remordimientos que persiguen y vuelven loco a Orestes en Las Coéforas (Las Furias), también de Esquilo, a un poema agrio de despecho y despedida de Catulo a Lesbia, el que tiene en número VIII, a los 322 dísticos del In Ibin (Contra Ibis) de Ovidio, el poema que más maldiciones e imprecaciones contiene entre toda la Literatura de Occidente; pues eso, estaba diciendo que nuestra Elena nos sorprende con un poema que no necesita comentario alguno, sino que lo que hay que hacer es aproximarse a él y disfrutarlo directamente.

Se titula MALDITO SEAS y os invito desde aquí a que lo gocéis leyéndolo, incluso recitándolo en voz alta, aunque no tengáis a ningún oyente, porque valdrá la pena.

Sirva esta exposición mía, QUE ADELANTO EN SU PUBLICACIÓN, sobre otra gran mujer, Safo de Lesbos, como homenaje de amistad, reconocimiento y cariño a nuestra Elena, IN HONOREM.















SAFO DE LESBOS (Y IV): ELENA CLÁSICA, CON SU COMENTARIO AL HIMNO A AFRODITA, CIERRA LA SERIE CON BROCHE DE ORO




Sir Joshua Reynolds. Venus. Oil on canvas.
124.2 x 99 cm. c. 1785. Private collection


Llevo ya unos días haciendo unas exposiciones, siempre en la medida de mis conocimientos y mis posibilidades, sobre la gran poetisa que fue Safo de Lesbos. Todos ellas, hasta ahora, han recibido una especie de broche de oro con las atinados, profundas y elocuentes aportaciones de la gran escritora e inpirada Musa -así me atrevo a llamarla yo- que es Elena Clásica, Pseudónimo que corresponde a Elena Pascual, que es, además, una Filóloga de primera línea, con un sentido de la Pedagogía que es difícilmente superable.



Leer lo que ella escribe es uno de los grandes placeres de esta vida. Estoy seguro de que escucharla y oírla debe ser todavía algo mejor.


Nicolas Poussin. Venus Lamenting over Adonis. 1628. Oil on canvas. Musée des Beaux Arts, Caen, France



Cierro esta serie sobre Safo de Lesbos con el sabroso y elocuente comentario de nuestra querida y admirada Elena, que no necesita ulteriores comentarios. Le precede un pequeño comentario mío. No he alterado nada de su comentario. Lo único que he hecho es incrustar algunas imágenes que están, creo, en concordancia con todo lo expuesto.


Desde aquí le expreso toda mi admiración, todo mi afecto, y todo mi cariño a Elena Pascual, Ἐλένη, así en Griego, como a ella le gusta que se la llame, a la vez que le manifiesto mi más profundo agradecimiento.


Nicolas Poussin. The Sleeping Venus and Cupid. c. 1630. Oil on canvas. Alte Meister Gallerie, Dresden, Germany


MI COMENTARIO A ELENA


Amiga Elena,


Ποικιλόθρον᾽ ἀθανάτα Ἐλένη
Inmortal celeste, de ornado trono, Elena,

Amiga Elena, Φίλη Ἐλένη, Querida Elena,

Quiero encabezar este comentario, en respuesta al tuyo a mi exposición al
HIMNO A AFRODITA DE SAFO, robándole a Safo de Lesbos el primer verso del primer poema del libro primero de la obra que de ella se conserva.



Nicolas Poussin. Melpomene, Erato, and Polymnia.

Oil on wood. Louvre, Paris, France


Haces un comentario que no tiene desperdicio: dejas a Safo en el lugar que le corresponde y la adornas, adornas su poema, con todo un cúmulo de eruditas y atinadas referencias, perfectamente ajustadas todas ellas a lo que se pretende, que es comentar el poema. Te pasa, querida Elena, como le pasaba a Ovidio, según nos confiesa él mismo desde su destierro en el Ponto Euxino:

Y todo lo que intentaba escribir, me salía poesía.

Pues igual pasa contigo: tomas entre tus manos la pluma (aunque ahora se llame el teclado del ordenador y las palabras y los pensamientos fluyen con transparencia y nitidez, al tiempo que lo hacen de forma natural, sin pretensiones de ser más que lo que son, la expresión de la poesía entendida y vivida.


Nicolas Poussin. Apollo and Muses. 1631-1632.

Oil on canvas. Museo del Prado, Madrid, Spain


Tenemos que reconocerlo todos, amiga Elena: tus conocimientos son sólidos y exhaustivos, casi me atrevería a decir, y la forma que les das es la de la poesía pura, la de la prosa vibrante, la de los pensamientos transparentes y la de los sentimientos más nobles. Todo ello, conjuntado, forma una auténtica obra de arte que alegra el espíritu y enriquece grandemente a quien lo lee.

Puedes dar por seguro que este comentario tuyo recibirá, en su momento –hay que tomarse las cosas con calma, si uno quiere hacerlas bien-, los honores y el lugar que se merecen en este humilde espacio, que ya parece, y es, más tuyo que mío, cosa que, como puedes suponer, le da mayor categoría y rigor filológico, además de la belleza platónica y humana que aporta tu persona en su totalidad.


Nicolas Poussin. Apollo and Muses. 1631-1632.

Oil on canvas. Museo del Prado,Madrid, Spain


Te deseo un buen fin de semana, Amiga Elena, Φίλη Ἐλένη, Querida Elena, y te transmito todo mi agradecimiento y, por supuesto, toda mi admiración.

Un beso Gigante acompañado de un abrazo Eterno.

Tu admirador,

Antonio



Sir Joshua Reynolds. Cupid Undoing Venus's 27s Belt. 1788.

Oil on canvas. The Hermitage, St. Petersburg, Russia


EL COMENTARIO DE ELENA PASCUAL, ELENA CLÁSICA, ἘΛΈΝΗ:


Mi queridísimo Antonio:

La erudición, el arte atravesado por las flechas del diosecillo travieso, vuelven a darse la mano desde este espacio de estrellas y poesías.

Necesaria entrada, pues quedó hecho el apunte sobre la injusticia del malintecionado comentario que se gestó ya en el siglo IV A.C, y se ha prolongado hasta la actualidad hasta el punto de que se ha llegado a asimilar el nombre de la insigne poetisa a la lengua mordaz, olvidando tantas veces, casi debemos decir siempre, salvo en los círculos de los amantes de la Literatura y el estudio de las Clásicas y de la historia, su profunda y precursora obra.



Detallado y documentado análisis el que nos presentas, Maestro, y rica aportación de bibliografía. Así, Cerezo Magán alude a la intensa huella que la obra de Safo propició desde su génesis, anterior al reconocido Eurípides. Por su parte, Rodríguez Adrados esgrime los argumentos necesarios que nos llevan a la comprensión de la mitogénesis sobre la maledicencia de la vida íntima de la poetisa que nos ocupa.

Oportunas citas aportadas que redundan en la explicación de la injusticia que la historia ha realizado desde la inquietud o la envidia hacia la pluma de la maga de la pasión.


Filippino Lippi. Allegory of Music (The Muse Erato). 1504.

Tempera on panel. Gemaldegalerie, Berlin, Germany



He de añadir que el poema que encabeza la entrada, junto con la belleza vibrante de pinturas y esculturas, expresa una genialidad tan inquebrantable que se entiende por qué las malas artes de las gentes sin escrúpulos han fomentado el falso mito. Y el poema seguirá imponiendo su verdad rotunda de alma cristalina y feliz brillo de voz; desde los siglos la palabra imbuida por las Musas de incontestable sentimiento seguirá venciendo el desafío de las injusticias y la mentira, pues Antonio Martín Ortiz nos transmite que el Arte no habita en la dimensión del Tiempo, sino que es una Idea esencial, como aquéllas de las que nos habla Platón, y se impone eterna y sin fisuras.


Lorenzo Lotto. Venus and Cupid.

Oil on canvas. The Metropolitan Museum of Art, New York, USA



Por eso el Maestro, elegido por las Musas para hacer resplandecer la Verdad nos la muestra.

Encuentro en el poema diamantino, el fulgor del brillante de la poesía pura. En él, Safo contrapone fuertemente el concepto de su sufrimiento infinito a la alegría de la diosa Afrodita. Todos los elementos que rodean a la diosa, descritos desde diversas categorías morfológicas, insistiendo en el adjetivo calificativo, expresan la belleza, despreocupación, alegría y color:

"Inmortal celeste", poseedora de "dorada casa", cuyo carro es tirado por "gorriones lindos" "con fuertes alas", "dichosa" de "divino rostro", que sonriendo prometía "regalos" y "amor" del hombre objeto de deseo...

están enfrentados a los sentimientos de dolor insoportable, angustia insufrible, negra y vacía esperanza:

ahora la diosa no se compadece de ella y la poetisa le pide "no atormentes más con pesar y angustias mi alma", pues la tierra en la que habita es negra, enfatiza el ruego de ser liberada de "amargas penas", y le pide su alianza en su alma atacada por el amor, cual si la poetisa estuviera combatiendo en una guerra.


Jean-Honoré Fragonard. Venus Refusing Cupid a Kiss. 1760s.

Oil on oval canvas


La intensidad de la pasión se expresa, pues, en la voz poética desde la metáfora de la amada no correspondida, identificada con el soldado en la guerra, ciertamente metáfora presente desde la poesía trovadoresca provenzal ya en los siglos XI y XII, fiel heredera de la tradición instaurada por Safo, en su negro dolor y amargas penas. Y también se expresa en esa colorista, brillante oposición entre los dones ilimitados y alegres de Afrodita y la desesperanza sufriente de la poetisa.


Giorgione. Sleeping Venus. c.1508.

Oil on canvas. Alte Meister Gallerie, Dresden, Germany

Me permitiré encontrar otro recurso que utiliza nuestra Safo, que llega nada menos que a los poetas de la Generación del 27: una vez más, el vuelo de los siglos es inmediato y el tiempo no existe.


Alessandro Botticelli. The Birth of Venus. c.1485. Tempera on canvas. Galleria degli Uffizi, Florence, Italy

Veamos, pues: la poetisa pone en boca de Afrodita su propio nombre y a ella directamente se dirige la diosa:

"...¡Ay!, dime, Safo,
¿quién te hace daño?".

Observemos las palabras del dramaturgo y poeta representante de la Generación del 27, Lorca, que, en el Romancero Gitano, hace intervenir a Antoñito, el Camborio, y se dirige directamente al poeta:

"¡Ay Federico García,
llama a la Guardia Civil!
Ya mi talle se ha quebrado
como caña de maíz."


Lorenzo Lotto. Sleeping Apollo, Muses and Fama. Oil on canvas. Szepmuveseti Muzeum, Budapest, Hungary


La belleza, intensidad de sentimientos, la pasión arrebatadora, el dolor del amor no correspondido, el negro temor a la desesperanza,


encuentran su eco en la voz de Safo, con la repercusión que su palabra supondrá en la pluma de poetas alejados y cercanos en el espacio y en el tiempo.

Jean-Auguste-Dominique Ingres. Venus Anadyomène. 1848. Oil on canvas.Musée Condé, Chantilly, France


Brille, pues, la poetisa con luz propia, pues así le corresponde, y su espíritu sensible ha rozado el del Maestro que nos ha deleitado y emocionado con esta entrada de JUSTICIA POÉTICA.

Bendito sea este espacio, como "benedetto" fue el día en que Petrarca conoció a Laura, pues ciertamente tan cercano se halla también a Safo.



Andrea del Castagno. Francesco Petrarca.

From the Cycle of Famous Men and Women. c. 1450.

Detached fresco. 247 x 153 cm. Galleria degli Uffizi, Florence, Italy

Maestro, mi cariño y mi reconocimiento infinitos.
Con todo el agradecimiento y beso gigante de tu admiradora Ἐλένη




Titian. Venus Blindfolding Cupid. c.1565.

Oil on canvas. Galleria Borghese, Rome, Italy



Imágenes de Afrodita/Venus, tomadas todas de:



La de Petrarca, de:
http://www.abcgallery.com/C/castagno/castagno12.html


martes, 8 de diciembre de 2009

SAFO DE LESBOS (III): MITOGÉNESIS DE LA LEYENDA SOBRE SU SUPUESTA HOMOSEXUALIDAD

El nacimiento de Venus
Bouguereau, Adolphe-William
© Musee d'Orsay, Paris.
299,7 x 217,8 cm
Pintura - Óleo en lienzo 1879.

Sappho (München, Antikenmuseum)
Sappho (Athens, National Archaeological Museum)


HIMNO A AFRODITA

Inmortal celeste, de ornado trono,
dolotrenzadora, Afrodita, atiende:
no atormentes más con pesar y angustias
mi alma, señora,

sino ven aquí, si mi voz de lejos
otra vez oíste y me escuchaste
y, dejando atrás la dorada casa
patria, viniste,

tras uncir el carro: gorriones lindos
a la negra tierra tiraban prestos
con sus fuertes alas batiendo el aire
desde los cielos.

Y llegaron pronto, y tú, dichosa,
con divino rostro me sonreías
preguntando qué me pasaba, a qué otra
vez te llamaba

y que qué prefiero que en mi alma loca
me suceda ahora: «¿A quién deseas
que a tu amor yo lleve? ¡Ay!, dime, Safo,
¿quién te hace daño?

Pues, si huyó de ti, pronto irá a buscarte;
si aceptar no quiso, dará regalos;
te amará bien pronto, si no te ama,
aún sin quererlo».

Ven también ahora y de amargas penas
líbrame, y otorga lo que mi alma
ver cumplido ansía, y en esta guerra,
sé mi aliada.


(SAFO DE LESBOS, Libro Primero)




Afrodita, Pan y Eros (Autor anónimo, hacia 150 aC).
Museo Arqueológico Nacional de Atenas
(La identificación es cortesía de Chacien, Don Carlos Hernández)
Muchas gracias, amigo Don Carlos
Afrodita (Copia de un original Griego del siglo IV aC.)


(εἰς Ἀφροδίτην)

Ποικιλόθρον᾽ ἀθανάτ᾽ Ἀφρόδιτα,
παῖ Δίος δολόπλοκε, λίσσομαί σε,
μή μ᾽ ἄσαισι μηδ᾽ ὀνίαισι δάμνα,
πότνια θῦμον·

ἀλλὰ τύιδ᾽ ἔλθ᾽, αἴ ποτα κἀτέρωτα
τὰς ἔμας αὔδας ἀίοισα πήλοι
ἔκλυες, πάτρος δὲ δόμον λίποισα
χρύσιον ἦλθες

ἄρμ᾽ ὐπασδεύξαισα· κάλοι δέ σ᾽ ἆγον
ὤκεες στροῦθοι περὶ γᾶς μελαίνας
πύκνα δίννεντες πτέρ᾽ ἀπ᾽ ὠράνω αἴθε-
ρος διὰ μέσσω.

αἶψα δ᾽ ἐξίκοντο, σύ δ᾽, ὦ μάκαιρα,
μειδιαίσαισ᾽ ἀθανάτωι προσώπωι
ἤρε᾽, ὄττι δηὖτε πέπονθα κὤττι
δηὖτε κάλημμι

κὤττι μοι μάλιστα θέλω γένεσθαι
μαινόλαι θύμωι. «τίνα δηὖτε Πείθω
μαῖσ᾽ ἄγην ἐς σὰν φιλότατα, τίς σ᾽, ὦ
Ψάπφ᾽, ἀδίκησι;

καὶ γὰρ αἰ φεύγει, ταχέως διώξει,
αἰ δὲ δῶρα μὴ δέκετ᾽, ἀλλὰ δώσει,
αἰ δὲ μὴ φίλει, ταχέως φιλήσει
κωὐκ ἐθέλοισα.»

ἔλθε μοι καὶ νῦν, χαλέπαν δὲ λῦσον
ἐκ μερίμναν, ὄσσα δέ μοι τέλεσσαι
θῦμος ἰμέρρει, τέλεσον, σὺ δ᾽ αὔτα
σύμμαχος ἔσσο.

Edición de:
D. (Diehl) 1 L.-P. (Lobel-Page) 1 (Snell)
Dion. Hal. de comp. verb. 173 ss.
P. Oxy. 2288

Texto Griego en:
http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Chronologia/S_ante06/Sappho/sap_me01.html


Venus de Milo y Afrodita Acuclillada de Rodas. Museo de Rodas


................................... Praxíteles: Afrodita (Copia)

Safo de Lesbos fue muy leída en el período de la Antigüedad, hasta el siglo IV dC, en el que sus poemas eran leídos en las Escuelas. Estamos hablando de un milenio de pervivencia sin interrupción. Escritores posteriores a ella se han hecho una idea tan curiosa de la existencia de Safo, que no concebían que en ella hubiera cabida para un esposo. En repetidas ocasiones Safo habla de su hija Cleis. En la Heroída de Ovidio, la XV, que es la supuesta carta de Safo a Faón, un hombre hermoso, del que Safo se enamoró, sin ser correspondida, Safo se consuela con su gloria de que la Naturaleza le ha negado encantos corporales, en especial alta estatura y tez clara.

Quien no se limita al goce estético de los poemas de Safo se sitúa entre dos extremos. Uno de ellos está representado por ver en ella a una mujer depravada, el otro por imaginarla como la directora de un pensionado de señoritas. En el fondo, ya en la Antigüedad los polos estaban igualmente distantes. Se comprende que los Gramáticos antiguos la escindieran. Incluso se habla de dos Safo con el mismo nombre, una de las cuales es la corrompida.

Es la leyenda que se ha ido formando en torno a Safo, de la que se ha apropiado indebidamente una buena parte de la Sociedad actual.

Tenemos que concluir, ateniéndonos a los estudios más recientes, que Safo de Lesbos fue una poetisa de altos vuelos y que llevó una vida totalmente normal, como podía serlo la de cualquier mujer de la Nobleza en la Lesbos de los siglos VII/VI aC. Todo lo demás son inventos y habladurías malintencionados que no tienen ninguna razón de ser.


Afrodita (Copia de un original Griego del siglo IV aC)


...................Afrodita (Copia de un original Griego del siglo IV aC)

Veamos lo que escribió recientemente el ilustre helenista Manuel Cerezo Magán, en artículo titulado El mundo del amor y Safo, en 1987

No queremos entrar, pues, aquí en la biografía conservada en el Papiro de Oxirrinco 1800, fr. I, en la que es acusada Safo de disoluta y amante de las mujeres, ni tampoco en el problema planteado por Dídimo sobre si era una pallaké (=prostituta), o prostituta homosexual, al decir de Taciano, ni tampoco en si fue una hetera. El profesor Fernández Galiano (1) dice que la poetisa es ella misma amor; dice también que es un amor distinto: no sólo goce, sino también sufrimiento; amor agridulce contra el que nadie puede luchar. Y afirma que es la verdadera reveladora del amor en Occidente tal como nosotros lo sentimos. Aunque, al menos en Atenas, y por influencia del movimiento sofístico, pensamos que es Eurípides quien se atreve a decir las cosas desde dentro del alma (amor, locura, pasión, etc.) en la escena. La biografía de Safo, tanto la del peripatético Camaleonte en el Papiro de Oxirrinco 2293, como los datos del Marmor Parium, como las alusiones a ella que aparecen en los cómicos atenienses, en Platón, y la imagen que da la Suda de una mujer rodeada de alumnas (¿suerte de tíasos, o cortejo religioso, bajo el patronazgo de Afrodita?), así como la leyenda de su amor por Faón (al parecer un dios de la fecundidad y perteneciente al cortejo de Afrodita), su suicidio desde la Roca de Léucade, el amor de Safo por Anacreonte y, por ello, su rivalidad con el poeta Alceo, y el hecho de ser imaginada como mujer pequeña y morena, su supuesta homosexualidad, y tantas otras cosas, entran dentro de una mitogenia. El profesor Rodríguez Adrados (2) se expresa con palabras sugestivas:

"Es un ambiente en que, frente a una sociedad fuertemente masculina, con sus organizaciones y sus ideales, surge como contrapartida otra sociedad femenina".

Es decir, el grupo femenino por oposición al grupo masculino. No olvidemos que razones sociológicas muy poderosas, en un mundo en el que la unión matrimonial, bajo la égida de un patriarcado manifiesto, está estructurada con vista a la pólis, originan un vacío que se llena con la paiderastía o la búsqueda de ambientes meramente masculinos; y esto. sobre todo en el mundo dorio. La mayor libertad de que gozaban las mujeres en Lesbos, con respecto al resto de Grecia, da también como consecuencia un mundo de mujeres, frente al mundo de los hombres. Por todo ello, dentro de esa mitogénesis, no es raro encontrarse con que la poetisa en cuestión se haya convertido, con razón o sin ella, en bandera de un mundo marginado; y por supuesto podemos leer el fragmento en cuestión en una edición en un fascículo ad hoc (3).


"Es sabido que existe unu "cuestión sáfica”, que se plantea en el sentido de si la poetisa de Leshos tuvo o no desviaciones sexuales".

Son palabras de José Alsina (4)

1. Galiano, M.F., Rodríguez Adrados, F., Lasso de la Vega, J.S., El descubrimiento del amor en Grecia. Facultad de Filosofía y Letras, Madrid, 1959.
2. Lírica griega arcaica. Biblioteca Clásica Gredos (Pág.345).
3. Safo de Lesbos, Vida y poesía; folleto editado por el Grup en Lluita per l'alliberament de la lesbiana [Grupo en Lucha por la liberación de la lesbiana].
4. Alsina, José, Literatura Griega. Contenido, problemas y métodos. Ariel. Barcelona ,1967

Citado de:
El mundo del amor y Safo
Autor: Manuel Cerezo Magán
Scriptura, ISSN 1130-961X, Nº 3, 1987, (Págs. 5-13)
http://www.raco.cat/index.php/Scriptura/article/view/94183/142463




Praxíteles: Afrodita de Cnido



Venus de Milo

domingo, 29 de noviembre de 2009

SAFO DE LESBOS (II): ENRIQUECIDA POR LOS COMENTARIOS DE SOLEDAD SÁNCHEZ MULAS Y ELENA CLÁSICA, ELENA PASCUAL





Hace unos días, el 16 de Noviembre exactamente, tuve, y tuvimos, una experiencia inolvidable. Elena Clásica, que es el pseudónimo de Elena Pascual, Soledad Sánchez Mulas, y yo mismo, publicábamos un tratamiento conjunto sobre Helena de Esparta, o Helena de Troya. Fue como una generación pensada y programada: algo así como un acto de AMOR Y AMISTAD a tres.

Ahora ha sucedido lo mismo, pero de forma espontánea, y sin programación alguna, algo así como una Metamorfosis de Ovidio que va adquiriendo cuerpo y forma de un modo natural, sin que se haya programado nada:

Yo publiqué un estudio sobre Safo de Lesbos, una aproximación a la inmortal poetisa, en la medida de mis conocimientos. Seguidamente Soledad Sánchez Mulas, con su estilo siempre valiente e inspirado, publicó un comentario que no tiene desperdicio. Para coronar de forma ya definitiva y solemne esta exposición, Elena Clásica, que es el pseudónimo de Elena Pascual, en un alarde de apasionamiento y sólidos conocimientos, con un estilo pedagógico y riguroso, como es siempre propio de ella, ha publicado un extenso comentario que deja ya de una forma definitiva a Safo de Lesbos en el lugar que en justicia le corresponde.

Bien puedo yo, como Ovidio, repetir ahora, aquí mismo,
lo que ya escribí en este mismo espacio, el 19 de Octubre:

Tu mihi, tu certe, memini, Graecine, negabas
uno posse aliquem tempore amare duas.
Per te ego decipior, per te deprensus inermis:
Ecce, duas uno tempore turpis amo!
Vtraque formosa est, operosae cultibus ambae;
artibus in dubio est haec sit an illa prior.
Pulchrior hac illa est, haec est quoque pulchrior illa;
et magis haec nobis, et magis illa placet!
Erro, uelut uentis discordibus acta phaselos,
diuiduumque tenent alter et alter amor.
Quid geminas, Erycina, meos sine fine dolores?
Non erat in curas una puella satis?
Quid folia arboribus, quid pleno sidera caelo,
in freta collectas alta quid addis aquas?

(Ouidius, Amores (II, X, 1-14)

Tú me decías, Grecino, tú me decías, yo me acuerdo bien, que era imposible amar a dos mujeres al mismo tiempo. Por tu culpa yo he caído en la trampa, yo he sido sorprendido sin defensa. Sí: yo amo a dos mujeres al mismo tiempo, y no me avergüenzo. Una y otra son hermosas, ambas están igualmente preocupadas por su elegancia, y es difícil de decir si es la primera o la segunda la que tiene más talento. La primera es más hermosa que la segunda, pero, a su vez, la segunda es más hermosa que la primera. Es ya la primera, ya la segunda, la que me gusta más. Mi corazón, como una ligera barca con velas empujadas por vientos opuestos, flota incierta entre estos dos amores que se lo disputan. ¿Por qué, diosa del monte Erix, duplicar mis tormentos, de los que noveo fin? ¿Por qué hacerme preocupar? ¿No era suficiente una sola belleza? ¿Por qué añadir hojas a los árboles, estrellas al cielo que está lleno, aguas nuevas a los mares profundos?

Es que la amistad y el afecto hace cosas maravillosas. Soledad Sánchez Mulas y Elena Clásica, Elena Pascual, al igual que Safo de Lesbos, son mujeres superiores. Eso es así: el no reconocerlo sería faltar al rigor y a la Verdad.

Seguidamente tenéis los tres textos, en orden cronológico de aparición. Espero que disfrutéis. Y también que aprendáis, sobre todo de ellas tres, de
Safo de Lesbos, de Soledad Sánchez Mulas, de Elena Pascual.

Mapa de GRECIA

Viene esta explicación a cuento de que considero totalmente inapropiado, y falto de rigor filológico, el uso de la palabra sáfica, lesbiana o lésbica, cuando se está uno refiriendo al amor o afecto entre dos mujeres. Me explico.


Safo era sáfica, lésbica, o lesbiana, por llamarse así y ser de Lesbos, lo que no significa que fuera homosexual. Lo único que hacía en los siglos VII/VI era adoctrinar en la danza y el canto a las muchachas que tenía en su escuela. En esa época, las mujeres no estaban tan mal vistas en Grecia, como lo estuvieron bastantes siglos después, en la Época Clásica.

Fueron los autores de esa época, especialmente los cómicos, los que no comprendieron que hubiera podido haber una mujer de valía en épocas pasadas y, como consecuencia de ello, inventaron esa mitomanía sobre la homosexualidad de Safo. Incluso inventaron el verbo λεσβιάζειν [lesbiátzein] (comportarse como la de Lesbos), para significar la relación erótica entre dos mujeres, que siempre existió en Grecia, aunque, al contrario de la que existía entre hombres, permaneciese en la oscuridad y estuviese mal vista. Safo no fue homosexual: fue una buena poetisa que destacó en su época.

Puede comprobarse lo que digo en:

Alsina, José, Literatura Griega. Contenido, problemas y métodos. Ariel, Barcelona, 1967, que dice:

Es sabido que existe una cuestión “sáfica”, que se plantea en el sentido de si la poetisa de Lesbos tuvo o no desviaciones sexuales.

He leído en algún lugar que hay quien ha tildado de homófobo el texto de Alsina. Tengo que recordar que el texto de Alsina es de 1967 y refleja el pensamiento y la forma de escribir de ese año. Lo pasado no se puede cambiar. Por lo que respecta a Alsina, añado que fue durante muchos años Catedrático titular de Filología Griega de la Universidad de Barcelona, y yo disfruté mucho con sus clases. Hay que suponer que el profesor Alsina conocía a Safo bastante más que todos nosotros juntos.

También en el mejor libro que conozco sobre Safo:

Wolfgang Schadewaldt (1900-1974):
“Sappho. Dasein in der Liebe” ["Safo. Existencia en el amor"] (1950)

Un buen estudio sobre el Amor y Safo puede leerse en:

http://www.raco.cat/index.php/Scriptura/article/view/94183/142463


SAFO. Atenas: Museo Arqueológico Nacional

Seguiré diciendo poetisa cuando me refiera a Safo y poeta cuando me refiera a Catulo, que era un admirador suyo y tradujo al Latín su mejor poema. Los Griegos distinguían perfectamente entre "poeta” y “poetisa". Cito dos ejemplos:

Σαπφὼ ἡ ποιητρία τὸ μὲν γένος ἦν Λεσβία, πόλεως δὲ Μιτυλήνης

(Safo la poetisa era Lesbia de nacimiento, de la ciudad de Mitilene).

Ἄρατος ὁ ποιητὴς γένει ἦν ἀπὸ Σόλων τῆς Κιλικίας

(Arato el poeta era procedente de Soli, en Cilicia).

Es lo que puede leerse en la mejor biblioteca clásica que conozco en Internet, por citar unos textos accesibles a todo el mundo.

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Auctores/g_alpha.html

.......................................Mapa de la Isla de Lesbos

Yo, que me he leído repetidas veces en Griego y he consultado las mejores traducciones de lo que nos ha llegado de Safo, que es una ínfima parte de lo que escribió, puedo afirmar que en toda su obra conservada no se atisba ni un solo indicio de que ella fuese homosexual. Ocurre todo lo contrario.

SAFO: Antikemmuseum, München

También he leído en alguna parte que nada podemos afirmar sobre con quién se acostaba Safo. Por supuesto que nadie puede saber con quién se acostaba Safo. Creo que eso no tendría interés ninguno para nadie más que para ella. Y también para quien compartiese su cama. Ese dato ni añadiría ni quitaría valor a sus poemas. Yo sólo puedo citar un poema suyo:

D. 94
(Snell)
Hephaest. Ench. 11, 5 (p. 36 Consbruch)

Δέδυκε μὲν ἀ σελάννα
καὶ Πληίαδες· μέσαι δὲ
νύκτες, παρὰ δ᾽ ἔρχετ᾽ ὤρα·
ἔγω δὲ μόνα κατεύδω.

Se han puesto ya la luna
y las Pléyades. Es media noche.
Pasa el tiempo.
Y yo sigo durmiendo sola.


El texto se puede encontrar, en Griego, en:


http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Chronologia/S_ante06/Sappho/sap_me05.
html



SAFO: Fresco de Pompeya. Museo Arqueológico Nacional de Nápoles

Aquí tenéis el poema mejor suyo, el que fue fielmente traducido al Latín por el poeta Romano Cayo Valerio Catulo, en el que se expresan de forma explícita, por vez primera en Occidente, los síntomas físicos que se perciben y que se apoderan de uno en el momento del enamoramiento. El poema está escrito en Estrofas Sáficas, que son una combinación de versos que recibieron ese nombre por haber sido inventada precisamente por Safo:

Me parece igual a los dioses ese
hombre que ahora está frente a ti sentado,
y tu dulce voz a tu lado escucha
mientras le hablas
y tu amable risa; lo cual, te juro,
en mi pecho el alma saltar ha hecho:
pues te miro apenas y mis palabras
ya no me salen
se me queda rota la lengua y, suave,
por la piel un fuego me corre al punto,
por mis ojos ya nada veo, y oigo
sólo un zumbido,
me destila un frío sudor y entera
un temblor me apresa, y cual la paja
amarilla estoy y mi muerte siento
poco alejada.
Pero todo habrá que sufrirlo, incluso...

Traducción en:
http://caiusiuliuscaesaraugustusgermanicus.iespana.es/safo/poesia.pdf

[Φαίνεταί μοι κῆνος ἴσος θέοισιν
ἔμμεν᾽ ὤνηρ, ὄττις ἐνάντιός τοι
ἰσδάνει καὶ πλάσιον ἆδυ φωνεί-
σας ὐπακούει

καὶ γελαίσ‹ας› ἰμέροεν. τό μ᾽ ἦ μάν
καρδίαν ἐν στήθεσιν ἐπτόαισεν.
ὢς γὰρ ἔς σ᾽ ἴδω βρόχε᾽, ὤς με φώνη-
σ᾽ οὖδεν ἔτ᾽ εἴκει,

ἀλλὰ κὰμ μὲν γλῶσσα ἔαγε, λέπτον
δ᾽ αὔτικα χρῶι πῦρ ὐπαδεδρόμακεν,
ὀππάτεσσι δ᾽ οὖδεν ὄρημμ᾽, ἐπιρρόμ-
βεισι δ᾽ ἄκουαι,

ἀ δέ μ᾽ ἴδρως κακχέεται, τρόμος δέ
παῖσαν ἄγρει, χλωροτέρα δὲ ποίας
ἔμμι, τεθνάκην δ᾽ ὀλίγω ᾽πιδεύης
φαίνομ᾽ ἔμ᾽ αὔται·

ἀλλὰ πᾶν τόλματον, ἐπεὶ +καὶ πένητα]

El texto se puede encontrar, en Griego, en:

http://www.hs-augsburg.de/~Harsch/graeca/Chronologia/S_ante06/Sappho/sap_me01.html

Busto de SAFO. Musei Capitolini de Roma


La enorme poetisa, y digo enorme por la grandiosidad, la inspiración y la audacia de sus poemas, que es Soledad Sánchez Mulas, hizo ayer en su locus amoenus un estupendo homenaje a las mujeres maltratadas. En el comentario, sabroso y valiente, que ha hecho a mi explicación de Safo, ha hecho también un exquisito homenaje a otra mujer, también maltratada en cierta forma, por la Historia. Reivindica, de forma valiente y sólida, la devolución a la gran poetisa Safo del puesto que le corresponde, situándola en las cimas de la producción poética, sin ulteriores connotaciones. Es el comentario que ha tenido a bien hacer a mi exposición. Aquí lo tenéis, por méritos propios, tal cual:

Querido Antonio:

Tu post de hoy me parece absolutamente delicioso. Desde que te conozco, he ahondado en la figura de Safo, pues alguna vez, como siempre desde tu generosidad, has comparado mis humildes versos con los suyos. Ni me aproximo, por supuesto... son tan bellos, que me conformo simplemente con leerlos, y, a mi modo, sentirme tan POETISA como ella.

Yo también he leído encendidos comentarios en pro de su homosexualidad... y como tú, opino que la historia es la que es, y que no sirve querer adecuarla a los sentimientos o necesidades de cada quien.

Efectivamente, la vida sexual de cada persona es la que cada uno lleva a la práctica, en su intimidad... o no. Ha de ser algo natural, y me temo que abanderar una determinada opción sexual no es relevante para nadie. En ninguno de sus poemas Safo declara sus inclinaciones sexuales, solamente deslumbra con unos versos bellísimos, que han de disfrutarse con la mente abierta. No creo que a Safo le gustase ser recordada por encima de sus versos... y mucho menos por sus preferencias sexuales.

Siempre te agradezco que me descubras nuevos aspectos de nuestros queridos clásicos, y creo que hoy le has hecho un gran honor a Safo: validar su indiscutible calidad literaria fuera de cualquier círculo cerrado que pretenda "apoderarse" de su perfil.

Un beso, maestro, y gracias.

Soledad.

Muchas gracias, querida Soledad, por tu generosidad al referirte a mí, con elogios que seguramente no merezco, aunque sé que están hechos con el corazón en la mano. Tienes que saber que la admiración es recíproca.

Desde aquí te envío, yo también, un beso.

Antonio

Comentario recibido de Elena Clásica, Elena Pascual, comentario que no necesita ulteriores explicaciones:

Mi querido Antonio:

Es ésta una entrada desbordante de genialidad, belleza, poesía, dulzura, comprensión histórica, impecable exposición desde la Grecia de los siglos VII y VI, la Grecia clásica hasta, volando en los siglos, la realidad de la posguerra española.

Fantástica aclaración sobre la falta de realidad histórica y la carencia de rigor en el uso del calificativo "sáfico", quizás utilizado peyorativamente en tantas ocasiones, cuando parece que la grandeza de una poetisa se midió por el rasero de la envidia y del prejuicio entre algunos comediógrafos de la época clásica de Grecia.

Pues la luz propia e interior seguirá reluciendo a través de los siglos y de todos los comentarios malintencionados, pues, y retomo las palabras de nuestra querida Soledad: ¿quién se atreve a inspeccionar debajo de las sábanas las inclinaciones íntimas de cada persona?

De manera que, la maledicencia sólo lleva al vacío existencial y al conceptual, sin apreciar los valores artísticos y los grandes nombres de la Literatura, nada menos que la Clásica y, definitiva, la universal.

Pero, así como las lenguas que se estructuran en un filo doble y rasgan la envoltura física, que no un alma humana, pues tal no parece hacerse presente, en mil pedazos, sean los elevados, místicos, geniales poemas de Safo los que reluzcan por la eternidad de amor y estrellas. Sea:

Nos ofreces un primer poema que es tan breve cuanto inspirado, brillante y cósmico en su concisión. Así, la poetisa, cuya voz parece identificarse con la primera persona cuya voz escuchamos en el poema, siente la soledad de su pequeñez en el cosmos grandioso. La Luna y las Pléyades asumen personalidad propia y su propia existencia fría en el universo infinito aparece plena de sentimientos, merced a que la autora transmuta su propia sensibilidad en mágico vuelo a las figuras astrales.

El cielo que parece ponernos delante de nuestros ojos se vuelve un lugar cálido y vivo, humanizado, pues la poetisa ejerce el papel mágico del demiurgo en la creación. Incluso llega a trasladar los sentimientos que ella conoce a los astros, cuerpos celestes, mientras en su contemplación ya es ajena a los mismos, y siente únicamente la soledad bajo las constelaciones y la luna sensual. Toda una teatral puesta en escena desde las palabras de la gigante poetisa.

El segundo poema, maravilla de descripción del estado anímico del o de la que ama, en este caso, continúa dibujando el tono misterioso y temeroso del enamorado desde la incertidumbre.

Nos remontamos con nuestra poetisa a los siglos VII y VI A.C, y por tanto temblorosa es nuestra mirada sobre la influencia que estos versos tendrán en la Historia de la Literatura. Sentimientos universales que hemos de encontrar a la vez en la tradición de la poesía islámica, como en "El collar de la paloma" de Ibn Hazn, del siglo XI.

Los sentimientos del amante desde Safo, recogiendo también otras tradiciones como la islámica mencionada, pasarán a la poesía trovadoresca provenzal, desde la cual una voz masculina le brinda su vida de amor no correspondido a su amada, a la que le ofrece pleitesía, cual si de un señor feudal se tratase, el pacto de vasallaje se hará, pues, desde términos amorosos. Poesía trovadoresca que llegará a los humanistas del XIV, entre ellos Dante con su "dolce stil nuovo" cantando a su amada Beatriz, y el inmenso Petrarca que desde su “Canzoniere” y no alejado de esta tradición, dedica su vida y su obra a su amada Laura. Influencias que llegarán a nuestro Renacimiento, cómo no recordar a Garcilaso de La Vega y su amor rendido por Isabel Freire, amor imposible, por ser ella una dama casada como lo era Laura, la musa de Petrarca. Desde la escuela garcilasista, Herrera con la luz de Leonor, los poetas barrocos que la mantienen.... esta tradición llega hasta nuestros días.

La enamorada Safo queda paralizada, privada del don de la palabra, sólo temblorosa ante la cercanía del hombre amado, mientras la idealización ya planea en el universo creado en sus versos, pues su amado "es semejante a los dioses". Idealización universal, quizás la primera referencia poética de la que tengamos constatación.

El sentimiento del amor expresado en los contrarios, a través del glorioso “oxímoron”, figura retórica que será tan querida por los poetas trovadorescos y toda la tradición posterior, toma unos tintes sublimes en el fuego interior que la posee, mientras un sudor frío la recorre y un temblor.

Gloriosos contrarios, imposible no pensar en Quevedo, extraordinario amante del “oxímoron” y de la paradoja "nadar sabe mi llama el agua fría".

Amén de la descripción lírica del amor como fuego que recorre el alma y la piel, que durante siglos ha quemado a tantos poetas como quemó a nuestra Safo y que, trasladada a los místicos, es una metáfora también muy querida, así las "lámparas de fuego" en San Juan de la Cruz. ¿Pues qué describe la unión del amor místico del poeta con la divinidad, sino el mismo amor, pero en este caso mundano, que sentían otros amantes más carnales hacia sus amados o amadas?

Y es esta gigante lírica la que inaugura este proceso. No se me ocurren más palabras, sino que es mucho fuego el que arde también en la llama mística de este blog, de este espacio iluminado, siempre con la presencia de los clásicos a quienes se les ofrece su merecido lugar en el cosmos. Igualmente te agradezco las referencias bibliográficas, tan oportunas y eruditas.

Mi querido Antonio, Maestro, mi admiración, mi beso gigante de cariño cegado por el fuego que aquí se balancea escuchando a los grandes músicos que nos ofreces.

Tu admiradora Ἐλένη.

Mi querida Elena, Φίλη Ἑλένη, amiga Elena,

También yo, desde aquí, te expreso toda mi admiración y todo mi afecto. Muchas gracias.

Antonio