ANTONIO MARTÍN ORTIZ: ¿Se debe pronunciar "Prosérpina" o *"Proserpina"?
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

martes, 17 de marzo de 2009

¿Se debe pronunciar "Prosérpina" o *"Proserpina"?


BERNINI: EL RAPTO DE PROSÉRPINA

Nuestra amiga Soledad Sánchez M., que tiene, como sabéis, un “locus amoenus” exquisito,

http://soledadsanchezm.blogspot.com/

me ha sugerido, en un comentario, que explique con cierto detalle por qué hay que pronunciar “Prosérpina” en lugar de “Proserpina”, como suele hacerse habitualmente. Yo, que tanto disfruto paseándome por su jardín, pues así es su Blog, y paseándome con asiduidad, no puedo negarme a ello. Con sumo placer atiendo a su deseo. Veamos.


Los griegos, en Griego, decían “Περσεφόνη” [Persefóne] y los Romanos, en Latín, decían “Prosérpina”. (No se escriben las tildes en Latín, pero aquí las pondré porque es necesario)

En Latín no se ponen tildes en las sílabas tónicas, pero el Latín tenía una rigurosa y simple norma de acentuación. En Latín no existen las palabras agudas. Todas son llanas o esdrújulas.

La norma era: las palabras de dos sílabas son, evidentemente, todas llanas. En las de tres o más: si la penúltima es larga, lleva el acento y la palabra es llana. Si la penúltima es breve, no puede llevar el acento y, consecuentemente, la palabra será esdrújula. “Larga” o “breve” significa que duraba más o menos tiempo.

Las normas de la acentuación en Griego, donde sí se escribían las tildes, son otras: había palabras agudas, llanas y esdrújulas. Cada palabra lleva el acento en la sílaba correspondiente, dependiendo de múltiples factores, como en todas las lenguas.

La única limitación era: si la última sílaba es larga, la palabra no puede ser esdrújula y entonces el acento pasaba a la penúltima, en el caso de que alguna forma derivada tuviera que llevarlo allí.

Un Griego podía pronunciar y pronunciaba “Περσεφόνη” [Persefóne]. Los Romanos cultos convivían con el Griego. Ante esta palabra, cuya penúltima sílaba es breve (contiene una “ómicron” = “o” pequeña), un Romano tenía dos opciones:

Pronunciar “Persefóne” al modo griego, por respeto al Griego o por dárselas de culto, y pronunciar “Perséfone”, al modo latino, ateniéndose a las normas de la acentuación latina, o por simple rechazo de todo lo griego, que de todo había en Roma. Como ahora.

Pasaba como entre los catalanes de ahora que escriben “parking” a la inglesa, o “pàrquing” a la catalana.

Con “Prosérpina”, que es palabra latina, no hay problema, porque la –pi- es una sílaba breve (los motivos no vienen a cuento) y, como es la penúltima sílaba y es breve, no puede llevar el acento. Luego, lo llevará la anterior.

Consecuencia; hay que pronunciar “Prosérpina”. que es la forma correcta, pero, si uno quiere pronunciar "Proserpina", puede hacerlo, porque esa pronunciación está muy arraigada en nuestra lengua.


Eso ocurre con muchos nombres propìos greco-latinos. También hay que ver si los nombres propios griegos los hemos tomado directamente del Griego o a través del Latín.

Y, para acabarlo de complicar, tenemos el Latín vulgar, que es de donde vienen todas las palabras patrimoniales. Puede que haya habido alguna influencia en este sentido de la pronunciación vulgar. Es decir, que hay que diferenciar si se trata de un cultismo o una palabra patrimonial.

A mí, mi primer profesor de Griego me hablaba de “Edipo”. Ahora en Cataluña, me he tenido que acostumbrar a decir, cuando hablo en Catalàn, ”Èdip” (llana). Si tomamos la palabra del Griego, hay que decir en Castellano “Edipo” (llana), y, si la tomamos a través del Latín, “Édipo” (esdrújula), que suena fatal, lo mismo que `”Èdip” (llana) en Catalán. A mí me gusta más “Edipo” (llana).

Resumiendo: yo pronuncio: Prosérpina, Perséfone. No pronuncio “Safó” (aguda), que sería lo correcto y a la griega, sino “Safo” (llana), porque esta pronunciación está suficientemente arraigada en nuestra lengua y nos ha llegado a través del Latín, que, como he dicho, no admitía palabras agudas.

Hay muchas palabras que vulgarmente se pronuncian mal:

Hay que pronunciar “libido” (impulso sexual) como llana, porque es palabra latina y se pronunciaba así. No debe confundirse con “lívido” (esdrújula), que es el color grisáceo de los lobos, o de cuando uno ha perdido la vida, o se ha desmayado.

También habría que decir: “Bárcino" (Barcelona) y “Tárraco” (Tarragona) que en Latín son esdrújulas.

Creo que es un poco complicado todo esto, pero era necesario que lo hiciera.

Muchas gracias, amiga Soledad, por habérmelo sugerido.

6 comentarios:

carmensabes dijo...

Esta noche tengo la libido alterada...pienso que de un momento a otro podría quedarme lívida por una inminente hiperventilación.

Un abrazo, y me gusta aprender...y aquí es un lujo!!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Carmensabes, Carmen,

Lo mismo que es una delicia pasearse por tus dos preciosas páginas, cosa que yo hago con frecuencia, como bien sabes.

Respecto al comentario que haces, con ese juego de palabras, te digo que me ha gustado mucho y me he reído un buen rato. ¡Eso sí que es tener sentido del humor!

Bueno, espero que haya habido buena "libido", porque ésta también va a su aire y nos visita cuando quiere, y luego una buena "ventilación", y hasta "hiperventilación". Si, entre una y otra, también ha habido "espasmos", "contracciones", "suspiros", "jadeos", "efluvios", "sonidos", incluso "semidesmayos", pues, mucho mejor. Espero y deseo que ni ahora ni nunca te quedes "lívida". Eso no es imprescindible.

Te envío un buen beso,

Antonio

PS.: Yo esta noche he dormido como un lirón.

Manoel Xosé dijo...

Estimado Antonio, antes de dar comienzo a esta breve oratoria, agradecer tus palabras en Brétema.

Yo nada sé del latín o del griego y si me descuido, ni tan siquiera de acentuación de las palabras. Tal vez por eso muchas veces me pierda dulcemente entre tus clases magistrales y no me atreva a comentar aquello que yo no sé.
Hoy, cansado de vagar entre dos aguas (el gallego y castellano), me pregunto el "por qué" de una actitud de enfrentamiento entre dos lenguas, afluentes de un mismo río. Sólo sé que soy aquello que yo nunca quise ser: una sombra en el camino de un inhóspito Saber.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Amigo Manoel Xosé,

Muchas gracias por visitarme y por tu comentario. Yo he hecho una simple explicación aséptica de las dificultades que hay a la hora de pasar de una lengua a otra, porque cada lengua tiene sus propias leyes internas y a veces no es fácil que uno se pase de una a otra, como si de cosas iguales se tratase. Las lenguas son todas diferentes, aunque se parezcan, y cada lengua refleja la idiosincrasia y las características del pueblo que la habla.

Yo no sé si lo que nos pasa en Cataluña, que es lo mismo que lo que os pasa en Galicia es un problema, o no lo es. Me refiero a eso del bilingüismo. Dijo un gran lingüista suizo, Ferdinand de Saussure, en las clases que dio en la Universidad de Ginebra, a comienzos del siglo pasado, que las lenguas son seres vivos, que nacen, viven, se desarrollan, cambian, se contagian de influencias externas, y, finalmente, se mueren. Es lo que le pasa a todo ser vivo. Y la lengua es un ser vivo. Sabemos esto por el proceso que han tenido todas las lenguas que fueron, y que ya no son. Ejemplo máximo es el Latín.

Lo que yo creo es que el uso de las lenguas no se puede imponer por Decreto, como no se puede imponer a ningún ser vivo que evolucione de esta u otra manera. Hay que dejar que la gente hable lo que le venga en gana. La lengua es un medio de comunicación, no un fin en sí mismo. Que cada uno exprese lo que quiera y lo haga en la lengua que él y sus oyentes mejor entiendan. Es lo que yo vengo practicando desde hace ya mucho tiempo: cuando me dirijo a alguien que sólo entiende el Catalán, pues le hablo en Catalán, pero, cuando me dirijo a alguien que entiende perfectamente el Castellano, pues le hablo en Castellano, porque esa es mi lengua materna, porque es la primera y principal que aprendí de mi madre, la que por eso se llama mi lengua materna.

Y, a propósito, como a mí me interesan mucho las lenguas, todas, uno de los motivos por los que entré en vuestro magnífico Blog es para tener la oportunidad de aprender algo de Gallego. A mí me encanta el carácter y la forma de ser de los gallegos. Cuando yo tenía menos de veinte años, disfruté mucho, pero que mucho, leyendo a vuestro magnífico escritor Wenceslao Fernández Flórez. Devoré prácticamente todos sus libros, y, con especial devoción, “El bosque animado”.

Recibe un cordial saludo y un abrazo,

Antonio

Karmen dijo...

Antonio, ¡boa tarde!

te devuelvo tus visitas a mi Luna. He paseado un rato por aquí pero no sé muy bien qué decir. Bueno, sí lo sé: que reconozco que me queda grande tu espacio. Yo de clásicos poco y de lenguas muertas menos; si ya de las vivas sólo para que se me entienda y poco más :)

Y ya que quieres aprender algo de gallego, y yo soy de esa tierra:

Un bico con moito agarimo.

PD: No lo traduzco porque seguro que, o ya lo sabes, o te gustará averiguarlo...

ANTONIO MARTÍN ORTIZ dijo...

Karmen,

Ya lo ves, lo pequeño que es el mundo. Tú repartiendo sonrisas desde Galicia y yo hablando de cosas serias y de prodigios y de asesinatos. Bueno, cada uno en su terreno. Me gustó que me visitaras en mi Blog. Sobre la lengua, no te preocupes, me puedes, incluso, escribir todo en Gallego, que lo entiendo.

Seguiré disfrutando de tus sonrisas y de tu buen hacer, leyendo tu Blog.

Un beso y un abrazo muy fuerte,

Antonio