ANTONIO MARTÍN ORTIZ: Epitafio de Claudia: una esposa y madre ejemplar
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

martes, 8 de febrero de 2011

Epitafio de Claudia:
una esposa y madre ejemplar


Sepulcro Romano, en Um Quais, Jordania

Cuando uno lee las Inscripciones Funerarias Romanas, de lo primero que se sorprende es de que, en su gran mayoría, están referidas a hombres. Nada tiene de extraño que una Sociedad que tenía considerada a la mujer en un segundo plano, incluso en la muerte, casi se despreocupase de ella. Es, por ello, mucho más sorprendente e interesante que una de las más atractivas Inscripciones Funerarias que podemos leer –sólo los que nos educamos sin la LOGSE, porque los educados en la LOGSE sólo pueden traducirlas, cuando más, o leer la traducción hecha por otros- sea la de una mujer. Hay que suponer que fue una mujer que destacó sobremanera en su época, el siglo II aC. Debió, incluso, ser una mujer de la Nobleza, porque se llamaba Claudia, que era el nombre noble, porque el plebeyo correspondiente era Clodia. Está escrita en verso, en Latín Arcaico, entre el 133 y 122 aC., en senarios yámbicos, que es una secuencia de doce sílabas, en la que las impares 1ª, 5ª, 9ª son sílabas breves siempre, pudiendo las impares, 3ª, 7ª, 11ª, ser largas o breves, y el resto, todas las pares, la 2ª, 4ª, 6ª, 8ª, 10ª, 12ª, largas : cuestiones de la Métrica Latina. El verso Latino era musical.

Epitafio de Claudia, una esposa ejemplar:
(CIL, 1.2 1211) (= ILS 8403)

HOSPES QUOD DEICO PAVLLVM EST; ASTA AC PELLEGE.
HEIC EST SEPVLCRVM HAV PVLCRVM PVLCRAI FEMINAE.
NOMEN PARENTES NOMINARVNT CLAVDIAM.
SVOM MAREITVM CORDE DEILEXIT SOVO:
GNATOS DUOS CREAVIT: HORVNC ALTERVM
IN TERRA LINQVIT, ALIVM SVB TERRA LOCAT.
SERMONE LEPIDO, TVM AVTEM INCESSV COMMODO,
DOMVM SERVAVIT, LANAM FECIT. DIXI. ABEI


Matrona Romana de Al Fayum, en Egipto

Caminante, lo que digo es breve. Detente y lee:
Aquí está el sepulcro no hermoso de una mujer hermosa.
Sus padres le pusieron el nombre de Claudia.
Amó a su marido con todo su corazón;
Parió a dos hijos: de éstos a uno
lo deja en la tierra, a otro lo sitúa bajo la tierra.
(Fue) de amable conversación, y también de un andar comedido.
Cuidó de su casa, tejió la lana. He dicho. Márchate.

Texto en minúscula, con equivalencias en Latín Clásico entre paréntesis:


Hospes, quod deico (dico), paullum est, asta (sta) ac pellege (perlege).
Heic (Hic) est sepulcrum hau (haud) pulcrum (pulchrum) pulcrai (pulchrae) feminae.
Nomen parentes nominarunt Claudiam.
Suom (suum) mareitum (maritum) corde deilexit souo (suo).
Gnatos (Natos) duos creauit, horunc (horum) alterum
In terra linquit, alium sub terra locat.
Sermone lepido, tum autem incessu commodo.
Domum seruauit, lanam fecit. Dixi. Abei (Abi).

Traducción al Alemán y otra inscripción:

Hier ist das wenig schöne Grab einer schönen Frau.
Die Eltern nannten sie Claudia.
Sie liebte ihren Ehemann von ganzem Herzen.
Sie gebar zwei Söhne, von denen sie den einen auf
der Erde zurücklässt, den andern unter die Erde legt.
Sie war von heiterem Gespräch, besonders aber von angemessenem Gang
Sie bewahrte das Haus (und) spann die Wolle. Ich habe gesprochen. Geh weiter.


Esta inscripción se encontró en Roma, pero se perdió después, en el siglo XVI. Para que os hagáis una idea de lo que era una inscripción Latina, aquí os dejo otra, que sí se conserva:


L(ucius) Fistanus L(uci) f(ilius),
[L(ucius)] Tettaienus L(uci) f(ilius)
Barcha,
II uir(i),
[i]ter in campum ex c(onscriptorum) d(ecreto)
[p]equnia sociorum
campi faciundum
coerauere eidemq(ue)
probauere.
Extra
maceria(m)
in agrum
precar(io).

Traduzione:

Lucio Fistano, figlio di Lucio, Lucio Tettaieno Barca, duoviri, curarono la costruzione e collaudarono la strada che attraversa il campo, secondo il decreto dei consiglieri municipali, a spese dei membri dell'associazione del campo. Al di là del muro di cinta il diritto di passaggio è precario.

Traducción al Castellano:

Lucio Fistano, hijo de Lucio, Lucio Tettaieno Barça, duoviros, se hicieron cargo de la construcción y comprobaron el camino que atraviesa el campo, de acuerdo con el decreto de los consejeros municipales, a expensas de los miembros de la asociación del campo. Más allá del muro el derecho de paso es inseguro.

Muy atenta, como siempre, mi gran amiga Elena Pascual, Elena Clásica, a todo lo que se escribe aquí, nos regala ahora unos versos de Petrarca (siglo XIV), extraídos de I Trionfi, que pueden ser referidos, ¿cómo no?, a Laura. Aquí los dejo, con la traducción de la propia Elena. No hacen falta más palabras: la intervención de Elena se vale por sí misma. Muchas gracias, Querida Elena. Antonio.

"Felice sasso che 'l bel viso serra!
ché, poi ch' avrà ripreso il suo bel velo,
se fu beato chi la vide in terra,
or che fia dunque a rivederla in cielo?"

Me atrevo con esta traducción:

"¡Feliz la losa que cubre su bello rostro!
Que, después de haber quitado el velo hermoso,
si fue feliz quien la vio en la tierra,
ay, ¿qué no será el que la vea en el cielo?"

Y es que Petrarca, es capaz de hacer amar hasta al sepulcro.

Mirabile dictu [Maravilloso es contarlo], como muy bien escribe Elena en su comentario, recogiendo las palabras de Virgilio (Geórgicas, III, 275),

7 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Un epitafio sencillo y hermoso. Ahora se ha perdido esa costumbre de decir algo más que el nombre y las fechas de nacimiento y muerte. Besos, querido Faústulus.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Pues sí, amiga Isabel,

¿Te has dado en cuenta de que ahora, en los epitafios de los cementarios, casi no aparece ni siquiera el nombre del difunto, sino el nombre de o de los propietarios del nicho?

Ya no es el recuerdo ni la memoria del difunto, sino la señal de la propiedad del nicho.

Tengo que añadir que en el nicho donde están mi padre y mi madre [R.I.P.] sólo aparece el nombre de ellos y la fecha de la defunción, con el [R.I.P.] correspondiente, en Latín, como debe ser.

Un abrazo,

Antonio

elena clásica dijo...

Mi querido Antonio:

Hermoso, hermosísimo epitafio, coincido con nuestra Isabel romana, grande en su sencillez.

En él se resumen las cualidades y los sentimientos más profundos de la matrona romana, también de aquellos que la querían:
fue una mujer que supo amar con todo su corazón. Sufrió el terrible dolor de perder a uno de sus hijos, el otro padeció la pena de perderla a ella. Señora discreta, agradable en su trato, de fácil comunicación con los demás, trabajadora y sutil.
Seguramente noble, Claudia, qué bella debió ser... y cuán poco lo es el sepulcro.

Sepulcro terrible que no da tregua, que no perdona ni a las damás más hermosas. Negra oscuridad y terror devorador.
Han sido los versos yámbicos, los que siguen vivos, y aunque perdidos, han conseguido prender en la historia y recordar a la dama. (Por cierto, precioso apunte sobre la lectura del latín "pre LOGSE").


Recuerdo unos versos de Petrarca y me voy al s. XIV, desde los cuales percibo la única lectura benévola del sepulcro que tengo en mente, desde sus "Triunfos", "I Trionfi", dedicados, cómo no, a Laura:

"Felice sasso che 'l bel viso serra!
ché, poi ch' avrà ripreso il suo bel velo,
se fu beato chi la vide in terra,
or che fia dunque a rivederla in cielo?"

Me atrevo con esta traducción:

"¡Feliz la losa que cubre su bello rostro!
Que, después de haber quitado el velo hermoso,
si fue feliz quien la vio en la tierra,
ay, ¿qué no será el que la vea en el cielo?"

Y es que Petrarca, es capaz de hacer amar hasta al sepulcro.

Magnífica es esta entrada, "mirabile dictu", pues nos lleva al recuerdo de una mujer bella, discreta, que no ha sido del todo engullida por el tiempo.

Por otro lado, la otra inscripción, sumergida en cuestiones legales, qué ajena a la lírica que no es tan querida.

Amigo querido recibe un gran abrazo
de tu admiradora Ἑλένη.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Elena Pascual, Elena Clásica, Φίλη Ἑλένη, Querida Elena,

Tengo que agradecerte, como siempre, tu exquisita intervención en el epitafio de Claudia. Tú tienes la capacidad y la inteligencia de relacionar todo lo que tiene conexión y relación entre sí. Son preciosos los versos de Petrarca que nos regalas, y yo, que no soy entendido en esos temas, pero sí estoy seguro de los sólidos conocimientos del Mundo Romano por parte de Petrarca, me atrevería a decir que Petrarca, efectivamente, había leído el epitafio de Claudia, o quizá otros más del mismo estilo que no han llegado hasta nosotros.

Como ya viene siendo costumbre en este espacio, que es humilde, pero tratado con cariño, como podría serlo el hogar de Filemón y Baucis, que tú conoces perfectamente, porque no te es lejano ninguno de los Clásicos, y, por supuesto, tampoco el Ovidio de Las Metamorfosis, pues eso, decía yo, que, como ya viene siendo costumbre en este espacio, esos preciosos versos de Petrarca han sido colocados en lugar de honor, en la página principal.

Te lo he dicho ya alguna otra vez: este espacio es casi más tuyo que mío, mi Querida Elena.

Te envío un abrazo gigantesco y un beso prolongado.

Antonio

don vito andolina dijo...

Hola,bello blog,preciosas entradas,si te gusta la palabra en el tiempo, la poesía,te invito al mio,será un placer,es,
http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
gracias, buena tarde, besos múltiples...

Recomenzar dijo...

Antonio.Maravilloso blog tienes Los colores y lo complejo del escrito me llenan de maravillosas palabras mi mente mientras te leo

Anónimo dijo...

Llevaba muchísimo tiempo buscando este epitafio, estoy realizando una investigación sobre cuestiones funerarias y siempre recordaba estas palabras que leí una vez, hace ya mucho tiempo y no he conseguido olvidarlo. ¡que grata sorpresar dar con él aqui!enhorabuena por el blog