ANTONIO MARTÍN ORTIZ: MAX SCHELER: Un embriagado de esencias. Simpatía y Empatía; Amor y Sexo; Ética y Valores
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

miércoles, 4 de mayo de 2011

MAX SCHELER: Un embriagado de esencias. Simpatía y Empatía; Amor y Sexo; Ética y Valores


El camino del Espíritu es el Rodeo,
había dicho
Georg Wilhelm Friedrich Hegel
(Stuttgart, 27 de agosto de 1770 – Berlín, 14 de noviembre de 1831).
Citado por:
Manuel Fernández Galiano, José S. Lasso de la Vega, Francisco Rodríguez Adrados,
El descubimiento del Amor en Grecia, Madrid, Coloquio, 1985, Pág.97.
Y ahora, a ver lo que yo quiero transmitir con los textos que siguen.
Max Scheler (München, 22-8-1874 / Frankfurt Main, 19-5-1928) fue un uno de los máximos exponentes de la Filosofía Alemana, y Occidental. Hay que destacar sus profundos y afinados estudios sobre los Sentimientos, la Teoría de los Valores, y la Antropología.

Hijo de padre luterano y de madre judía, se convirtió inicialmente al Catolicismo, del que más adelante se distanció.
Quiero destacar de él Esencia y Formas de la Simpatía (1913), un libro que yo leí en mis años más que juveniles, y que me descubrió el mundo de la Afectividad en su sentido más profundo,  y El formalismo en la ética y la ética material de los valores (1913-1916) [Der Formalismus in der Ethik und die materiale Wertethik: Neuer Versuch der Grundlegung eines ethischen Personalismus (German Edition)] [Paperback], un libro que todavía es fuente de enriquecimiento intelectual para quien esto escribe, y en el que encuentro nuevas ideas cada vez que releo.
De él dijo nuestro Ortega y Gasset que era La mente más fértil de la hora actual, y un embriagado de esencias. Es, en definitiva, un pensador al que nunca me cansaré de admirar y releer.


Os presento algunos textos suyos, bien significativos.

La Libertad del hombre frente a la Fatalidad del Instinto
del resto de animales 

«El hombre es, según esto, el ser vivo que puede adoptar una conducta ascética frente a la vida —vida que le estremece con violencia—. El hombre puede reprimir y someter los propios impulsos; puede rehusarles el pábulo de las imágenes perceptivas y de las representaciones. Comparado con el animal, que dice siempre "si" a la realidad, incluso cuando la teme y rehúye, el hombre es el ser que sabe decir que no, el asceta de la vida, el eterno protestante contra toda mera realidad».
SCHELER, M. El puesto del hombre en el cosmos, Buenos Aires, Losada, 1938, p. 72.
Amor y Sexo pueden ir separados o juntos.
El Amor sexual también puede ser Amor en términos absolutos

«Aun cuando pueda no tener lugar una individualización absoluta del amor sexual, tal que se dirija a un Ser solo y sólo en él se satisfaga, sin la adición de una aprehensión del yo individual ajeno en un acto de amor espiritual independiente de la esfera sexual, aun sin la adición de esta aprehensión, es el amor sexual ya "amor" y no un mero impulso genérico, y es también capaz de llevar a cabo por sí una elección entre los fenómenos contrarios que se remonta muy por encima de un impulso sexual genérico y ciego».
SCHELER, M. Esencia y formas de la simpatía [Wesen und Formen der Sympathie], Losada [Traducción de José Gaos], Buenos Aires, 1943 p. 266.
«Por el contrario, el amor sexual, aun en sus más nobles y más puras manifestaciones, pertenece radical e indeclinablemente a la esfera vital del hombre, a la interna y externa, aun cuando pueda unirse a veces con él la amistad e incluso el amor metafísico a la persona individual. Pero, como función psíquica vital, jamás podrá llegar a ser el amor sexual un valor propio supravital al que estuviera dado y fuese lícito tomar a su servicio la totalidad de la vida. Lo único que puede llegar a ser, incluso en su más alta forma concebible, es la más fina flor y la verdadera cima, la culminación, la corona de la vida del hombre en cuanto ente vital».
SCHELER, M. Esencia y formas de la simpatía [Wesen und Formen der Sympathie], Losada [Traducción de José Gaos], Buenos Aires, 1943 p. 151.

12 comentarios:

maestro 1989 dijo...

Amigo Antonio,hay un error en el año de nacimiento de Max Scheler.
Un saludo de un almeriense que estudió en Granada.
Juan Ortiz Fernández.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Don Juan Ortiz Fernández,

Muchas gracias por su observación. Efectivamente, la fecha de nacimiento de Max Scheler estaba mal. ¡Casi nada! Yo lo había hecho nacer 800 años antes de la fecha real. Ya he hecho la corrección pertinente, como podrá observar.

Es un placer observar cómo hay personas que están atentas al mínimo detalle de lo que aquí se publica.

Y otra cosa: Vd. es ortiz por parte paterna; yo lo soy por parte materna. A lo mejor resulta que somos consanguíneos.

Le envío un afectuoso abrazo, amigo mío.

Antonio Martín Ortiz

Isabel Romana dijo...

Una selección de textos muy interesante, querido amigo. Siempre nos enseñas, siempre podemos aprender contigo. Un abrazo muy fuerte.

El humanista empecinado dijo...

Antonio,

Sigo tu blog y aprendo muchas cosas, pero ahora nos has desbordado. Soy incapaz de digerir a Hegel, Max Scheler, Ortega y Gasset y esos otros que citas.

Durante la Edad Media, cuando los escribas encontraban citas griegas en los textos que copiaban, solían escribir Graecum est, non legitur (Es griego, no se lee) en el margen de la página, porque ignoraban el Griego y sus letras.

Esta frase tuvo éxito y la encontramos de nuevo, por ejemplo en este fragmento de El ingenioso hidalgo Don Miguel de Cervantes Saavedra de Francisco Navarro y Ledesma, cap III, cuando compara el nivel de estudios de Salamanca y de Alcalá de Henares en el año 1550:

Los nobles, los largos de bolsa, los que no se podían mover sin la autoridad de una caterva de ayos, pajes y escuderos, preferían ir a Salamanca, donde ya desde siglos antes se hallaba todo apercibido para la huelga, y las Musas, blandas y apacibles, ofrecían sus brazos, más como seguidoras de Venus que de Apolo. Ved los libros de matrículas en Salamanca y tendréis una guía de los linajes famosos españoles. Allí fue donde se llegó a decir el refrán escolar Graecum est, non legitur, con que los cuellierguidos estudiantes daban a entender que, desde la alfa a la omega, les estorbaba lo negro. A singular honra tenía Alcalá el no conocerse en sus aulas tal frasecilla denigrante.

Te pido que sigas escribiendo, pero no aspires a que todo el mundo te entienda, porque con este texto tuyo pasa un poco como lo que acabo de explicar.

Cordialmente

PACO HIDALGO dijo...

Don Antonio, estoy muy de acuerdo con muchas de las cosas que dice Scheler; por ejemplo: "Amor y sexo pueden ir separados o juntos. El amor sexual también puede ser absoluto". Totalmente de acuerdo, no le añado una coma más. También dijo algo así como que la vida del hombre era una lucha entre la razón y las vísceras o los instintos naturales. De acuerdo nuevamente, a veces se impone la lógica, la razón y otras veces son los instintos que no pueden ser refrenados.
Y sobre la cita de Hegel, que es genial, un profesor de filosofía nos decía que en Alemania había un refrán que dice que para qué hacer las cosas fáciles cuando las puede hacer difíciles. Cosas de los alemanes. Excelente post. Que tenga un gran fin de semana.

elena clásica dijo...

Mi queridísimo Antonio:

He aquí tu ensayo, un punto de vista subjetivo, teñido de emociones y recuerdos sobre la lectura de Scheler. Como dirían los flamencos: "¡Vámonos!"
Sí, sí, vámonos para allá a comentar la rica filosofía de este autor. Fijémonos especialmente en los bellos fragmentos que nos ofreces, pues tratan sobre el sentimiento humano y la mística relación amorosa de la unión, compenetración de carne y espíritu.

Si yo interpreto bien el pensamiento de este filósofo, este viene a decirnos que la unión sexual es la única forma natural de identificación afectiva plena entre seres humanos. Esta comunión amorosa es la vía que nos lleva hacia el conocimiento metafísico.
Solo cuando alcanza su desarrollo pleno, se comprenderán y realizarán, de facto, las demás formas de "simpatía" que culminan con el amor a la persona y a Dios.

La modernidad de Scheler en su filosofía me resulta extraordinaria, pues viene a exponer cómo la unión sexual propicia el conocimiento del amor humano y divino, sea este amor divino el más ortodoxo según la tradición occidental, o bien un sentimiento cósmico, animista.

El amor llevado al culmen, a su expresión profunda y verdadera a través del sexo, y tal unión, fuente de conocimiento de uno mismo, del ser humano y del sentido de la vida.

El primer texto explica, empero, la racionalización de cualquier instino e inclinación, desde ese punto de vista el amor nos remite a la dulzura ascética hacia la comprensión del universo, y no parece rechazar en ningún caso nuestro autor la unión íntima amorosa como propiciadora de la inclinación ascética.

Scheler, parece aunar el amor místico, la plena unión de la que hablara San Juan de la Cruz y la aprehensión del conocimiento a través de un amado y una amada carnales, físicos, tangibles. Vuelvo a la idea de la modernidad del filósofo.

Cómo no vamos a amar a Scheler, tal como él supo transmitir sus conocimientos sobre el amor.

En este caso, querido Antonio, hemos disfrutado de la disciplina filosófica. Y es que, amigo mío, tocas todos los palos, volviendo a la metáfora flamenca. ¡Olé por ti y tu gracia!

Recibe mi abrazo gigante desde la filosofía de Scheler. Ya sabes de quién, de tu admiradora Ἑλένη.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga del alma, Elena Clásica, Elena Pascual, Φιλη Ἑλένη, Querida Elena,

Sabía yo perfectamente, cuando expuse lo que expuse, que tu capacidad Intelectual roza lo Infinito, lo Absoluto, concepto del que hablaron largamente los Filósofos del Idealismo Alemán. Está bien claro que a ti no se te resiste ningún tema, y, cuando más uno toca temas de difícil comprensión, tú vuelas por encima de ellos y haces la valoración pertinente, simpatizando y empatizando –para usar la terminología de Max Scheler- con el tema que tratas.

Te habrás dado cuenta de que poco hay de cosecha mía en lo escrito, salvo una breve biografía que puede estar al alcance de cualquiera, y el hecho de poner título a esos fragmentos de Max Scheler, que, eso sí, a mí me parecieron muy significativos, como representantes del Pensamiento del Gran Pensador Alemán.

Cuando he comprobado tus sólidos conocimientos sobre Max Scheler, me he identificado un poco, he simpatizado más de lo habitual contigo, porque es éste uno de mis autores preferidos, el más preferido de todos quizá, y, a lo largo de mi vida, he leído de él todo lo que ha caído en mis manos, y ahora me rejuvenezco releyendo lo que ya leí, y, como es lógico, mi Espíritu se enriquece con nuevas perspectivas.

Se equivoca un comentarista precedente cuando dice que el nivel de los textos hace que sean incomprensibles para algunos. Quizá sea ello cierto, pero no lo es en tu caso. Veo gustosamente que tú puedes participar en cualquier debate y dejar bien alto el listón de tus comentarios. Ello tiene también un punto de… ¿Quién se va a atrever ahora a hacer algún comentario que sea digno, después de lo que has escrito tú?

Nada puedo yo apostillar o añadir a lo dicho por Max Scheler, ni a lo dicho y escrito por ti, Querida Elena: sólo me queda transmitirte lo que es evidente y conoces perfectamente, que estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, y, hasta donde llegan mis conocimientos sobre Max Scheler, puedo afirmar que es un Pensador al que entiendes perfectamente y conoces como nadie.

Para que las cosas queden en su sitio, también quiero dejar constancia de que yo no soy ningún experto en Max Scheler; lo que sí soy es un admirador incondicional de su pensamiento, y que sus forma de pensar encaja perfectamente con las inquietudes que circulan en mis pensamientos y en mis formas éticas.

Y no me ha ido mal en la vida poniendo en práctica las formas de Max Scheler: tengo que asegurar que paso muy buenos ratos leyendo lo que él escribió.

Te envío, Querida Elena, mi admiración, mi Simpatía, mi Agradecimiento, y todo ello porque empatizo contigo en muchos, pero que muchos, sentidos, como diría Max Scheler.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo y admirado Don Paco Hidalgo,

Tiene Vd. que saber que es un orgullo para mí recibir un comentario como el suyo, el de un hombre que es capaz de empatizar con cualquier producto de la Inteligencia humana, trátese de una pintura, de una escultura, de una Catedral Gótica o Románica, o de un texto filosófico de los más difíciles, de la misma forma que es Vd. un Profesor de esos que hay que escribir con mayúscula, que empaliza y simpatiza con sus alumnos de forma sublime, pues me consta que es así, por todo lo que tengo leído de Vd.

Nuestro Max Scheler diría que ese afecto y dedicación a su Profesión y a los y las que son sus discípulos también es Empatía y Amor: sería ello, haciendo referencia a su Ética, un Valor del que está Vd. impregnado, y, como resulta –parafraseando a Max Scheler- que el Amor no va dirigido a los Valores directamente, sino a los portadores de Valores, tiene que ser bien cierto que sus alumnos le tienen a Vd. un Amor Absoluto, una Dedicación, una Empatía y Simpatía de las que no todo el mundo puede alardear.

Como bien dice Vd., la frase de Hegel es genial, y yo la he puesto en práctica: lo que he pretendido con estos textos que publico de Max Scheler es pagar una especie de deuda que tenía conmigo mismo: hacer que haya alguien más que comparta mis inquietudes, mi Simpatía y mi Empatía por alguien que tiene un pensamiento que me parece sublime.

Le envío mis respetos enteros y un gran abrazo, incluida mi Simpatía y Empatía hacia Vd.

Antonio

Aristos Veyrud dijo...

"¡Vámonos!"
"El amor el más hermoso de los dioses"...
Casi desde el nacimiento, sino desde el nacimiento mismo de esta BITAGORA soy un asiduo.
En el transcurso he encontrado maravillosos aportes y recursos de existencia antes que filosóficos. Uno de ellos fue la aseveración última del amigo Antonio que haciendo coro con otro comentarista afirmó: "Soy un guerrero"
Afirmación que cimenta la fuerza suficiente para asumir la declaración de Scheler de que el ser humano es el ser vivo que puede responsabilizarse por un no.
Cuando cierto ciudadano griego vio por primera vez a Sócrates lo primero que le dijo fue "que feo eres Sócrates" a lo que este respondió, "pero soy el único que puede controlar sus pasiones" es decir soy el único que puede decir no, en toda Grecia soy el único ser humano, en ese entonces el único hombre.
Tener la capacidad de decir no y responsabilizarse de la ascética significa fundamentar una nueva dimensión del SER.
Fundamentación que puede condenar o redimir lo humano:
Condenar porque supeditarse a la mera vía del NO nos hará estar condenados fuera del Paraíso Terrenal a perpetuidad.
Redimir porque aceptando los síES y los noES nos ubica en un ritmo y en una panorámica más allá de ese "animal" preso de un sí o un no.

Aristos Veyrud dijo...

"El amor el más hermoso de los dioses"
Toda reflexión filosófica que no apunte al amor y al arrebato del corazón es una pérdida de tiempo y de vida.
Toda reflexión filosófica que no se fundamente en las fiebres del amor no merece consideración.
Lo apolíneo es un camino a veces empedrado y pulido para llegar y salir a lo dionisiaco, pero a veces también es agreste.
Quedarse en el camino o quedarse en el punto de llegada es la muerte, el tedio.
Solo un guerrero sabe manejar los ritmos a modo del músico para SER y NO SER desde la vitalidad y fuerza de la vida.
Saludos maestro y un saludo especial a nuestra Hypatia a nuestra filósofa y poeta Elena Clásica.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Aristos Veyrud,

Como siempre, das en el clavo y apuntas a lo esencial. Cuando afirmas que la declaración de Scheler de que el ser humano es el ser vivo que puede responsabilizarse por un no, estás entrando en el núcleo del problema y en la comprensión esencial de la Libertad en términos Schelerianos, al tiempo que demuestras una comprensión profunda del pensamiento del gran Filósofo, según lo entiendo yo.

La distinción que haces entre el camino dionisíaco y el apolíneo me parece fundamental para comprender la forma de vivencias del Ser Humano, entre lo trágico y desordenado, que a veces resulta demasiado fácil, y el camino de la Razón, que, contra todas las apariencias, suele ser el más difícil, y por ello, el más humano.

Muchas gracias por tu dedicación a este espacio, y el hecho de que digas que lo sigues casi desde el principio mismo es un orgullo para mí, que alguna aportación hago, dentro de mis conocimientos, siendo, como lo soy, bien consciente de que lo principal son las aportaciones de algunos lectores y lectoras, que se toman en serio lo que aquí se dice, y lo bordan con sus comentarios, como es el caso, pongamos por ejemplo, de nuestra admirada y siempre genial Elena Clásica, y las tuyas propias, por supuesto.

Te envío mi agradecimiento sincero, y un gran abrazo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Aristos Veyrud,

Como siempre, das en el clavo y apuntas a lo esencial. Cuando afirmas que la declaración de Scheler de que el ser humano es el ser vivo que puede responsabilizarse por un no, estás entrando en el núcleo del problema y en la comprensión esencial de la Libertad en términos Schelerianos, al tiempo que demuestras una comprensión profunda del pensamiento del gran Filósofo, según lo entiendo yo.

La distinción que haces entre el camino dionisíaco y el apolíneo me parece fundamental para comprender la forma de vivencias del Ser Humano, entre lo trágico y desordenado, que a veces resulta demasiado fácil, y el camino de la Razón, que, contra todas las apariencias, suele ser el más difícil, y por ello, el más humano.

Muchas gracias por tu dedicación a este espacio, y el hecho de que digas que lo sigues casi desde el principio mismo es un orgullo para mí, que alguna aportación hago, dentro de mis conocimientos, siendo, como lo soy, bien consciente de que lo principal son las aportaciones de algunos lectores y lectoras, que se toman en serio lo que aquí se dice, y lo bordan con sus comentarios, como es el caso, pongamos por ejemplo, de nuestra admirada y siempre genial Elena Clásica, y las tuyas propias, por supuesto.

Te envío mi agradecimiento sincero, y un gran abrazo,

Antonio