ANTONIO MARTÍN ORTIZ: HABLEMOS DEL AMOR.¿QUÉ PASA CUANDO EL AMOR NO ES CORRESPONDIDO?
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

miércoles, 5 de octubre de 2011

HABLEMOS DEL AMOR.
¿QUÉ PASA CUANDO EL AMOR NO ES CORRESPONDIDO?



Mi gran amigo, Don Carlos Hernández, que, con el pseudónimo de Chacien, tiene un blog intimista con el título de POESÍACIÉN, ha publicado un texto profundo y bien meditado sobre el AMOR, con el título de Cuando el amor acaba, texto que, por su interés, os invito a leer. Para mayor abundamiento, aquí os dejo mi propio comentario.
Amigo Don Carlos Hernández, Chacien,


Hace Vd. una exégesis del Amor, digna de los grandes filósofos. Puedo remitirme a Platón, que Vd. conoce perfectamente. Puedo citar a San Juan de la Cruz, que es su favorito, y me parece a mí que ésa es fundamentalmente la línea de su pensamiento, línea que no es la mía. No me puedo remitir a Ovidio en su Ars amandi, porque Ovidio, más que de amor, de lo que habla es de erotismo y sexo. Tampoco puedo remitirme a Ortega y Gasset, para quien el Amor es una especie de locura transitoria y pasajera. Pueden consultarse sus


Puedo remitirme a Eduard Spranger, que en


hace un estudio más que profundo de la diferenciación entre amor y sexo y eleva el sentimiento del Amor a la categoría del Espíritu. Es un libro de los buenos.

Puedo remitirme a


quien, desde el punto de vista del Psicólogo, hace un buen estudio de las diferentes clases de amor que pueden darse. Es un libro breve, pero juicioso.

No puedo estar de acuerdo con lo que Vd. dice, de que, cuando se ha acabado la correspondencia del amor, éste debe continuar en nosotros. Es ésta una forma de ser y de pensar muy cristiana, el dar sin esperar recibir nada a cambio. Me parece a mí que esta forma de pensar va, en su esencia, contra el Instinto más legítimo, que es el de la supervivencia del individuo.

Claro, no es lo mismo que a uno se le muera un ser querido, lo que es un proceso natural y previsible, que el hecho de que un amor no correspondido pueda y tenga que desaparecer. Me parece a mí que, ante un amor no correspondido, ante un amor muerto, no puede ni debe, quedar ni siquiera el recuerdo. La supervivencia no obliga a que lo que ya no existe, lo consideramos como existente. Puede darse el caso de que ese amor nunca haya sido correspondido, y hemos sido nosotros, en nuestra ceguera y locura, los que hemos creído que alguna vez lo fue. Como la mejor forma de curación es el reconocimiento de la Realidad, en estos casos, creo yo, lo mejor es situarse en la Realidad, y reconocer que nunca existió lo que no existió.

Aquí está el párrafo suyo, del que discrepo profundamente, pero que respeto en su totalidad.

Es por ello que no debemos renunciar del todo a un amor ni cuando éste «acabe», porque siempre habrá un lugar para el recuerdo («siempre nos quedará París», que diría Bogart) y porque, aun en el supuesto de que la persona en cuestión no sea digna de ese amor, aunque nos traicionen, aunque no nos amen, la pervivencia de nuestro amor será un signo de su calidad, la prueba de que era auténtico y desinteresado, porque, al igual que el beneficio que se otorga a cambio de otra cosa no es dádiva sino comercio, el amor que no se mantiene si no es correspondido —o en la lejanía— dista mucho del verdadero amor. Si somos víctimas de deslealtad o no nos quieren, siempre podemos hacernos a la idea de que esa persona ingrata o desleal —o sólo indiferente— ha muerto: para preservar nuestro amor no tenemos por qué humillarnos o comportarnos de un modo indigno ante quien nos desprecia..

Le envío mi Felicitación más que sincera por la calidad de este texto, aunque no lo comparta en su totalidad, y, al tiempo que le expreso también mi admiración, le envío un gran abrazo,

Antonio

Y aquí está la muy sensata y muy meditada, al tiempo que fundamentada, réplica de Don Carlos. Por mi parte, tengo que añadir que, en el fondo, yo estoy prácticamente de acuerdo con todo lo que escribe Don Carlos: lo que pasa es que ambos analizamos los conceptos y las ideas desde ópticas algo diferentes, aunque no contradictorias.


Me alegra comprobar que le ha interesado el tema, amigo Antonio; en primer lugar por la prontitud con que ha realizado su comentario, y, luego, por la calidad del mismo y su mucha sustancia; se nota que apenas ha tenido que improvisar, al ser algo que de antemano tenía muy meditado.

De las obras que menciona sólo he leído a Ovidio y a Ortega y Gasset. Respecto al primero, he de decir, aunque le parezca contradictorio, que admiro su Ars amandi y que lo considero como una especie de "Biblia" del arte de seducir; me parece una obra llena de verdad de la cual se pueden extraer multitud de enseñanzas sobre la práctica y la psicología del erotismo, sin descartar connotaciones filosóficas. Del segundo he de decir que comparto su tesis racionalista, que me parece auténtica y en modo alguno incompatible con lo expuesto en el post, porque, al igual que con el erotismo de Ovidio, se trataría de la observación de distintas facetas, es decir, de la visión de un mismo fenómeno desde diferentes ángulos o puntos de vista: se puede amar el alma o la parte espiritual una persona y también su cuerpo, de hecho, una cosa no excluye a la otra; y, en cuanto a lo de que el amor sea una locura más o menos transitoria, no veo que sea tanta la diferencia si cambiamos la palabra locura por ilusión: en ambos casos se trataría de una confusión de la realidad, pero, ¿qué es la realidad? y ¿quién es cuerdo y quién es loco?, ¿el que se sale de lo comúnmente establecido? Pues sí, un enamorado es loco o está absurdamente ilusionado porque cree y ve cosas que nadie cree ni ve más que él.


Tomo nota de los otros dos autores para, en un futuro indeterminado, intentar valorar sus respectivas visiones sobre el amor.


No le entiendo, amigo Antonio, cuando dice que "no es lo mismo que a uno se le muera un ser querido", ¿es que, cuando amas a alguien con toda tu alma y con todo tu cuerpo, ese alguien no es un ser querido? ¿Dónde está, en su opinión, el límite que define quién es un ser querido? Por otro lado, le felicito por esa capacidad que usted tiene, que a mí me parece asombrosa, para decidir a quién quiere y a quién no, para decir: pues bien, yo quiero a mengana y, como ella no me quiere, como es una sinvergüenza redomada o no es capaz de apreciar mis bellas cualidades, pues a partir de hoy dejo de quererla; como cuando en el colegio un compañero no hacía lo que le pedíamos y poníamos cara de muy mala uva y le espetábamos: "ya no te ajunto".


¿Realmente cree usted que es tan fácil? En esta vida o se ama o no se ama, y el amor (le recuerdo aquí a Salinas), por suerte o por desgracia, no es algo que dependa de nuestra voluntad, uno ama a pesar de; conoce, a su pesar, el significado del ni contigo ni sin ti, sabe que no debía de... y sin embargo....


Parece probado que Dante Alighieri sólo vio en contadas ocasiones a su amada Beatriz, creo recordar que, según se dice, habló con ella una vez sólo y, no obstante, la amó hasta lo indecible, hasta el punto de seguir amándola después de muerta; lo mismo le ocurrió a Petrarca con su Laura. Entonces, según usted, el amor de ambos poetas, como no correspondido, habría tenido que desaparecer; no pudo, ni debió quedar ni siquiera en el recuerdo. Qué lástima (para ellos) que no fuesen capaces de reconocer la realidad. Afortunadamente (para nosotros), de su locura nos quedan un par de bagatelas: un Cancionero y una Divina Comedia, que aún no han sido superadas, que como obras literarias no tienen parangón.


Me viene a la mente una cita de Cortázar, entresacada de su Rayuela: "Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en mitad del patio".


Tenga en cuenta que cuando digo que no debemos renunciar del todo a un amor ni cuando éste «acabe» el verbo va entrecomillado, y no de un modo casual: con ello he querido dar a entender que se trataría de un amor acabado, sí, en cuanto a sus posibilidades de realización, pero vivo aún en el interior de la persona. Lo que yo propongo sería, por tanto, en mi humilde opinión, la mejor solución, la más llevadera, la menos traumática, para sobrellevar esa situación en que la ruptura, por la razón que sea, parece algo definitivo, pero en donde seguimos amando, aunque sea a pesar nuestro. ¿Qué hacer entonces, si amamos mucho y sin fruto? ¿Caer en la mayor desesperación y acabar con nuestro sufrimiento al estilo del romántico Larra? ¿Entrar en una dinámica de resentimiento y amargura? ¿Dejar de creer en el amor y empezar una vida de disipación y degradación de nuestra persona? La cuestión es que un amor no correspondido no siempre equivale a un amor muerto, como usted dice, y, puestos en la tesitura de no poder dejar de amar, ¿no es mejor convencernos de que lo muerto para nosotros sea esa persona que acaso no merece nuestro amor? ¿Por qué habríamos de renegar de algo que, por la parte que nos toca, ha sido noble, bueno y bello?


Está claro que mantenemos posturas diferentes sobre un tema que es complejo, lo cual no impide que nos respetemos y tengamos en consideración nuestras opiniones respectivas. Me gusta que haya querido entrar en el debate y se lo agradezco sinceramente: sus objeciones me han parecido muy oportunas. Disculpe, por otra parte, si en algo me he excedido.


Un fuerte abrazo de amistad.
Carlos Hernández, Chacien

El debate y la confrontación de ideas sigue entre nosotros, por ahora, en espera de que se enriquezca con la aportación de algún otro lector. Si Vds. quieren seguirlo, pueden hacerlo en el Blog POESÍACIÉN. 

36 comentarios:

Ramon Torné Teixidó dijo...

Benvolgut Antonio,

sempre tan encertat i complet en tot. Moltes gràcies pels teus comentaris que has deixat al blog sobre el text d'Èsquil! Molt bé! Ets tu qui es fa mereixedor dels meus respectes i de la més alta consideració, i tant!

Ara mateix, amb aquest post sobre "el problema de l'amor" t'has ben lluït, de debò. A mi sempre m'ha agradat una definició de l'home que va fer J. L. Martín Descalzo en el seu llibre Razones para el amor. Ell deia: "el hombre es un mendigo de amor, vamos pidiendo siempre que alguien nos quiera, nos escuche, nos conceda su afecto. Sí, el hombre es un mendigo de amor, y nada más". Y em sembla que en la seva simplicitat tenia tota la raó. O no?

Old Nick dijo...

Mi Querido Amigo y Primo de Sangre, Don Antonio.
Leeros es Un Placer Como ya Sabe Vuesa Merced, Para este Humilde Poetastro e Historiador,que se Tiene por Vuestro Pariente y a la Vez, También os Mantiene en la Alta Estima que Voacé Meresce, Con Creces y Motivos Sobrados.
Por éllo, Me Place Volver Por Vuestra Casa,-(Ultimamente os He Leido, Sin Comentar-, Pero el "Vicio Me Puede y Aquí Etoy de Nuevo, Dispuesto a Daros La Murga, Al Mio Modo e Maniera...
Sobre el Amor-oris, (De la 3ª Declinación, o "Griega"),Se han Vertido Hectómetros Cúbicos de Tinta y Aún Seguimos Dándole Vueltas al Tema ¡Y las Que Quedan Por Dar!
Vuestra Respuesta Como Siempre Completa y "Apabullante en su Despliegue de Fuentes y Bibliografía", Comme-Il Faût.
Yahora si me lo Permitís y Para Quitarle SERIEDAD EXCESIVA AL TEMA Aquí Os Verseo Un POco mi Opinión-

El Amor,Es Palabreja
De Raiz Endiablada
que Cuesta Millonada
y Trae el Gozo y la Queja...

Da lo Mismo la Niña que la Vieja,
Pues El Arquero Cegatón,
que Va con Venus-Afrodita
es Puñetera y Vil Criaturita

que Dispara en Toda Dirección
y A quién su Flecha Llega
Inspira, Suerte Ciega,
Que Comienza en Deseo Juguetón.

Luego Viene la Total Unión
de los Opuestos y Contrarios,
que Resultan Ser Complementarios,
Necesarios Para el "Revolcón".

Pero El Pérfido Cronos
No Olvida los Instantes
y Por Eso Abate en los Amantes
la Pasión de sus Cálidos Tronos.

Amor, Crece y se Aquieta
y De Amantes Fogosos
los Troca en Amistosos
que Buscan Común Meta.

Más, Cumplidas las Leyes
de la Procreación
Se Entra en la Desazón,
Que Aterra Hasta a los Reyes.

¿Que Queda sino Aceptación
de Dos que un Día Fueron UNO?
Ya no Hay Carnal Unión,
Tan Sólo Queda AYUNO...

Y entonces,Llega el Fín.
Si se Ha Sido Sincero,
Seguirá Cada Cual por su Sendero
Que Lleva a la Laguna y su Confín,

Recuerdos, Sólo Eso Guardarás,
de lo que Fue y Hoy Ya no Es...
Gloria y Castigo, Mundo del Revés
Y el Sentir Que ,Solo, Estás.

Y Si, Así, Aprendes a Quererte,
Despojado de Esfuerzos y Temores,
Obtendrás el Mejor de los Amores
Y Tenderás tus Brazos a la Muerte.

Un Cordial Abrazo y Un Brindis por El Amor Absoluto y Las Diversas Formas de Sentir y Vivirlo, Amigo y Primo Don Antonio.
Perdonad Si me he Extendido Demasiado.
Hasta Pronto
y
¡¡RIAU RIAU!!

Aristos Veyrud dijo...

Pasa y pueden pasar muchas cosas, desde un violento crimen o un suicidio hasta el desdén y olvido más inesperado, una guerra, una carrera artística brillante como la de Van Gogh. Las consecuencias serían innumerables. Ya lo dice Gabriel García Marquez "La fuerza invisible de los amores contrariados son el motor que mueve al mundo y no la de los amores felices"
Tal vez el mas apto para el amor sea precisamente quien haya sido víctima de un desamor o de un amor no correspondido. Mantener la llama viva de un amor que nunca fue correspondido sería una de las aristas de las consecuencias en el universo y colectivo humano que no es tenido en cuenta en la solicitud ferviente de un amor.
Así que tanto Don Antonio como Don Chacien tienen los dos razón. Las dos visiones y concepciones son válidas, en este caso todo depende del paciente. Tengan en cuenta una cosa, no todo el que es rechazado o no correspondido se suicida o se muere de amor.
Saludos amigo Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amic Ramon,

Moltes gràcies per les teves paraules afalagadores, paraules que, de ben segur, no em mereixo, però benvingudes siguin venint d’home il•lustre com tu.

M’encanta la definició de l’amor de J. L. Martín Descalzo en el seu llibre Razones para el amor:: "el hombre es un mendigo de amor, vamos pidiendo siempre que alguien nos quiera, nos escuche, nos conceda su afecto. Sí, el hombre es un mendigo de amor, y nada más".

T’envio tot el meu afecte.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo de Sangre y Primo al mismo tiempo, Don Old Nick,

Exuberante, contundente, afinado, elegante, gracioso, satírico, complejo, filosófico, real, auténtico, etc., etc., es el comentario que me ha regalado, con ese poema, fruto de su inspiración poética, que es grande, que incluye a modo de corolario.

Siempre es un placer leer lo que Vd. escribe, porque sus escritos reúnen lo mejor del Pensamiento que nos es común a los humanos, sin excluir el sentido de la Ironía y la Sátira que son patrimonio de Vd.

Reciba mis respetos y un abrazo, consanguíneo y amistoso.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Tan Hegeliano como era de esperar. Así es Vd., amigo Aristos. Tras la Tesis, la Antítesis, y luego la Síntesis. Acierta Vd. en decir que nuestro común amigo Chacien, y yo mismo, estamos de acuerdo. Es verdad.

Como siempre, amigo Aristos, su lenguaje sobrevuela lo común, y se eleva por las esferas del Pensamiento Absoluto, al estilo del Idealismo Alemán.

Yo también estoy de acuerdo con Vd.: Cuando desciendo al mundo de la vida diaria, me convierto en un individuo de lo más corriente, con las alegrías y los problemas de la vida.

Como ha mencionado Vd. el Suicidio, le diré que, en mi opinión, No hay absolutamente nada en este mundo nuestro que pueda justificarlo. Si existe a veces, debe ser por trastornos bioquímicos del Cerebro, pero nunca por una Enfermedad Mental, porque, como recuerdo haber leído en algún lugar de Karl Jaspers, al ser el Espíritu indivisible, no puede corromperse, ni degenerarse, concluyéndose que "El Espíritu no puede enfermar".

Le envío un gran abrazo,

Antonio
o

PACO HIDALGO dijo...

Don Antonio, estoy con usted y discrepo, por tanto, de Chacien en que cuando el amor acaba, acaba y acaba, vamos, se termina. No hay que darle más vueltas al tornillo que nos pasamos de rosca (en este caso, quedaríamos tocado de la cabeza). Ya lo dice Sabina en una canción: "Cuadno al punto final de los finales, no le siguen dos puntos suspensivos". No se lo pongamos nosotros.
Bueno, pasaré a conocer el blog del amigo Chacien. Que tenga muy buen fin de semana.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Don Paco,

Si quiere que le diga la verdad, al final, no sé de quién discrepa Vd., pero bueno, si las opiniones al respecto son tres, pues eso, que mejor todavía, porque el Amor es un Absoluto en el que es difícil que todos nos pongamos de acuerdo.

En cuanto al blog de Chacien, le recuerdo que tiene dos espacios:

1) Talla en madera, en el que hace unos análisis, muy bien fundamentados, de las tallas en madera, exquisitas todas, y muchas veces a partir de obras de arte bien conocidas, de su padre Don Serapio, que es un genio en ese arte. Lo invito as visitarlo, y le aseguro que no quedará defraudado;

2) POESÍACIÉN, en el que Chacien, Don Carlos Hernández, nos expone poesías escritas por él, y reflexiones intimistas de lo más interesante, profundas y muy sensatas todas ellas.

Que pase Vd. un buen fin de semana, y que la tormenta que se cierne sobre la Enseñanza Pública no maltreche las sólidas estructuras de su Clase de Arte.

Le envío un gran abrazo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Don Paco,

Es que no se puede hacer nada con prisas. Perdóneme Vd., porque lo había entendido mal. En un principio, y al querer ser más rápido que yo mismo, había leído no estoy con Vd., en lugar de estoy con Vd., y he hecho el comentario en un sentido improcedente.

Cuando cierre el ordenador, me voy al Médico de Pago, para que me revise las neuronas, porque, como bien sabe Vd., aquí en Cataluña la Sanidad Pública ya ha recibido los embistes de la Administración, y empieza a no ser la que era, por culpa de los Políticos, insisto, porque, como todo el mundo sabe, los Médicos y Enfermeras son los mejores y más profesionales del mundo.

Le envío otro abrazo,

Antonio

Chacien dijo...

Antes que nada reiterarle mi agradecimiento, mi buen amigo, por la deferencia que me hace al traer aquí, a su espacio, el debate, animado y sustancioso, que hemos entablado en mi propio blog. Creo que ambos nos hemos divertido y hemos aprendido algo al enfrentar nuestras respectivas visiones sobre tan controvertido tema. El simple hecho de que lea hasta el final cada uno de mis post, dada la extensión de los mismos (poco usual y no sé si demasiado recomendable en este formato), revela una consideración que me deja bastante perplejo y me hace sentir enormemente agradecido. Su actitud me anima y hace que pueda unir a la intensa dicha, entre gozosa y terapéutica, que me produce escribir la agradable sensación de no estar del todo predicando en el desierto. El poder dar forma a las ideas que bullen en mi mente y que antes de tener estos blogs pululaban por ella sin orden ni concierto, pues nunca me había tomado la molestia de ponerlas por escrito, me reporta un beneficio que justificaría sobradamente el esfuerzo aunque nadie le prestara la menor atención. Usted, sin embargo, me ha dado pruebas, como digo, de una consideración (avalada por toda una vida dedicada a la lectura [o por lo menos en posición de lectura, como afirma en la cabecera]) hacia mis escritos, que no puedo menos que reafirmarme en mi agradecimiento y simpatía.

Respeto y considero el interés de cada una de las opiniones que se han vertido hasta el momento. Me ha gustado especialmente la aportación de Old Nick por el gracejo, la chispa y la ironía no exenta de sentido común de sus versos. Calificaría de magnífico el planteamiento del señor Aristos veyrud, añadiendo a su observación final, no sólo mi total acuerdo, sino mi más absoluta convicción de que, en términos estrictamente cuantitativos, son muchísimos más los amantes que después de ser rechazados o no ser correspondidos (por fortuna para la integridad de nuestra especie) no se suicidan o se mueren de amor.

Por último, aunque no soy catalanohablante, quisiera unirme a la celebración que con alguna frecuencia se hace en este espacio de dicha lengua con una cita de Ramón Lull, procedente de su Libro de amigo y amado, que, por otro lado, vendría muy oportunamente en apoyo de la tesis que vengo manteniendo:

—Digues, foll, si et desamava ton amat, què faries?
Respòs e dix que amaria per ço que no morís; com sia cosa que desamor sia mort e amor sia vida.

Saludos muy afectuosos.

elena clásica dijo...

Mi querido Antonio:

He leído y releído tan dulce entrada sucesivas veces y me atrapa por la pasión de su argumento y por la entrega de los que argumentan, recurriendo a autores tan queridos por mí como: Ovidio, Dante, Petrarca, San Juan de la Cruz, Larra, Erich Fromm, Ortega y Gasset, Pedro Salinas, Cortázar... Qué disparidad de voces, de épocas,de género literarios, de nacionalidades, pero qué unión de almas en una misma tinta, la que de rojo impregnó el papel, la misma que ahora tiñe de sueños este espacio virtual: el amor. El amor más intenso, el que ha sabido traspasar la tela de los siglos y sigue conmoviendo corazones, y sigue doliendo y resquebrajando almas: amor entero, el de verdad, el que no escatima piel ni vísceras ni los sentidos que se retuercen, sea de felicidadad, sea de sufrimiento ante la pasión. Amor a la divino o amor humano, dos receptores diferentes, pero un mismo emisor: el que se desprende, el que se derrama, más allá de sí mismo.
A partir de la premisa única sobre la que, ustedes dos, caballeros, departen, se extiende toda una fenomenología tan extensa como la personalidad de cada uno de los seres humanos, a veces tan extraños, o tan instintivos, o en cambio tan racionales.

La capacidad de amar, creo que habla de uno mismo, el hecho de que la persona objeto de ese amor sepa corresponder un acto tan inmenso de entrega o no, es otro cantar. Ante la posibilidad más pesimista, se abren mil posibilidades a los ojos o al alma del que ama: perseverar en ese amor hasta que el tiempo hable de olvido, o hacerlo más allá del paso de los años e incluso de los siglos. En este último caso se vislumbra el toque mágico de lo sobrenatural. No puedo por menos de acordarme de una novela extraordinaria de uno de mis amados escritores, Stefan Zweig: "Carta de una desconocida". En ella Zweig nos habla del amor llevado a un extremo patológico, de una entrega depositada en alguien que no es capaz ni siquiera de imaginarse que es objeto de tal clase de pasión. Es la mujer la que ama a un hombre del tipo "donjuán", desde que lo conoció, siendo una adolescente. Después tendrá un encuentro casual con él del que nacerá un hijo, él no lo sabe, no repara en ella ni un minuto más allá del que dura el encuentro carnal. Toda una vida de amor al mismo hombre, y cuando se siente enferma, después de haber ya perdido a su hijo, resuelve escribirle una carta, un misiva que él solo leerá una vez que ella haya fallecido. Después de leerla, él siente ese momento, el del hechizo, cree percibir que ella está cerca de él, aún amándole, y por un momento él tiene acceso a una conciencia superior, la que produce un amor tan profundo y tan enfermizo a su vez.
Cómo no recordar asimismo, la inmortal leyenda de Bécquer "El rayo de luna", en la que un soñador protagonista se enamora de la mujer que camina por el abandonado claustro de los Templario a altas horas de la noche, pues ambos comparten los mismos ensueños. Después de buscarla desesperadamente durante meses, cree volver a verla en el mismo lugar en que la vio por primera vez; cuando se acerca a ella, descubre que el reflejo del vestido blanco de la mujer que tanto amaba, a la que creyó haber visto, era un rayo de luna.

(Continúa)

elena clásica dijo...

(Continuación)

No cabe duda de que en ocasiones, el ser amado, es la proyección personal, del que ama, sin tener en cuenta al amado receptor.

No siempre uno puede dejar de amar, pero suele imperar la razón de los sentidos, la supervivencia del cuerpo y de la mente, intentado olvidar y rehacer la vida. Si este intento de sobreponerse no fructifica, puede dar lugar a obras tan inmensas como la mencionada de Petrarca o la intensamente romántica de Bécquer. Interesante es el gesto rebelde por antirromántico de Salinas, en cuya producción poética, la voz interior comprende el universo en la entrega amorosa correspondida.

Tanto he disfrutado de esta entrada, de tu profunda sabiduría, querido Antonio, del diálogo con Chacien y de la intervención de todos los amigos, con insigne poema del enigmático Old Nick incluido.

Con la reflexión puesta sobre la mesa, continúa mi espíritu disfrutando.

De manera, querido Antonio, que te envío un abrazo gigante con todo el cariño de tu admiradora Ἑλένη.

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Mi querido Antonio, en primer lugar gracias por quedarse a mi lado y después decirle que tiene usted un blog muy interesante, donde una debe de tomar mucho tiempo para aprovechar tanta variedad de riqueza que veo en él, lo haremos despacio, pues mi tiempo es limitado por el horario claustral.
Pero bien es cierto que el amor es absoluto y hay muchas maneras de interpretarlo porque nunca hemos descubierto su fundamento. Muchas veces decimos que un amor se acabó y yo les digo«que ese amor nunca existió», el verdadero amor nunca se acabase, yo tengo el modelo en Cristo, que es un verdadero amor de donación. Lo dejo aquí, hoy a esta monja le toca ir a la cocina. Mi vida es muy sencilla Antonio y muy hermosa.
Gracias
Le dejo un beso de ternura
Sor.Cecilia

Ramon Torné Teixidó dijo...

Llegeix també el que diu aquí:

http://xmnicol.blogaliza.org/2011/10/07/cando-o-amor-e-cego-ou-as-ilusions-vans/

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

1/2
Amic Ramon,

Moltes gràcies per la teva cita de Lucreci, molt oportuna, com sempre, i sobretot, venint d’un filòleg de Llatí i Grec de primera línia. Sempre són oportunes les teves intervencions. Aprofito l’avinentesa per invitar els lectors d’aquest espai a llegir el magnífic blog de Ramon, si volen enriquir els seus coneixements del món Greco-Llatí.

(Amigo Ramon,

Muchas gracias por tu cita de Lucrecio, muy oportuna, como siempre, y sobretodo, viniendo de un filólogo de Latín y Griego de primera línea. Siempre son oportunas tus intervenciones. Aprovecho la oportunidad para invitar a los lectores de este espacio a leer el magnífico blog de Ramon, si quieren enriquecer sus conocimientos del mundo Greco-Latino).

Aquí teniu el text al que fa referència l’amic Ramon.

(Aquí tenéis el texto al que hace referencia el amigo Ramon).

Moltes gràcies, amic Ramon.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

2/2
CANDO O AMOR É CEGO, OU AS AS ILUSIÓNS VANS


«Lucrecio, dice Mr. Martha, nos presenta las miserias y vergüenzas del amor en corto número de versos que condensan cuanto sobre este asunto han podido decir, como tristemente cierto, los moralistas antiguos y modernos. Me atrevo a asegurar que en ninguna literatura se encontrará un cuadro que en su breve y enérgica sencillez sea más perfecto, de un sentimiento más intenso y de frases más profundas y trascendentales. Para comprenderlo bien es preciso figurarse cuáles eran los sentimientos antiguos y romanos; el desdén a la mujer, el desprecio a cuanto llamamos galantería, la indignación cívica contra el lujo y las modas extranjeras griegas u orientales, el respeto a la fortuna paterna, que no se debía malgastar en locuras, y a la dignidad del ciudadano, quien debía dedicarse a viriles ocupaciones; todos estos sentimientos los expresan en rápidas y enérgicas frases los siguientes versos»:

Lucrecio defende no libro IV de De Rerum Natura a teoría epicúrea da percepción, segundo a cal os obxectos despiden unha película fina de átomos, como o calor do sol ou o cheiro a mar. Describe as distorsións da percepción, a impresión de movemento cando se navega en barco, a refracción dos remos debaixo da auga. A pesar destes casos Lucrecio insiste en que o coñecemento depende dos sentidos, que son irrefutables.

Na última parte do libro IV explica a mecánica do sexo. De aquí pásase a un relato satírico das caricias eufemísticas dos amantes, que podemos ler nos versos de máis abaixo. O poeta acepta que unha muller non moi favorecida pola natureza poida convencer a calquera de que se vaia a vivir con ela gracias ás súas boas maneiras e modais condescendentes, mesmo pode conseguir que alguén a ame por costume sen que os deuses a axuden, ” como a auga que resbala por unha pedra.”


Ciega por lo común a los amantes/ La pasión, y les muestra perfecciones/ Aéreas; porque vemos que las feas/ Aprisionan los hombres de mil modos, / Y hacen obsequio grande a las viciosas: / Y unos de otros se burlan y aconsejan/ El aplacar a Venus mutuamente/ Que los aflige con amor infame:/ Si es negra su querida, para ellos/ Es una morenita muy graciosa;/ Si sucia y asquerosa, es descuidada;/ Si es de ojos pardos, se asemeja a Palas; /Si seca y descarnada, es una corza/ Del Ménalo; si enana y pequeñita, / Es una de las gracias, muy salada; / Si alta y agigantada, es majestuosa,/ Llena de dignidad; tartamudea/ Y no pronuncia bien, es un tropiezo/ Gracioso; taciturna, es vergonzosa; / Colérica, envidiosa, bachillera, / Es un fuego Vivaz que no reposa; / Cuando de puro tísica se muere,/ Es de un temperamento delicado; / Si con la tos se ahoga y desfallece, / Entonces es beldad descaecida; /Y si gorda y tetuda, es una Ceres,/ La querida de Baco: si chatilla,/ Es silla de placer; ¡nadie podría / Enumerar tan ciegas ilusiones!.
Lucrecio. De la Naturaleza del Universo. IV, 1142-1169. Traducción de José María Marchena. Madrid, 1918

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Querida Sor Cecilia,

Le tengo que decir que me ha encantado su comentario en mi blog, y que percibo en él el auténtico Amor, el Amor que quienes sois creyentes profesáis a Cristo. Para mí Cristo es un hombre de lo más digno de la Historia, una personalidad genial y grandiosa: tengo el placer de leer los Evangelios en Edición Griega, y la Nova Vulgata en Edición Vaticana Latina. Cuando uno se pone en contacto con personas como Vd., uno percibe que más allá de lo material, de lo diario, tiene que haber algo que nos trascienda, algo que casi nos convierta en Dioses, porque, a mi entender el auténtico Dios es Amor y puro Amor. Anote que escribo la palabra Amor con mayúscula, lo mismo que los creyentes escribís la palabra Dios en mayúscula, porque yo elevo el Amor a la máxima categoría.

Si le es posible y no interfiere en su silencio de clausura, le invito a que active el sonido de su ordenador y oiga esta bellísima música, que es el Quam olim Abrahae promisisti et semini eius [La que prometiste a Abraham y a su descendencia] del Requiem de Franz von Suppé, un Requiem diferente a los demás, porque es un Requiem alegre y marchoso, como es de esperar de un compositor de operetas. Y es que, para el mundo creyente, la muerte no es un paso a la nada, sino un avance para la auténtica vida, que es la que existe después de la muerte, en el seno y acogimiento de Dios.

Le envío un abrazo de Hermandad y toda mi admiración.

Antonio

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Gracias Antonio, me ha encantado escuchar esa bella pieza, todo un detalle de su parte.
Le dejo un poema mío en vídeo así conocerá mi voz y un poco más de esta monja
Con ternura
Sor.Cecilia


VÍDEO.- DEJAME SANARTE. Auto. Sor. Cecilia

http://youtu.be/HgmlzKDkdHg

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Sor Cecilia,

Muchas gracias por el poema DÉJAME SANARTE. Tengo que decirle que el poema es precioso, y lleno de Espèranza y Alegría. Al mismo tiempo reconozco que tiene Vd. una voz encantadora, digna de recitar los mejores  Poemas. Ya me la imagino yo recitando, por ejemplo, EL CANTAR DE LOS CANTARES, mi libro preferido de La Biblia.

Para los lectores que no sean excesivamente expertos, se lo pongo algo más fácil: pinchando aquí podrán escuchar ese precioso poema suyo, QUIERO SANARTE.

Que Dios la bendiga, Sor Cecilia.

Le envío un gran abrazo,

Antonio

MA dijo...

Hola Antonio amigo mio de letras, mil gracias mil por tu estupendo comentario de post escrito en mi blog, enriquece la frase con tu aportación y pensamiento.

Buen post mis felicitaciones a Don Carlos pos su escrito.

El amor y el desamor que nos trae a los humanos locos por un sentimiento que mueve al mundo como una marioneta y nos hace felices e infelices...

Un abrazo fraternal de MA .

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo mío, Don Carlos, Chacien,

Dé por seguro que sus palabras me congratulan hondamente, y el hecho de leer lo que Vd. escribe no me representa ningún esfuerzo, porque Vd. sólo escribe lo que le sale de lo más noble y lo más diáfano de su Inteligencia. Siempre aporta Vd. algo nuevo y la lectura de sus escritos es enriquecedora, si uno lo hace con la debida atención.

Vd. sigue el consejo de Horacio en su Ars Poetica, donde dice que los escritos hay que limarlos hasta que la uña se desgaste, y no pongo la cita en Latín en este caso por considerarlo una pedantería que no vendría a cuento.

Veo que a Vd. no se le resiste ninguna Lengua, pues cita a Ramon [Sin tilde en Catalán (*)] Llull, un autor muy querido en estas tierras.

No me resisto a transcribir el texto que nos trae del citado autor, e intentar una traducción para quienes no tengan acceso al Catalán, Antiguo, para mayor INRI.

Digues, foll, si et desamava ton amat, què faries?
Respòs e dix que amaria per ço que no morís; com sia cosa que desamor sia mort e amor sia vida.


[Di, loco, si te dejara de amar tu amado, ¿qué harías?
Responde y di que amaría para que no muriese, porque resulta que el desamor es muerte y el amor es vida].

Desde luego que es una disposición del alma encomiable la de Ramon Llull.

Le envío mi admiración, y un gran abrazo, amigo Carlos.

PS. (*):

En Catalán, la tilde funciona así:

Llevan tilde las agudas terminadas en vocal, vocal más -s; -en, -in; las llanas no incluidas en el apartado anterior: y todas las esdrújulas.

Como puede observar Vd., es llevar un poco la contraria al Castellano. Y así muchas cosas más. Es una forma de rechazo a lo que huele a Castellano o Español. Cosas de los Políticos.

Chacien dijo...

He de confesarle, amigo Antonio, que, excepción hecha del castellano, por ser mi lengua materna, en todas las demás lenguas me muevo como pez fuera del agua, pato en la espesura o pingüino sobre asfalto, es decir, que si consigo enterarme de algo es gracias al tesón, la paciencia y algún que otro traductor o diccionario, vamos, que el mérito es muy escaso por mi parte y no quisiera pasar por lo que no soy. Y aún diría que me queda mucho que aprender en lo que se refiere al castellano.

La cita de Ramon (sin acento, como ha tenido a bien indicarme) Lull está sacada de la siguiente edición bilingüe: DVD EDICIONES / EDITORIAL BARCINO, DVD poesía, 96. La traducción que da Eduardo Moga, la cual difiere de la suya, esencialmente, en algún tiempo verbal, es como sigue:

—Di, loco, si tu amado te desamara, ¿qué harías?
Respondió diciendo que amaría para no morir, porque el desamor es muerte y el amor, vida.


El intentar mostrar un escrito mejorándolo en lo posible también me parece una forma de amor, pues sería un ansia de que aquello que amamos, en este caso la lengua, aparezca ante los ojos de los demás en toda su belleza y eficacia, esto es, en todo su esplendor. No en vano, ya conoce el lema que adoptó desde sus orígenes la propia Academia: "Limpia, fija y da esplendor". Dejando aparte lo de fijar nada, que para eso están los académicos, me parece un propósito de lo más natural y encomiable, para cualquiera que ame una lengua, lo de pulirla y darle esplendor. Lo cual, en mi caso, no supone ningún esfuerzo, pues, como sin duda estaremos de acuerdo, todo esfuerzo pasa sin apenas ser notado por quien ama.

He leído con gran placer y satisfacción el comentario de Elena Clásica. No puede quejarse usted del nivel en los comentarios que ha fomentado este post, amigo mío; estoy seguro que está dilatando su respuesta para que en alguna medida corresponda a lo mucho y bueno que ha escrito Elena. La leyenda de Bécquer es, sin lugar a dudas, mi preferida, la que mejor recuerdo. Muy oportuna, asimismo, la cita que ésta hace de Stefan Zweig: el argumento de dicha obra quizá diera pie a abrir un nuevo debate: si la forma de amar es muy distinta en el hombre y la mujer, si un hombre en idénticas circunstancias a las relatadas en la novela podría amar de un modo semejante y con la misma determinación a una mujer. ¿Sería posible, atendiendo a las posibilidades reales de que ello ocurra, cambiar el sujeto, esto es, sustituir "mujer" por "hombre", en la siguiente frase de Stendhal?:

Una mujer es capaz de amar y no decir en todo un año más de diez o doce palabras al hombre preferido. En el fondo de su corazón, lleva nota del número de veces que le ha visto...

No estoy del todo de acuerdo cuando su querida comentarista afirma que en Salinas su "producción poética, la voz interior comprende el universo en la entrega amorosa correspondida". Me parece limitar mucho a un poeta que se enamoró hasta el tuétano de los huesos de una mujer que no era su esposa, Katherine Whitmore, norteamericana por más señas, con la cual vivió un idilio apasionado, como reflejan muchos de sus versos, pero de quien sufrió la ausencia, primero geográfica y, posteriormente, por el enfriamiento de sus relaciones, como podrá comprobar cualquiera que lea su poemario Largo lamento. Vivió en sus carnes el final de su relación con Katherine sufriendo lo indecible, amando todavía y no sintiéndose ya correspondido. ¿Hay alguien que a la luz del citado poemario se atreva a negar esto? Yo no, desde luego.

Perdone si me he excedido nuevamente, pero es que el tema da para mucho.


Un gran abrazo.

Ramon Torné Teixidó dijo...

El Requiem de von Suppe és preciós!

Amic Antonio, tens un gust excel·lent per la bona música clàssica! Hauries de fer un post sobre el tema per a instruir-nos (al menys a mi).

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Don Carlos, Chacien,

Es Vd. un hombre Sabio, y muy previsor. Varias cosas sobre su comentario:

1) Comparto absolutamente todas las opiniones que en él deja, con la anotación de que, ante la discrepancia mostrada por Vd. con Elena Clásica en relación a Salinas, no me veo en la capacidad de opinar, por Vds. dos son dos eminencias, y yo no soy ni de lejos un entendido en Salinas. El estar de acuerdo con Vd. es para mí un gran honor, porque Vd. es un hombre concienzudo, muy bien documentado, y muy riguroso en todo lo que escribe;

2) Acierta Vd. al cien por cien cuando insinúa que estoy dilatando la respuesta a Elena Clásica para hacer un comentario que, por lo menos, intente estar cerca de la altura del comentario que ha hecho ella. Es exactamente así: en su momento haré el comentario a Elena Clásica, pero lo haré cuando pueda escribir algo que, aunque sea de lejos, se aproxime un poco a la categoría de su comentario, el que ella hizo en su momento;

3) Es cierto que los comentarios de este texto que compartimos tienen un nivel bien alto, pero, también hay que decirlo, el mérito es enteramente de los comentaristas, entre los que está Vd., Don Carlos, ocupando un lugar destacado. Además, no olvide que fue Vd. quien inició el tema, con la excelente exposición en POESÍACIÉN;

4) En relación al texto de Ramon Llull, coincido plenamente con Vd. Si hay alguna discrepancia, que la hay, entre la traducción de Eduardo Moga, y la que yo intenté, opte Vd. por la del ilustre traductor. Ya, de entrada, reconozco yo, después de habérmelo dicho Vd., que, donde traduje

Responde y di

debí traducir

Respondió y dijo [más literal también que Respondió diciendo].

Por lo que se refiere a los conocimientos de las Lenguas, que quede bien claro que de Catalán o Mallorquín del siglo XIII, que es el de Ramon Llull, yo sé bien poco, es decir, nada. Lo que traduje fue a partir de mis conocimientos del Catalán actual y del Latín, con el que en ese siglo el Mallorquín tiene mucho que ver.

Bueno, Don Carlos, amigo mío, que estamos estableciendo un debate que tiene cierta calidad: eso hay que reconocerlo.

También me queda por comentar su último poema en POESÍACIÉN, el poema LXII, LOS ADIOSES, poema que ya hace tiempo que he leído, pero estoy esperando a que me llegue la Musa correspondiente para poderle escribir algo que merezca su atención.

Le envío un gran abrazo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Ma,

Bienvenida seas a este espacio. Ya habrás comprobado que yo acudo al tuyo cuando quiero resfrescar mi mente con ideas sabrosas, optimistas, ideas de esas que hacen que uno se dé cuenta, o recuerde, que la vida es bella, y que en ella hay hombres y mujeres encantadoras, como es tu caso.

Te envío un gran abrazo y también un buen beso, de los de verdad.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amic Ramon,

Moltes gràcies per les teves paraules, referides el meu gust musical. És ben cert que els Requiem són de la música que més m’agrada, i n’he escoltat uns quants, és a dir, tots els que han arribat a les meves mans, o he vist en botigues de música.

Veiem: El que més m’agrada de tots és el de Von Suppé, perquè és com una festa: a mi en suggereix aquells enterraments Romans de gent noble que es convertien en una gran festa.

Aquí tens ara el començament del citat Requiem.

Seguidament, el que prefereixo entre tots els altres és el de Luigi Cherubini. Es un Requiem que dóna quietud i tranquil•litat. És majestuós i equilibrat. Si l’hagués de comparar amb alguna obra arquitectònica, el compararia em el Partenó o l’Escorial. Si jo l’escoltés interpretat en directe a Montserrat, podria arribar a creure en Déu i la Resurrecció dels Morts.

Et deixo aquí uns fragments. Espero que t’agradin.

No parlo del Requiem de Verdi, que fa por. Jo soc incapaç d’escoltar-lo, perquè tinc la sensació que és la Fi del Món i el Déu Bíblic de l’Antic Testament s’ està aproximant per tal d’exercir contra nosaltres, pecadors, la terrible Justícia, com si fossin les Erínies o les Coèfores d’Èsquil, o si vols, les Euménides. El Dies irae és terrible. Aquí el tens.

Tenim també el Requiem de Mozart, que, per conegut, crec que és el menys tràgic. És un Requiem respectuós amb Déu, un Requiem ple d’Esperança. És una música molt relaxant, com tot el de Mozart. No indueix la tragèdia, sino que és una música que indueix al Somni, als Bons Somnis.
Aquí el tens sencer (Un miracle del Youtube).

Espero, amic Ramon, haver satisfet la teva curiositat.

T’envio una abraçada musical.

Antonio

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Buenos días amigo Antonio, lamento no poder contestara todos a tiempo, el hecho de ser monja de clausura comporta una serie disciplinas en los horarios, tengo muchas responsabilidades en la comunidad, y tengo que atenderla con prontitud. El blog ya me dirá como atender a contestar más de 80 comentarios y 120 correos en mi correo del apostolado.
Ayer noche tuve que dejar un comentario en mi blog, diciéndoles que me retiraba a descansar, eran las 4 de la madrugada y me levanto a las 6.
Me ha gustado mucho ver esos hermosos caballos blancos bailando tan elegantemente con su paso y también he oído la Mozart. Esta noche me gustaría postear una poesía y aún no la tengo hecha. Bueno, si usted ve que me retraso en contestarle , piense que en cuanto pueda me tendrá en su casa
Con ternura
Sor.Cecilia

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga del alma, Querida Elena Pascual, Φίλη Ἑλένη, Elena Clásica,

Como ya anticipó Chacien, y he confirmado yo, el hecho de que haya dilatado la respuesta a tu comentario responde al hecho de que tú te mereces un comentario que esté bien meditado, que logre rozar por lo menos la calidad del que has hecho tú. Es lo que voy a intentar ahora con la mejor intención, pero sin tener seguro que lo conseguiré. Veamos.

A esos autores tan importantes que citas, Ovidio, Dante, Petrarca, San Juan de la Cruz, Larra, Erich Fromm, Ortega y Gasset, Pedro Salinas, Cortázar, creo yo que habría que añadirles también nombre de una mujer, el de Elena Pascual, porque tú puedes perfectamente codearte con todos ellos, y lo has demostrado bien.

Es impresionante y viene muy bien a cuento lo que nos dices de Stefan Zweig: "Carta de una desconocida". Es una historia que yo desconocía, pero que no me extraña, porque amores enfermos como ése los ve uno por todas partes, sin que sea seguro que podamos todos, en esta cuestión, actuar de aquella forma Bíblica que dice que el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. También habría que recordar aquí el dicho Latino de que Amantes, amentes [Los enamorados son locos], o repetir lo de Ortega y Gasset de que el Enamoramiento, quizá no el Amor, es una locura transitoria.

Muy acertada la afirmación que haces de que No cabe duda de que, en ocasiones, el ser amado es la proyección personal del que ama, sin tener en cuenta al amado receptor. Soy yo de la opinión de que el Amor, o el Enamoramiento, es un acto creativo en el que el Amante crea y le da Naturaleza al Ser Amado, sin que sea imprescindible que el Ser Amado coincida con la creación esa hecha por el Amante.

Totalmente de acuerdo estoy contigo en el sentido de que a veces es imposible dejar de amar, aunque uno vea que no es correspondido, porque el Amor, como he dicho en algún lugar, exactamente en un comentario que le hice a nuestro amigo Chacien, es un sentimiento, y no un acto de la Voluntad. En este sentido, uno puede verse impelido por el Sentimiento y la Sensibilidad a hacer algo que la Razón rechazaría. Son, como recuerdo haber leído en alguno de mis preferidos Karl Jaspers, o Enrique Rojas, en el terreno de la Psiquiatría, los Amores no correspondidos los que han dado lugar a las mejores creacciones Literarias o Musicales de la Humanidad.

Sin ir más lejos, y aquí tendríamos que esperar la opinión definitiva de nuestro común amigo, Don Carlos Hernández, Chacien, sin ir más lejos, repito, creo yo, en mi Agnosticismo no militante que todas las obras literarias de los Místicos, llámense San Juan de la Cruz, Santa Teresa, al igual que las mujeres que dieron lugar a las obras de Petrarca, Ovidio, Propercio, y muchos otros, corresponden a Amores no correspondidos.

El mismo Beethoven, que mostró su Amor por varias jóvenes, sin ser, que se sepa, correspondido al modo corriente, seguramente que no habría compuesto la música que compuso, si hubiera sido plenamente correspondido.

Te manifiesto mi admiración, mi Querida Elena, y te envío un abrazo y un beso gigantes.

Antonio

Chacien dijo...

Amigo Antonio, no le sabría decir, y sería imperdonable presunción por mi parte o bárbaro atrevimiento, si el origen del amor místico de autores como los que usted ha citado se debe a amores no correspondidos: el secreto del corazón de una persona me parece algo inviolable y, a falta de pruebas más fehacientes, cualquier hipótesis no pasaría de ser una mera especulación. Lo que si es cierto es que el amor místico es un amor sublimado y que la sublimación de un amor sólo puede darse, en mi opinión, en oposición a un amor vulgar, natural, erótico o como quiera llamarlo, es decir que ambas formas de amor difícilmente podrían darse simultáneamente. Ahora bien, esa elevación, a lo "divino", del amor que conlleva el misticismo ¿puede surgir de la mera contemplación del espíritu o ha de verse precedida necesariamente de un amor "terrenal" que, al no haberse podido llevar a cabo, actué como revulsivo y de lugar a dicha transformación? Interesante pregunta que yo mismo me planteo y que, por lo tanto, no me siento autorizado a responder.

Tanto en el caso del amor místico como en el de aquellos otros aludidos por usted, autores de obras insignes que ya son patrimonio de todos, está partiendo, si no ando muy errado, de un apriorismo falso, y es afirmar que son "los Amores no correspondidos los que han dado lugar a las mejores creaciones Literarias o Musicales de la Humanidad", cuando sería más acertado, en mi opinión, decir que los amores que han dado lugar a esas obras son aquellos que no han podido desarrollarse felizmente, los amores truncados o desafortunados, porque, si fuera como usted afirma, ¿donde ubicaría los amores, verbigracia, de Abelardo y Eloísa? Y Romeo y Julieta, aunque pertenezcan a la ficción, atendiendo a lo que se dice en la tragedia, ¿en que momento o circunstancia ve usted que dejan de amarse?

Pedro Abelardo fue preceptor de Eloísa, ocasión que propició que mantuviesen una relación de amor carnal que se destapó al quedar ella encinta. Tras diversas vicisitudes, el tío y tutor de la dama, que debía ser buen elemento, se venga con la castración de Abelardo, tras de lo cual él, Abelardo, ordena a Eloísa (pues ya era su esposa) que se haga monja en un convento, del que llegó a ser abadesa. Hasta aquí, sumariamente, el relato de uno de los amores más célebres que ha dado la Historia. ¿Dónde se dice, en qué punto o lugar, que dicho amor no fuera correspondido? La correspondencia íntima mantenida entre ambos, ahora de dominio público, ¿habla de otra cosa que de una pasión y un amor mantenidos hasta la muerte, a pesar del tiempo y la distancia?

Mi conclusión definitiva es que la desdicha amorosa suele ser mucho más productiva que la dicha en cuanto al arte se refiere, se trate o no de amores correspondidos; es más, me atrevería a decir que los amores correspondidos tendrían, en principio, una mayor potencialidad (siendo desdichados) porque su propia naturaleza hace que puedan vivirse de una manera mucho más intensa.

Un gran abrazo para usted y, de paso, agradezco a MA sus felicitaciones.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Carlos, Don Carlos,

Lo que yo he querido decir, al hablar de los Amores místicos y también de los Amores no correspondidos o fracasados es que, tras la lectura de algunos tratados psicológicos o de psquiatría, como pueden ser Enrique Rojas, Erich From, Carl Gustav Jung, Kart Jaspers, Castilla del Pino, y algunos otros, he llegado a la conclusión, que no por ser mía tiene que ser válida para todos, de que el Amor en su máxima expresión es un camino de ida y vuelta, un mensaje con respuesta, en el que tiene que intervenir la Personalidad global, es decir, el Alma o el Espíritu, y también el Cuerpo, porque somos cuerpo y alma.

En este sentido, los Amores místicos, o el mismo Amor a Dios en general, es un proceso sólo de ida, sin que haya una respuesta, porque todos los citados anteriormente están de acuerdo en que las experiencias místicas son mecanismos físicos del cerebro, que crean una Realidad paranoica o alucinatoria, de forma que la persona que las experimenta no se da cuenta del proceso físico, y cree, en su desconocimiento, que los procesos de su cerebro son una representación de la Realidad, cuando la verdad es que todo ocurre en su mente, y sólo en su mente.

Yo estoy seguro de que todos los que afirman que han visto apariciones están diciendo la verdad, porque ellos las han percibido como experiencias objetivas y externas a sí mismos, pero también estoy convencido de que, si se diera el caso ante una Aparición, o una experiencia mística, y al mismo tiempo hubiese un observador externo que no estuviese contagiado del Misticismo, ese observador no percibiría absolutamente nada.

Resumiendo: que las experiencias místicas y las apariciones siempre se cuentan, se explican por parte del sujeto que las ha percibido, pero nunca han podido ser contrastadas por un observador externo.

Es mi opinión, y, por supuesto, no pretendo que sea compartida por quien piense de otra forma.

Le envío, como siempre, un afectuoso saludo.

Antonio

Chacien dijo...

Aún en el supuesto, amigo Antonio, de que sea cierto lo que usted y esos afamados estudiosos de la mente y el comportamiento humano establecen, creo que el debate estaba en si los amores desdichados son determinantes para la consecución de una obra artística excepcional, si esta circunstancia ha intervenido de manera decisiva en los grandes logros literarios y artísticos del pasado, y mi respuesta es que sí, en los términos en que me he expresado en el anterior comentario.

Respecto a la opinión que acaba de expresar no niego ni afirmo: una mente que explique la realidad sólo por la ciencia por fuerza ha de obtener una visión parcial y limitada de dicha realidad. Hay muchos fenómenos que la ciencia aún ignora o que sólo explica en parte y, por otro lado, no sólo existe aquello que se puede ver y se puede tocar. La fe ciega en la ciencia puede ser tan fanática y corta de miras como la fe religiosa más intransigente. En mi opinión siempre ha de prevalecer el amor a la verdad, aunque para llegar a ella haya que contemplar la realidad desde ópticas muy distintas y desde los más diversos ángulos.

Le devuelvo, con idéntica cordialidad, su saludo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Aquí se ha establecido un rico y fructífero debate sobre el Amor, debate que, gracias a los exquisitos comentarios, ha alcanzado un nivel digno de verse publicado en un libro. Algunos comentarios también han aparecido en el espacio de Don Carlos Hernández, Chacien, POESÍACIÉN. Como lo considero de algún interés, dejo aquí también el que hice en el mencionado espacio el día 3 de Octubre, invitando al mismo tiempo a los lectores a que acudan a POESÍACIÉN, para enriquecerse con los comentarios que allí aparecen.

"Amigo Don Carlos,

Me ha metido Vd. en un aprieto y voy a intentar salir indemne de él de la mejor forma que sé. Veamos. Los filólogos, y también los psicólogos, hacen una distinción, en Castellano, entre querer y amar. Querer [Del Latín quaerĕre, tratar de obtener].es un acto de la voluntad: uno quiere porque lo decide, y amar [Del Latín amare, amar] es un sentimiento, algo que nos viene impuesto: uno ama aunque entienda que no debería amar, si la Razón le dice que ese amor es inmerecido. Uno puede, a voluntad, dejar de querer, pero no de amar. Fíjese que en Catalán tenemos el término estimar [Del Latín aestimare, valorar] con el significado de querer y amar. Es como si el inconsciente dijera: Como vales mucho, por eso te quiero y te amo. Eso no sería un sentimiento, sino un acto de la voluntad.

Lo que pasa es que utilizamos coloquialmente ambos términos, sin entrar en el significado originario de las palabras. Las relaciones consanguíneas, sobretodo las de primer grado, nos vienen impuestas de forma natural, de forma instintiva, y en este sentido son eternas. Los Amores a los que uno accede en la vida son sentimientos que nacen en nosotros, provocados por el asombro ante la otra persona. Si ese asombro deja de existir, el Amor desaparece, cosa que no pasa con los otros, los consanguíneos. El que es nuestro padre, pongamos por caso, lo será siempre, independiente de su comportamiento, y ese sentimiento no acaba con la muerte. El Amor que ha sido provocado por la admiración ante la otra persona puede cesar, si esa persona deja ya de ser nuestro objeto de admiración.

Me ha hecho mucha gracia la mención que hace Vd. de mi querida Ana. Puedo asegurarle que lo será de por vida y no hay, por ahora, circunstancia alguna que incite a pensar otra cosa. Si ella lee estos textos, se dará cuenta de que son disertaciones filosóficas, que no tienen por qué coincidir con la Realidad de cada día.

No sé si he aclarado algo, o si he complicado más las cosas con este comentario, pero pienso que algún interés tiene.

No sé por qué, pero la palabra Querida sólo la aplico antes del nombre de  mujeres, nunca de hombres, salvo los consanguíneos. En este sentido, Vd. es mi Querido amigo, pero nunca le diré mi Querido Carlos, aunque sí mi Estimado Carlos.

Le envío, amigo mío, un gran abrazo,

Antonio"

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Carlos, Don Carlos,

Resumiendo un poco, creo que estamos de acuerdo prácticamente en todo: Tan parcial es aferrarse únicamente a la Ciencia, como aferrarse únicamente a la Fe.

Yo tengo muy asumido que nuestra visión de la Realidad siempre es subjetiva, porque es producto de la percepción de nuestros sentidos, o la interpretación de nuestro pensamiento.

Yo me descanso y me quedo tranquilo recurriendo, como siempre, a los Griegos, y en este caso, al ya muy citado Protágoras:

El hombre es la medida de todas las cosas, de las que son en cuanto que son, y de las que no son en cuanto que no son.

Creo que es una fantasía cualquier pretensión por parte nuestra de salirnos de nuestra propia Subjetividad.

Y, para mayor abudamiento, podemos recurrir a la Sabiduría Popular:

Todo depende del color del cristal con que se mira.

Le envío, amigo mío, un gran abrazo, y mi admiración entera.

Antonio

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, Antonio, mil gracias por tu visita a mi blog, hacía mucho que no sabíamos el uno del otro, imagino que por causa de que estuve un tiempo ausente del mundo bloguero. Me congratula este reencuentro, y más sobre este tema tan fascinante.

Estupenda y muy docta tu disertación, yo no podría más que opinar modestamente, desde la óptica de la enamorada enamoradiza que siempre he sido, soy y seré.

En mi humilde opinión, creo que el amor que procura felicidad es, lógicamente, el que se ve correspondido, pero no siempre es así, de hecho, esa correspondencia es más escasa de lo que comunmente se cree. No es que se deba amar sin esperar nada a cambio, por supuesto que se debe esperar, pero si esto no sucede, no siempre el enamorado/a no correspondido/a olvida al objeto de su amor, a veces puede olvidarlo y enterrar ese amor infructuoso, que muere por ser unilateral, o por falta de cuidado por el individuo amado, como moriría una planta sin riego, o a veces puede resultar lo contrario, empecinarse en los anhelos y en los recuerdos y llegar incluso a la obsesión, con el consiguiente sufrimiento.

Y es que el amor, y hablo por experiencia propia, no siempre nos depara la felicidad, no siempre los amores son aguas calmas, también los hay tormentosos y pasionales en exceso, y en estos casos, es mayor el tormento que suele acarrear que la poca dicha que de él se obtiene, pero, a pesar de las hieles, las pocas mieles con que endulza nuestras bocas, nos hacen a algunos individuos, entre los que me cuento, adictos a él.

También hay quien nunca se enamora, quien nunca sufre, eso gana, pero perder pierde tanto no sabiendo lo que es sentir...

Un beso y disfruta del fin de semana, querido y erudito amigo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Mayte DALIANEGRA,

Muchas gracias por tu visita y por lo diáfano de tus explicaciones. Como siempre, hay que reconocer que la visión que tenéis las mujeres de la Realidad supera en categoría a la de los hombres. Nosotros nos andamos filosofando, entre Autoridades o Sabios, y más de una vez corremos el riesgo de caernos desde las alturas del pensamiento y darnos de bruces en la roca dura.

Como muy bien dices, el Amor es como una planta que, si no se riega, corre el riesgo de morir. También, realmente el Amor muchas veces proporciona Felicidad y Bienestar, pero otras, es así, también es fuente de sufrimiento y dolor; y, como las cosas son así, cada uno puede dar su visión particular del fenómeno amoroso. Entonces hay que interpretar que las manifestaciones del Amor son múltiples y varias, y variadas. Si a todo ello le añadimos que hablas por propia experiencia, tus argumentos ya no necesitan contrarréplica: es así, porque es así.

Con tu intervención, amiga Mayte, has insuflado en nuestras disertaciones una corriente de aire fresco que todos necesitábamos. Y es que la presencia de una mujer vital y juvenil, como es tu caso, es una circunstancia que siempre se agradece, porque tú transmites, en lo que escribes y en lo que manifiestas, una lozanía, que más de una, y uno, quisieran para sí.

Te envío un gran abrazo, lleno de cariño y Amor, Amor que tú interpretarás de la forma más conveniente.

Antonio

MA dijo...

Buenos días Antonio mil gracias por tu huella amiga en mi blog,tu blog amigo de letras.

Feliz fin de semana.

Un abrazo fraternal de MA.