ANTONIO MARTÍN ORTIZ: EL LVDVS [Juego] EROTICVS EN OVIDIO: UN EJEMPLO DE SENSUALIDAD Y EROTISMO REFINADOS. UNA TARDE CALUROSA CON CORINNA (AMORES, I, V)
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

domingo, 15 de enero de 2012

EL LVDVS [Juego] EROTICVS EN OVIDIO:
UN EJEMPLO DE SENSUALIDAD
Y EROTISMO REFINADOS.
UNA TARDE CALUROSA CON CORINNA (AMORES, I, V)


Mi amiga, y exquisita poeta,  Mayte Dalianegra publicaba ayer una traducción en verso de un poema erótico de Ovidio (Amores, I, 5). Es uno de los mejores poemas del representante del Erotismo por excelencia, que es Publius Ouidius Naso. Para demostrar que cada traducción es una interpretación, o, como dice el refrán, una traición,  traduttore, traditore, porque los textos no se pueden traducir sin que se pierda algo que estaba en el original, o se añada algo que no estaba, os dejo aquí una traducción en prosa del mismo poema. Tengo que decir que ambas traducciones me parecen buenas, aunque, como es lógico, yo prefiero el original Latino.

Era el estío; el día brillaba en la mitad de su carrera, y me tendí en el lecho buscando reposar de mis fatigas. La ventana de mi dormitorio, medio abierta, dejaba penetrar una claridad semejante a la que reina en las opacas selvas, o como luce el crepúsculo cuando Febo desaparece del cielo, o la noche ha transcurrido sin presentarse el Sol todavía. Es la luz tenue que conviene a las muchachas, pudorosas, cuya timidez busca los sitios retirados.

De pronto llega Corina con la túnica suelta, cubriendo con sus cabellos por ambos lados la marmórea garganta, cual se dice que la hermosa Semíramis se acercaba al tálamo nupcial, y Lais acogía a sus innumerables pretendientes. Le quité la túnica, cuya transparencia apenas ocultaba ninguno de sus encantos; pero ella pugnó por conservarla, aunque con la flojedad de la que ansía la victoria, y se aviene de buen grado a caer vencida.

Así que apareció a mis ojos enteramente desnuda: confieso que no vi en todo su cuerpo el más mínimo lunar. ¡Qué espalda! ¡Qué brazos pude ver y tocar! ¡Qué lindos pechos oprimieron con avidez mis manos! Bajo su seno delicioso, ¡qué vientre tan recogido!, ¡qué talle tan arrogante y esbelto!, ¡qué pierna tan juvenil y bien formada! ¿A qué particularizar sus atractivos? Cuanto vi en ella merecía fervorosas alabanzas, y oprimí contra el mío su desnudo cuerpo. ¿Quién no adivina lo demás? Por fin, agotados, nos entregamos los dos al descanso. ¡Ay! ¡Ojalá consiga saborear muchos mediodías semejantes!

OVIDIO, LOS AMORES, I, 5
(En: Líricos y elegíacos latinos, Madrid, Librería de Perlado, Páez y Cía, 1913-1914)

Texto Latino original,  de la Bibliotheca Augustana,
con algunos cambios de grafía,

Aestus erat, mediamque dies exegerat horam;
adposui medio membra leuanda toro.
Pars adaperta fuit, pars altera clausa fenestrae;
quale fere siluae lumen habere solent,
5
qualia sublucent fugiente crepuscula Phoebo,
aut ubi nox abiit, nec tamen orta dies.
Illa uerecundis lux est praebenda puellis,
qua timidus latebras speret habere pudor.
Ecce, Corinna uenit, tunica uelata recincta,
10
candida diuidua colla tegente coma –
qualiter in thalamos famosa Semiramis isse
dicitur, et multis Lais amata uiris.
Deripui tunicam – nec multum rara nocebat;
pugnabat tunica sed tamen illa tegi.
15
Quae cum ita pugnaret, tamquam quae uincere nollet,
uicta est non aegre proditione sua.
Vt stetit ante oculos posito uelamine nostros,
in toto nusquam corpore menda fuit.
Quos umeros, quales uidi tetigique lacertos!
20
Forma papillarum quam fuit apta premi!
Quam castigato planus sub pectore uenter!
Quantum et quale latus! Quam iuuenale femur!
Singula quid referam? Nil non laudabile uidi
et nudam pressi corpus ad usque meum.
25
Cetera quis nescit? Lassi requieuimus ambo.
proueniant medii sic mihi saepe dies!
(Sulmona, 43 aC. - Tomis [Constanza], 17 dC.)

Tras la publicación de este poema, a las pocas horas, mi gran amiga Isabel Barceló Chico, que tiene un Blog sobre las Mujeres Romanas, quizá el mejor que conozco sobre el tema, Mujeres de Roma, me recuerda, porque en su momento ya lo leí, que hace ya algún tiempo ella publicó un fragmento de la traducción de Vicente Cristóbal López [BIBLIOTECA CLÁSICA GREDOS], con el título de SIESTA CON EL POETA OVIDIO, y también la supuesta contestación de Corina, redactada por ella, Isabel Barceló, metida en la piel de Corina, con el título de CORINA HABLA DE SU SIESTA CON OVIDIO.

Les invito a todos Vds, lectores de este espacio, a que se trasladen al Blog de Isabel Barceló, para poder disfrutar de sus grandes conocimientos sobre cualquier tema que se relacione con Roma, especialmente el femenino.

Muchas gracias, Querida Isabel.
Antonio

Como ya suele ser habitual, mi exquisita amiga, la inspirada poeta que es Elena Pascual, Elena Clásica, pone broche de oro a este poema de Ovidio. Muchas gracias, Querida Elena.
Antonio

Escribe ella:

Este episodio de luz tenue, refugio inesperado en los brazos del ser amado, de profundo toque erótico, como si tornara Zéfiro, me ha hecho recordar una romanza triste, pero con un momento de arrebato pasional, que impregna para siempre la memoria:

"E lucevan le stelle,
ed olezzava la terra,
stridea l'uscio dell'orto,
e un passo sfiorava la rena...
Entrava ella, fragrante,
mi cadea fra le braccia.

Oh! dolci baci, o languide carezze,
Mentr'io fremente
le belle forme disciogliea dai veli.
Svanì per sempre il sogno mio d'amore,
l'ora è fuggita
e muoio disperato!
e muoio disperato!
e non ho amato mai tanto la vita!
Tanto la vita!...

Cómo no: Tosca de Puccini.

Me atrevo a traducir:

"Brillaban las estrellas,
arrebataba el olor de tierra mojada,
en ese momento escuché
abrirse sigilosamente la puerta trasera,
unos pasos rozaban apenas la arena,
entraba ella fragante,
me estrechaba entre sus brazos.

¡Oh dulces besos! ¡Oh delicadas caricias!

Yo... arrebatado de deseo
liberaba su precioso cuerpo
de la túnica.

Despareció para siempre mi sueño de amor,
ha pasado toda mi vida,
y muero desesperado.
¡Nunca había amado tanto la vida! ¡Tanto!

Ciertamente Ovidio adopta un tono mucho más desenfadado, no es la tragedia el contexto de los dulces versos de nuestro querido poeta.

Nada tengo que añadir a lo escrito por nuestra Querida Poeta y Profesora, más que mostrar mi admiración y mi debilidad y afecto por ella.
Antonio
Estaba yo ayer noche, dia 20, leyendo algunas de las cartas que Rainer Maria Rilke escribió, entre 1907 y 1912, a Adelmina Romanelli, una joven veneciana de gran belleza, con quien mantuvo una singular historia de amor. Elena Clásica, en un gesto tierno y sincero, además de generoso, nos había regalado a todos una preciosa romanza de La Tosca de Puccini, E lucevan le stelle, romanza que yo instalé en la página principal, tal como le corresponde. Añadí por mi cuenta que sentía por Elena, entre otras cosas, debilidad, subrayando la palabra. Ella, en un gesto inigualable de afecto y empatía, me retorna, engrandecida, esa debilidad y ese afecto, regalándonos la magnífica interpretación de Enrico Caruso de la mencionada romanza.


Y es que hay días en los que uno se levanta con el pie derecho y con buenas perspectivas, porque ha sido abrir el ordenador, y encontrarme con el mensaje-regalo de mi Querida Elena. No es que yo pretenda ser Rainer Maria Rilke, pero sí tiendo a ver en Elena Clásica, Elena Pascual, a esa Adelmina Romanelli, cuya inteligencia, belleza y juventud fueron en su tiempo adecuadamente reconocidas por el gran poeta Rilke.


Mi Querida Elena, ahora, además del afecto y la debilidad, lo que siento por ti es una empatía cósmica, porque yo quedo embriagado de tu inteligencia, tu lozanía, tu encanto, tu belleza, y tu juventud. Te dejo aquí un abrazo de gran alcance, Querida Elena, Φίλη Ἑλένη.

Y otra cosa: Si pudiera uno esquivar los límites del tiempo, puestas la Corinna de Ovidio y tú misma, una al lado de otra, yo no le haría sombra a Ovidio, pero tú sí que le harías sombra a Corinna, que sería una estrella a tu lado, Querida Elena, que eres un Sol.






Amiga mía, Elena,


Como Rilke a un amigo suyo, poeta él, en Viareggio el 5 de abril de 1903, en carta que nos has regalado tú, recojo yo sus palabras y te las dedico a ti, Querida Elena, amiga mía:
"Sepa, desde luego, que me causará siempre alegría con cada una de sus cartas. Sólo habrá de ser indulgente con mis respuestas, que quizás lo dejen a menudo sin nada entre las manos. Y es que en realidad, sobre todo ante las cosas más hondas y más importantes, nos hallamos en medio de una soledad sin nombre [...] Y para que se llegue a acertar una sola vez, debe darse toda una constelación de circunstancias propicias."

Y ahora, al contenido y forma (que en Latín también significa belleza) de tu comentario.

Sonrojada ante tanta dulzura y generosidad, me dejas sin palabras

Así se escribe, situando en primer lugar la palabra más importante, In medias res, como ya nos enseñó Horacio en su Ars Poetica [Epistula ad Pisones] (148), preñada ella de sentimiento y demostración de una forma de ser exquisita y sensible al máximo.

Veamos ahora un hermoso verso de Ovidio (Metamorfosis, I, 484):

Pulchra uerecundo suffuderat ora rubore.
Había mostrado [ella, Daphne, amada por Febo / Apolo] su bello rostro teñido de pudoroso sonrojo.

Pulchra uerecundo suffunditur ora rubore,
Muestra [ella] su bello rostro teñido de pudoroso sonrojo.
Amor verschießt zweierlei Pfeile: Einen Goldpfeil erhält Apollo. Er entbrennt in Liebe zu Daphne.
Einen Bleipfeil schießt der Liebesgott auf die Nymphe Daphne. Sie lehnt nun die Liebe ab.
Amor shoots two kinds of arrows: Apollo is hit by a golden arrow. He falls in love with Daphne.
The god of love shoots a leaden arrow at the nymph Daphne. She now refuses the love.
(Apollo und Daphne) Ovid, Met. I, 469-473

Y es que el sonrojo tiene en Las Metamorfosis de Ovidio un encanto que es de maravilla, cuando lo aplica a las jóvenes, hermosas y seductoras, cuando el sentimiento del Amor lato sensu ha hecho mella en ellas.

El ejemplo que he traído a colación es el de Daphne, golpeada por las flechas del Amor que siente Apolo por ella. Esa forma de expresar lo que se siente tiene un encanto y una belleza en Ovidio que no he visto igualada por nadie, por ningún otro escritor.

Y eres tú ahora, Querida Elena, la que te muestras a ti misma en las mejores condiciones, en la inocencia de la juventud, a la que acompaña lo espontáneo de las manifestaciones físicas ante profundos y nobles sentimientos y pensamientos.

Te prometo que un día de éstos haré un estudio más amplio y riguroso de esta característica que aparece en múltiples lugares de Las Metamorfosis.

Te envío, entretanto, yo también, un pudoroso abrazo y un cándido beso.
Antonio
Más imágenes tomadas de:
Nach Amors "bleiernen Schuss" flieht Daphne, wenn sie nur das Wort "Liebe" hört.
Apollo, von Amors Goldpfeil getroffen, versteht das nicht.
When the word "love" comes up, Daphne flees.
Apollo, hit by Amor's arrow, cannot understand it.
(Giuseppe Chiari) Ovid, Met. I, 474-476
Phoebus ist verliebt und möchte Daphne sogar heiraten.
Phoebus is in love with Daphne and wants to marry her.
(Cornelis de Vos, 1584-1651) Ovid, Met. I, 490
Der verliebte Gott kann sich an Daphnes Schönheit nicht satt sehen.
The love-crazed god cannot get enough of the look of Daphne´s beauty.
(omnia vanitas - Dyce, William, 1806-1864) Ovid, Met. I, 497-501
Er verfolge sie nur aus Liebe, sagt Apollo.
Apollo pursues her, because he has fallen in love to her.
(Johann Ulrich Krauss, Edition 1690) Ovid, Met. I, 507
Daphne solle langsamer laufen, damit sie sich nicht verletzt..
He tells her not to run so fast in order not to hurt herself.
(Karl Peter Puille, 1800) Ovid, Met. I, 511

27 comentarios:

Natàlia Tàrraco dijo...

Sin par amigo Antonio, al no ser ducha en latines me avengo a la traducción de tu culta y refinada amiga.

El texto de Ovidio me suena a música celeste, empieza delicadísimo con una descripción de la luz que me fascina avanzando erotismos. Sigue con su habitual elegancia con la aparición de la bella Corinna, pormenorizando su cuerpo, antes y después de mostrarlo en su maravillosa desnudez. Sin entrar en el "acto", lo imaginamos, los cuerpos juntos, el placer, el éxtasis. Luego la calma, la alegría de contemplarse.
!Cuánta belleza nos ofrece!

!Ah! ese don exquisito que Eros o Venus le otorgaron al poeta resulta vigente, vivo,hoy en día. Nos sacude y nos enamora, eterna sensualidad en sus palabras evocadoras. !Salve! Ovidio, conocedor y explorador de los sentidos, maestro de ceremonias galantes.

Bellas imagenes del romántico J.W.Godwward, parecen sus pinceles adorar y acariciar las pieles femeninas que se muestran algo tímidas, apetecibles, Ninfas, romanas o diosas juveniles.

!Ave! amigo por brindarnos esta joya auténtica, amor a la vida.
Besitos contentos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Mi Querida Natàlia,

Muchas gracias por tu rápido comentario, tan o más veloz que el propio Aquiles. Me encanta que te haya gustado el poema, que tú amplias con todo lujo de detalles. Es como si el propio Ovidio se comentase a sí mismo. Nos insinúas lo que Ovidio insinúa, sin decirlo: aquí está, a mi entender, el encanto principal del poema, el mismo que debe tener cualquier seducción que se preste a tener un buen nivel.

Como todos sabemos que de Arte tú entiendes más que nadie, comparable, es verdad, a Don Paco Hidalgo,  te sugiero que, si quieres ver con mayor calidad y resolución las pinturas de Godward, que tú sabrás apreciar más que nadie, pinches sobre el título de cada una de ellas, y te aparecerá la página en la que se encuentran con una resolución mucho mejor. Lo que ha pasado es que de esa página no se pueden copiar, y entonces tuve yo que copiarlas de otras páginas menos nítidas, pero haciendo que el enlace remitiese a la página esa. Tal como aparecen allí son una delicia, superior todavía.

Y ahora unas palabras sobre la traducción:

Resulta que ninguna de las traducciones es perfecta. La que nos ofrece nuestra amiga Dalianegra está hecha teniendo en cuenta las estrofas, que se componen de dos versos, y da la sensación de que está también en verso. Parece como más brillante. La que he propuesto yo peca de tener ya cien años, y está en prosa.

Pongo un ejemplo de que ninguna de las dos se ajusta toptalmente al original.
En el verso 20 Ovidio escribe:

Forma papillarum quam fuit apta premi!

La una traducción dice:
¡La forma de sus tetas, qué apropiada para tocarlas!
La otra:
¡Qué lindos pechos oprimieron con avidez mis manos!

Yo hubiera traducido:

La belleza de sus pezones, ¡qué apropiada fue para ser acariciados!

Es que, entre otras cosas, forma-ae significa forma y también belleza, y papillarum (de papilla-ae) no son ni los pechos ni las tetas, ni siquiera los senos,  sino los pezones, como puede comprobarse si uno mira  en el Diccionario de la RAE qué es papila en nuestra Lengua, que se ha convertido en un Cultismo con otro significado.

Te deseo un feliz día y te envío un gran abrazo.

Antonio

Carlos Hernández dijo...

Bellísimo este poema en su sugerente sensualidad, sin recrearse en detalles escabrosos, diciendo lo justo y dejando a la imaginación del lector ("¿Quién no adivina lo demás?") todo lo demás, como debe ser para que una obra no traspase el umbral de lo erótico, de lo verdaderamente estimulante.

Muy bellas también las imágenes de los cuadros. Una pintura en concreto, la titulada Girl in Yellow Drapery de John William Godward, tuve el privilegio de poder contemplarla en una exposición, no hace mucho, aquí en Madrid; estoy casi seguro que fue en el prado, aunque también pudo haber sido en el Thyssen.

Saludos afectuosos.

Isabel Barceló Chico dijo...

Delicioso el texto de Ovidio, que también a mí me fascina. Hace tiempo lo colgué yo en mi blog - un extracto - y luego le respondí como Corina...Ja, ja. Creo que fue la primera respuesta que publiqué, luego siguieron otras. No me resisto a la tentación de ponerte el enlace, porque creo que tú sabes apreciar estos inofensivos juegos:

http://mujeresderoma.blogspot.com/2008/11/dedicado-antiqva-hoy-publio-ovidio-ha.html

Un abrazo, querido amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Ay, que acabo de ver el anuncio de cómo poner un enlace aquí. Rectifico:

Corina habla de la siesta con Ovidio

Espero que resulte bien. Besos.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...


Amiga mía, Isabel Barceló,

Muchas gracias por tu oportuno y útil comentario, que ya se comenta [perdona la redundancia] por sí mismo. Me has recordado textos tuyos de hace ya tiempo, que leí en su momento, pero que no tenía presentes ahora en mi memoria, porque uno es limitado. Como podrás observar, al final de mi redacción he instalado el texto que incluyo a continuación, para que los lectores interesados puedan disfrutar de tus textos. Y es que, pienso yo, la primera obligación de la Cultura, de la buena, es precisamente ésa: ser difundida.

Te envío mi agradecimiento sincero y un gran abrazo,

Antonio.

Tras la publicación de este poema, a las pocas horas, mi gran amiga Isabel Barceló Chico, que tiene un Blog sobre las Mujeres Romanas, quizá el mejor que conozco sobre el tema, Mujeres de Roma, me recuerda, porque en su momento ya lo leí, que hace ya algún tiempo ella publicó un fragmento de la traducción de Vicente Cristóbal López [BIBLIOTECA CLÁSICA GREDOS], con el título de SIESTA CON EL POETA OVIDIO, y también la supuesta contestación de Corina, redactada por ella, Isabel Barceló, metida en la piel de Corina, con el título de CORINA HABLA DE SU SIESTA CON OVIDIO.

Les invito a todos Vds, lectores de este espacio, a que se trasladen al Blog de Isabel Barceló, para poder disfrutar de sus grandes conocimientos sobre cualquier tema que se relacione con Roma, especialmente el femenino.

Muchas gracias, Querida Isabel.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo mío, Don Carlos Hernández, Chacien,

Aprecio mucho su comentario, porque soy consciente de que Vd. dice realmente lo que piensa, y sólo habla cuando tiene algo nuevo que aportar, lo que lo engrandece a Vd. y le suma categoría, intelectual y humana.

Vd. ha entendido perfectamente el arte de escribir de Ovidio, el poeta más erótico de todos los Romanos, pero en el que es imposible encontrar una palabra que no pueda ser oída por una pudorosa adolescente. Así es Ovidio: dice lo que se puede decir, pero lo que no se debe decir, lo insinúa, para que trabaje la imaginación de cada uno.

Las Metamorfosis, por ejemplo, están llenas de situaciones escabrosas, violencias, etc., pero no recuerdo ni una sola vez que Ovidio haya utilizado una palabra que no pueda estar al alcance de la más pudorosa adolescente. Es uno de los encantos de Ovidio: es capaz de describir, si queremos, una violación, pero también es capaz de decirlo de forma que no ofenda la sensibilidad de nadie. Toda su obra está llena de ejemplos de éstos.

Yo, que de Arte entiendo bien poco, me he sentido algo crecido al reconocer que la pintura que más me gusta es, lo mismo que a Vd., la Girl in Yellow Drapery, de lo que deduzco que algo de buen gusto también tengo, cosa que también he demostrado en la admiración que siento por la Pequeña Lechuza, obra de Don Serapio, maravilla de talla con la que nos obsequiaron Vds. a Ana y a mí.

Le envío, amigo mío, mi admiración y un gran abrazo.

Antonio

Natàlia Tàrraco dijo...

Jajaja, amigo mío, ahora me llamarán Natalí la de los pies ligeros.

Acato lo que dice sobre las traducciones, sin entender sobre el tema, vislumbro por intuición y por sus doctos argumentos, que se trataría de pezones, un detalle exquisito de Ovidio. No entro en camisas que me van anchas, tema el de la traducción muy delicado, parece mentira y pasma lo que cambia de una traducción a la otra.

De los románticos me gustan todos, Alma Tadema, por ejemplo o Jean León Gérome, cuando tocaban temas mitológicos o romanos con un espíritu de su época, idealizador, como de ensueño. Me atrevería a decir que la exposición a la que alude Carlos podría ser "Heroínas" en el Thyssen hace meses, pude verla emocionada, un cúmulo de versiones sobre la mujer pintadas e incluso esculpidas por maestros de estilos y épocas distintas.
Con sumo gusto veré esas imagenes con buena resolución del exquisito Godward.
Los textos de Isabel siempre merecen revisarse, la complace sobre manera la poesía de Ovidio y me parece ideal que aporte su Corinna particular con su toque así mismo muy particular.

Un placer y un honor que me compare con el amigo Paco, amante del arte y profesor, en ambas cosas coincidimos.

!Saludos!, un besito.

Aristos Veyrud dijo...

Ya me di la respectiva vuelta por el blog al que usted invita de la amiga Dalia Negra.
El poeta desde que toma aliento empieza el verso y una vez expulsa el aire lo sigue o ya lo tiene terminado.
Erotismo a ritmo de luces y sombras, de cambios de temperatura, y tersuras de tela y piel en delicada lucha para encadenarse a la pasión.
Fantástica secuencia amorosa para este primer mes de Enero hace usted en este blog, como para cimentar el resto del año.
Sea teta o pezón en este caso sigue siendo verso, todo depende de la carga pasional en el código y carácter de los amantes, a unos les sonará exquisito de una forma o de la otra, aquí se puede escoger desde el calor y candor de la atracción. Ya en sentido estrictamente literario si es un gran problema que presenta la poesía para pasar de su lengua materna a otra, la mayoría de los casos se transforma en otra obra, así sea un poeta el que traduzca. Por eso como dice usted es mejor leer en el idioma de origen, pero no todo el mundo tiene el privilegio. Si lee en alemán, le falta el francés, si lee en persa le falta el mandarín, si lee en español le falta el hindi...en fin hay que ceñirse y conformarse muchas veces, la mayor de las veces.
Mis saludos maestro Antonio y gracias por mantenernos al alcance de la estética y tecnicismo en la traducción de estas valiosas obras clásicas.

PACO HIDALGO dijo...

Don Antonio, no hace falta más, solo sugerir, y eso es el erotismo, para lo demás, nos vamos a un cine X (ya creo que ni existen) o a cualquier portal guarro de los muchos que inundan la red. Que buen verso ese de ¿quién no adivina lo demás? y nos fuimos a descansar. Yo prefiero la traducción al castellano, entre otras cosas porque mi nivel de latín queda muy por debajo de Ovidio.
Sigo a Isabel desde hace tiempo, pero paso a leer su sugerencia. Muy buena semana para usted

Cesar dijo...

Ovidio acabó siendo censurado en mi juventud. Al menos el Ovidio erótico. Creo que la mitad de aquellos curas estaban pagados para mutilar cualquier atisbo de erotismo; de ahí que en lugar de leerlo, acabara en los pensamientos libidinisos de Anais Nin, que por cierto estoy seguro que bebió de las fuentes de Ovidio. La brevedad y la intesidad de las frases así lo parece.
Es la literatura erótica de difícil ejecución; corres el riesgo de pasarte y circulas siempre sobre la duda de no llegar.
No me resisto a dejar mi particular visión con relación al erotismo en lengua latina: me deja frío, tal vez a causa del esfuerzo sobrehumano que había que realizar para aprobarla. (Porque espero que no sea a causa de la edad...)

elena clásica dijo...

Mi querido Antonio:

He aquí un momento de la delicia erótica propia de Ovidio que en el arte de la sugerencia, de su atrevimiento velado, de la elegancia de sus palabras nos transporta directamente desde un prometedor juego de luces, como comenta nuestra Natália Tárraco, en la tranparencia de la túnica de Corina hasta el abrazo con su cuerpo desnudo.

¿Qué es más erótico? ¿Qué es más conmovedor al espíritu y a las manos? ¿Las formas cubiertas por una túnica abierta y transparente o el cuerpo contudente y carnal sin intermediarios? Sensual es la presentación de Corina, tanto como la fingida resistencia de ella ante el ímpetu de Ovidio.

Fantástico es el punto de vista de Corina en palabras de Isabel Romana, a la altura de los grandes, nuestra querida amiga.

Este espisodio de luz tenue, refugio inesperado en los brazos del ser amado, de profundo toque erótico, como si tornara Zefiro, me ha hecho recordar una romanza triste, pero con un momento de arrebato pasional, que impregna para siempre la memoria:

"E lucevan le stelle,
ed olezzava la terra,
stridea l'uscio dell'orto,
e un passo sfiorava la rena...
Entrava ella, fragrante,
mi cadea fra le braccia.

Oh! dolci baci, o languide carezze,
Mentr'io fremente
le belle forme disciogliea dai veli.
Svanì per sempre il sogno mio d'amore,
l'ora è fuggita
e muoio disperato!
e muoio disperato!
e non ho amato mai tanto la vita!
Tanto la vita!...

Cómo no: Tosca de Puccini.

Me atrevo a traducir:


"Brillaban las estrellas,
arrebataba el olor de tierra mojada,
en ese momento escuché abrirse sigilosamente la puerta trasera,
unos pasos rozaban apenas la arena,
entraba ella fragante,
me estrechaba entre sus brazos.

¡Oh dulces besos! ¡Oh delicadas caricias!

Yo... arrebatado de deseo
liberaba su precioso cuerpo
de la túnica.

Despareció para siempre mi sueño de amor,
ha pasado toda mi vida,
y muero desesperado.
¡Nunca había amado tanto la vida! ¡Tanto!

Ciertamente Ovidio adopta un tono mucho más desenfadado, no es la tragedia el contexto de los dulces versos de nuestros querido poeta.

Prodiosos son los traductores, como mi querido Antonio Martín Ortiz, cuando logran que un texto sea tan hermoso en las versiones que logra como las fuentes de las que proceden. Y no me digas que no, querido Antonio, porque hemos encontrado numerosos ejemplos del talento que te adorna. A veces es un retoque, pero qué retoque, amigo.

Un abrazo gigante de tu admiradora Ἑλένη.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga Natàlia,

Leo nuevamente tu comentario y me congratulo otra vez de tus enormes conocimientos, de tu capacidad de viajar, y de tu sensibilidad, en todo… No se te olvida nada: lo lees todo y opinas sobre todo, y lo haces siempre de una forma más que rigurosa y bien documentada. Envidio –sana envidia- tus conocimientos de Arte, una materia que a mi me fascina, a pesar de mis pobres conocimientos al respecto.

Tienes toda la razón del mundo cuando hablas de las traducciones, que son imposibles. No obstante, tengo que añadir que actualmente disponemos en España de muy buenas traducciones de la mayoría de los Clásicos.

Y, para quienes tenéis como Lengua de uso también el Francés, como es tu caso, recuerdo que las traducciones de LES BELLES LETTRES (Association Guillaume Budé), cuyo símbolo es la lechuza que tú has instalado en tu espacio para remitir al mío, son simplemente perfectas: yo he leído, entre otras la versión de Paul Mazon de la Ilíada y la de Victor Bérard de la Odisea, y te puedo asegurar que son una maravilla: parece a veces, casi siempre, que está uno leyendo el texto original Griego.

Te envío, amiga mía, un gran abrazo.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Aristos Veyrud,

Le agradezco su comentario que, como procedente de un buen filósofo que lo ve todo desde una perspectiva universal, tiene todos los enfoques que uno puede esperar. Habla Vd. de los problemas de la traducción, y de la poesía en general, de la imposibilidad de que alguien tenga acceso a todo, porque excesivas son las Lenguas en las que los textos están escritos, pero también para ello hay remedio, porque, como le he comentado a la amiga Natàlia, existen buenas traducciones de la mayoría de obras importantes.

Refiriéndonos ya exclusivamente al terreno que tratamos, los textos Greco-Latinos, de todos es conocido que circulan por el mercado malísimas traducciones de las obras más importantes, al lado, y quizá en la misma estantería de la Librería, de otras que son óptimas. Por eso es muy importante, antes de comprar una traducción, cerciorarse de la calidad de la misma. Para eso estamos los que hemos dedicado muchas horas de nuestra vida a estos quehaceres.

Le envío un gran abrazo.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Don Paco,

Totalmente de acuerdo con Vd. en el sentido de que, en cuestiones de Erotismo, es mucho mejor insinuar que mostrar, porque lo demás, lo excesivamente evidente, es Pornografía, y todos estamos de acuerdo en que la tal materia sólo es un pábulo para gente enferma o deficitaria de afecto.

Coincido plenamente con Vd. en el sentido de que el verso, en realidad un hemistiquio, de oro es
¿Quién no adivina lo demás?
Cetera quis nescit?

Fíjese Vd. en lo que son las traducciones. Yo hubiera traducido, para ser más fiel a Ovidio:

Las restantes cosas, ¿quién las desconoce?

¿A que no es lo mismo? Me pasa a mí con los textos Greco-Latinos algo así como lo que le pasa a Vd. con al Arte. Estoy seguro de que Vd. es capaz de pasarse horas y horas admirando Las Meninas, pongamos por caso, y yo, al poco rato de verlas, ya soy incapaz de ver nada más. Ahora bien, me da Vd. un verso de Virgilio o de Ovidio, unas cuantas palabras, y soy capaz de pasarme medio día pensando en ellas. Y que no se tome esto como una pedantería por mi parte, sino como el resultado de muchas horas dedicadas al tema, y robadas al sueño y la diversión mundanal.

Le envío un gran abrazo

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Venga, Don Cesar, no se haga Vd. la víctima con sus estudios de Latín en Bachillerato. ¿Qué se cree Vd. que me enseñaron a mi en mi adolescencia? Pues lo que a todo el mundo: La Guerra de las Galias, La Conjuración de Catalina, Las Odas de Horacio, y, de Ovidio, sólo las Tristes. Ha sido después, mucho después, que yo he descubierto la auténtica Literatura Latina, fundamentalmente la que no me dieron en la Enseñanza Secundaria.

Y, claro, como todo el mundo, yo también he leído a Anaïs Nin, y también otras obras que no voy a desvelar, para no quedar desarmado del todo.

Y no me creo yo eso de que sea debido a la edad: es que Vd. tiene una cierta tendencia a quitarse méritos, de la que debería Vd. desprenderse.

¡Coño! Sin darme cuenta, ya estoy dando consejos, una cosa que no me gusta ni en activa ni en pasiva. Espero que sabrá Vd., Don Cesar, disculparme por ello.

Le envío un abrazo, vinero por supuesto.

Antonio

elena clásica dijo...

Querido Antonio:

"Debilidad", esa es la palabra que define lo que siento yo por vos, caballero.

Te agradezco de corazón tus generosas palabras.

Se me ocurre aportar un enlace a una versión increíble: Caruso en su interpretación magistral de la romanza aludida de Puccini, en la que aúna conocimiento técnico y sensibilidad emotiva.

http://www.youtube.com/watch?v=FJfyBMsL2zQ&feature=related

Muchas gracias, querido Antonio. Viva Ovidio y vivan todos los poetas.

Un abrazo gigante, querido amigo.

elena clásica dijo...

Mi querido Antonio:

Sonrojada ante tanta dulzura y generosidad, me dejas sin palabras. Ya sabes cuánto te admiro y la amistad profunda que nos une, a través de las letras y del vínculo humano que surge ante las vicisitudes de la vida. Siempre cerca.
No se me ocurre mayor elogio hacia mi persona, no llego yo a tanto. Y, sin embargo, muchas gracias por hablarme de Corinna y de Adelmina Romanelli, en unos términos tan cariñosos.

Y ya que ha reclamado su presencia el simbólico y místico Rilke, quisiera corresponder a tus palabras con otras del poeta.

En sus "Cartas a un joven poeta", escribe Rilke:

Viareggio, cerca de Pisa (Italia), a 5 de abril de 1903

"Sepa, desde luego, que me causará siempre alegría con cada una de sus cartas. Sólo habrá de ser indulgente con mis respuestas, que quizás lo dejen a menudo sin nada entre las manos. Y es que en realidad, sobre todo ante las cosas más hondas y más importantes, nos hallamos en medio de una soledad sin nombre [...] Y para que se llegue a acertar una sola vez, debe darse toda una constelación de circunstancias propicias."

Gracias, muchas gracias. Un abrazo gigante, querido Antonio.

profedegriego dijo...

Querido amigo Antonio, sabrás disculpar mi tardanza en venir e intervenir, pero razones felices pero más mundanas a ello me han obligado. En mi defensa esgrimo que en realidad sí "veni, vidi...", pero no comenté, porque me faltaba el tiempo que quería disponer para mi comentario; y es que el poema de Ovidio que has elegido en esta ocasión es un prodigio de palabras, las justas y necesarias, una delicia de juego erótico que insinúa pero sin desvelar del todo, un alarde para dejar volar la imaginación y para dar alas al deseo, una promesa de cumbre amorosa y de dulce satisfacción final.
Y poder saborear a Ovidio directo al paladar en latín proporciona un ingrediente más, pero reconozco que me ha gustado extraordinariamente la delicada traducción de nuestra exquisita amiga.
Mil bicos, amigo.

Isabel Barceló Chico dijo...

Fascinante el intercambio con elena clásica, clásica y hermosa donde las haya, y el diálogo que establece entre vosotros dos, textos de altura humana y poética.
Gracias, también, querido amigo por la referencia que haces tan cariñosa a mi blog y, sobre todo, por la generosidad con que aportas tus conocimientos en los comentarios. Es un lujo tener amigos como elena clásica y tú. Besos, querido amigo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga mía, Profesora de Griego,

También yo, con alguna tardanza, ahora me dispongo a agradecerte tu comentario que, como te puedes imaginar, tiene para mí especial interés, por ser tú buena experta en las Lenguas que nos unen, el Latín y el Griego. Comparto tu opinión de que es mejor la traducción que nos ofrece nuestra amiga Mayte Dalianegra, entre otras cosas, porque deja traslucir el formato del texto original, al traducir verso a verso, pero, como ella lo publicó antes que yo, no se trataba de repetir lo que ella había ya publicado.

Como puedes imaginarte, me alegra enormemente eso que dices de que

razones felices, pero más mundanas, a ello me han obligado. En mi defensa esgrimo que en realidad sí "veni, vidi..." ,

y estoy seguro de que también podrías haber completado la frase con el consabido vici [uici], porque el tono de tu comentario me induce a pensar en ello. Trátese de lo que sea, yo quiero compartir tu felicidad, y dejo caer mi interés por saber de qué se trata, tema que dejo, como es lógico y salvando tu intimidad, a tu decisión y voluntad soberanas.

¿Qué te voy a decir yo del poema de Ovidio, a ti que, con toda seguridad, lo saboreas en su forma original, y que, también estoy seguro de ello, compartes conmigo la idea de que todas las traducciones son imposibles.

Dos mil bicos, amiga mía.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga mía, Isabel Barceló Chico,

Lo que es un lujo es tenerte a ti como amiga y como lectora de lo que escribo, que, como puedes imaginarte, está hecho con la mejor intención y no menos ilusión, aunque pueda suceder que no siempre acierte a estar en la altura que te mereces tú y otros comentaristas que se dignan leer lo que yo escribo.

La referencia al espacio que tú le dedicaste a este mismo poema, y la correspondiente contestación de Corina, creación tuya bien inspirada, bien merecen figurar en primera página, y ése es el motivo por el que consideré oportuno situarla allí, para que no pasase desapercibida para ningún lector.

En cuanto a lo que dices sobre el trato con Elena Clásica, es evidente que es una mujer excepcional, con enormes méritos de todo tipo, con una capacidad de trabajo extraordinaria, y, entre otras muchas más cualidades, con una humanidad insuperable. Los momentos que paso leyendo lo que ella escribe, en su espacio, en el mío, en el tuyo, y otros muchos más lugares, porque ella es como Dios, porque está en todas partes, son de los más gratificantes de mi vida.

Tengo que repetir que este humilde espacio mío se enorgullece de contar con la presencia de dos eminencias, entre otras, que son Elena Clásica e Isabel Barceló. Tú, querida Isabel, tienes, además, la ventaja de conocerla personalmente.

Te envío un gran abrazo, y te deseo que La Fundación de Roma siga prósperamente su curso, que los hados os sean propicios.

Antonio

profedegriego dijo...

Querido Antonio, gracias por tu gentil respuesta a mi comentario; con ilusión abro mi blog en busca de mi barra lateral de favoritos y en captura de vuestras últimas entradas.
Mis obligaciones familiares, unidas a las profesionales, restan tiempo a mi tiempo que, llegado el fin de semana,intento recuperar.
Estas últimas semanas se ha unido una ingente labor de papeleo, documentación, formularios,... gratísima, no obstante, por tener como origen lo que podría resumir en cuatro palabras: hijo, estudios, beca, Estados Unidos. Un acontecimiento felicísimo, que nos llena de orgullo familiar, como imaginarás; he aquí el motivo que me ha tenido más liada de lo normal.
Tengo para ti en mi blog algo que creo ha de gustarte; cuando tengas un minutillo, pásate a recogerlo.
Te mando mil biquiños desde este rincón atlántico, cuya Torre de Hércules, testigo muda de la tragedia que ha tenido lugar a sus pies, llora como todos los coruñeses y coruñesas lloramos la pérdida de esas vidas jóvenes y valientes que se entregaron por ayudar desinteresadamente a los demás. "IN MEMORIAM" DE ESTOS HOMBRES BUENOS.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga mía, Profesora de Griego,

Muchas gracias por tu comentario en mi espacio, que contestaré con algo más de calma, y muchísimas gracias por esa deferencia que has tenido conmigo. Ahora, con la urgencia que viene al caso, paso a lo que es urgente:

REQVIESCANT IN PACE
R.I.P.


esos hombres valientes y buenos que, en cumplimiento voluntario y solidario de su deber, han arriesgado su vida, la suya propia, en beneficio de quienes, de una forma quizá insensata, hicieron lo que no debieron y asumieron un riesgo inútil e innecesario.

Mil besos para ti, amiga mía.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

A quien proceda,

Mi amiga la Profesora de Griego me hace llegar un premio, el 23-Enero, premio que le ha llegado a ella a través de blogs amigos. El premio se concede por parte de Alexis Marrero al Dia (sic, -sin tilde-), un lugar para hablar claro, en commemoración del derrocamiento, por Golpe Militar, del General Marcos Pérez Jiménez, como Presidente de Venezuela.

No me gusta entrar en cuestiones políticas, y mucho menos si desconozco al detalle el sentido de tan violentos acontecimientos, pero quiero dejar constancia de que el texto que presenta el creador del Premio 23-E carece de la más elemental corrección ortográfica, de forma que no alcanza el nivel de un estudiante de Primaria.

Por otra parte, el creador del Premio pone como condición que, al extenderse el premio entre los cada vez más numerosos Blogs, se haga siempre un enlace a su propio Blog.

Me parece a mí que esta forma de actuar es una burda manera de hacerse publicidad a sí mismo, obligando a todos a visitar su Blog. Creo que hay intereses Narcisistas en ese intento.

Éste es el motivo por el que yo no voy a extender la difusión de semejante premio, por adolecer de intereses Narcisistas, y no mostrar el debido respeto ante los posibles lectores, que, todos, merecemos textos que estén redactados con un mínimo de esfuerzo y tengan una equilibrada categoría.

No obstante, le hago manifiesto mi agradecimiento, más que sincero, a mi gran amiga, la Profesora de Griego, por haberme hecho partícipe del premio, en la seguridad que tengo de que ella, quizá por falta de tiempo, no se ha percatado de la poca calñidad literaria que tiene el creador del mismo.

Amiga mía, Profesora de Griego, estoy seguro de que Vd. sabrá entender mi posición.

Le envío mil besos, mil bicos.

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga mía, Profesora de Griego,

Paso a contestar a tu comentario, en el que nos hablas de tus éxitos, tanto profesionales como familiares. Que sepas que comparto tu felicidad y tu alegría por esos éxitos familiares: un hijo al que se le ha concedido una beca para estudiar en Estados Unidos. Son ésas unas noticias que nos alegran a todos los que te tenemos afecto y cariño, entre los que me incluyo.

Y ahora paso a comentarte un poco lo del Premio 23E. A lo que ya he dicho en mi comentario anterior, tengo que añadir que el premio te ha llegado, entre otros,  desde La Guarida de Viriato, un blog que considero amigo y que me gusta por su estilo y contenido.

Pero resulta que La Guarida de Viriato lo ha recibido del Blog Cuba Española, un Blog que no me gusta nada y en el que no entraré más, porque no me gusta su ideología anticastrista y rancia. Siempre he considerado yo que Fidel Castro ha sido y es un Revolucionario que ha hecho mucho bien por Cuba, tarea que ahora está siendo completada por su hermana Raúl.

Pues bien, en el mencionado Blog Cuba Española he leído lo siguiente:

No podemos olvidarnos de que Venezuela y Cuba estan entrelazadas en una misma tragedia producida por los hermanos Castro quienes van llevando al caos a ese noble pueblo hermano que pudiera estar disfrutando de sus maravillosos recursos, sin embargo, su presidente populista se la pasa despilfarrando el dinero de la Nación y siguiendo órdenes de fracasados.
[Citado textualmente, a pesar de las evidentes deficiencias de redacción]

Como pueden suponer los que me conocen, no estoy en disposición de compartir nada con quienes hablan de esa forma, con ese odio inveterado y repugnante hacia Cuba, una nación que es un ejemplo de solidaridad y buenas formas en muchos sentidos.

Espero, amiga mía, Profesora de Griego, que sabrás entender mi posición.

Te envío un gran abrazo, y mil bicos.

Antonio

Carlos Hernández dijo...

No entiendo nada, amigo Antonio, del significado de este premio 23E. Curioso, el premio en sí mismo, curioso el jurado que lo otorga, curiosas las deliberaciones previas a la concesión, curiosos los requisitos para merecerlo, inconmensurable el prestigio de la persona o entidad que lo avala, etc...
La verdad, aunque usted fuera alguien ambicioso o narcisista, no veo qué iba a aportar este premio a su curriculum.

Me solidarizo con su postura, y aun creo que peca usted de generoso al prestarle un mínimo de tiempo y atención a este asunto.

Saludos cordiales.