ANTONIO MARTÍN ORTIZ: CARTUTXOS DE RÈQUIEM (IV)[CARTUCHOS DE FOGUEO]: Mis aportaciones al libro (I):RECORDS DE LA MEVA ADOLESCÈNCIA
ANTONIO MARTÍN ORTIZ
EN ESTA POSICIÓN ME HE PASADO LA MAYOR PARTE DE MI VIDA.
AQUÍ Y ASÍ ME TENÉIS.

Omne tulit punctum qui miscuit utile dulci.
OMNE TVLIT PVNCTVM QVI MISCVIT VTILE DVLCI.
(Q. Horatius Flaccus, Epistula ad Pisones, 343)
Ganó todo mérito el que mezcló lo útil con lo agradable.

VERANO DE 1964 EN SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia

<strong>VERANO DE 1964 EN <em>SAINT CIERS DU TAILLON [Charente Maritime], Francia</em></strong>
Mi padre [R.I.P.], un amigo (Josep Ma. Riba i Armenter [R.I.P.]), mi hermana Simona, yo mismo, mi hermana Rosario,
mi hermano Pepe, mi madre [R.I.P.], otro amigo (Josep Amiell):
PATRI MATRIQVE MEIS IN MEMORIAM: Descansen en Paz los dos juntos
.
"Cuando uno ha perdido a su padre y a su madre, se ha quedado sin referencia al pasado".
(Frase mía, que yo, como bien nacido, les dedico a quienes me dieron la Vida y me abrieron el Camino para ser Feliz)
A mí, lo mismo que a Ovidio (Tristia, I, III, 4):
Labitur ex oculis nunc quoque gutta meis.
Todavía ahora se me resbala una lágrima de los ojos, los míos.

Recojo y comparto la frase, más optimista, de mi amigo Carlos Hernández, Chacien: ”Lo que en verdad mata es el olvido”.
No es mi caso, porque yo, estas cosas, no las olvido.

EQUITACIÓN AL SON DE POLCAS VIENESAS

Si quieres disfrutar de la maravilla de ver a los caballos de la Escuela Española de Equitación de Viena danzando al son de las polcas de los Strauss,
PINCHA EN UNO DE LOS ENLACES SIGUIENTES:

1) Spanish Riding School Vienna
2) Spanische Hofreitschule
3) Beliebte Annen-Polka
4) Best Equestrian Art School of Europe 251107.
Ejercicios de doma de caballos
Νενικήκαμεν
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ
[Nenikékamen]
Hemos vencido.
ΣΥΡΙΖΑ: PODEMOS
Αλέξης Τσίπρας
20-IX-2015
Δημοψήφισμα για τη συμφωνία στις 5 Ιουλίου
Referéndum sobre “El Acuerdo”
[Es decir, la Capitulación de Grecia: La Esclavitud]
el 5 de Julio.
Como en Atenas, tras la Victoria sobre los Persas en Maratón, el 490 aC., las gentes de Bien, PODEMOS decir, con los Griegos [Unos 11.000 Griegos valientes derrotaron a unos 25.000 Persas bien armados]: 
Νενικήκαμεν 
ΝΕΝΙΚΗΚΑΜΕΝ 
[Nenikékamen] 
Hemos vencido.

martes, 19 de octubre de 2010

CARTUTXOS DE RÈQUIEM (IV)
[CARTUCHOS DE FOGUEO]:
Mis aportaciones al libro (I):
RECORDS DE LA MEVA ADOLESCÈNCIA


Si queréis reproducir el vídeo, como tiene sonido, tenéis que parar primero la música del blog; Le dais a la flecha azul que hay en la parte inferior derecha y luego al PAUSE del Reproductor. Seguidamente volvéis al principio dándole a la flecha verde y reproducís el vídeo,
EN EL QUE SE HACE UN RESUMEN DE LOS ACTOS DEL CINCUENTENARIO
video


RECORS DE LA MEVA ADOLESCÈNCIA

Nil sine magno uita labore dedit mortalibus.
Res no ha donat la vida als mortals sense un gran esforç.

(Horaci, Sàtires, I, IX, 59-60)

Patri matrique meis in memoriam (1)

Es tracta de expressar, d’alguna manera, les meves vivències quan jo tenia onze i alguns anys més. Doncs bé, jo no vaig conèixer la meva àvia materna, y la paterna es va morir quan jo encara era molt petit. En aquestes condicions és com si jo no hagués tingut àvia y ara sóc jo mateix el que exerceix d’àvia meva. I així estan les coses. I dic això per tal que no us estranyeu del que vaig a dir a continuació.

D’homes intel•ligents al món n’hi ha molts. Doncs bé, jo, més intel•ligent que jo només conec el meu pare, que amb prou feines sabia llegir i escriure. Però la intel•ligència és una altra cosa. No és precisament saber Llatí, Grec, o Matemàtiques. La intel•ligència és saber viure. Quan el meu germà Pepe i jo érem petits, vàrem fer Primer de Batxillerat a l’Institut de Balaguer, i el capellà, que avaluava, entre d’altres coses, el fet d’anar a Missa els Diumenges, se n’adonà que nosaltres érem molt intel•ligents. Doncs bé, ens va captar per anar a estudiar al Seminari de la Seu d’Urgell. El meu pare i la meva mare, contentíssims de la possibilitat de que nosaltres poguéssim estudiar de franc, perquè, la veritat, allà nosaltres no vàrem pagar ni un duro.

Nosaltres érem bons estudiants: el Pepe era el millor en Grec, i jo era el millor en Llatí, de la mateixa manera que el Joan Solsona era el millor en Matemàtiques. Jo tinc un bon record de la meva estada en el Seminari. Llevat del fet que allà les dones no existien, ni podien existir, per la resta, analitzant el passat des del meu punt de vista d’ara, trobo que vaig rebre un bon ensenyament. No tinc res a retreure als capellans que ens donaven classe. Tinc un bon record de tots ells.

Quan jo feia tercer any de Llatí, als 13/14 anys, teníem un professor que ens va dir que l’examen de fi de curs seria traduir, a primera vista, un fragment de l’Epìstula ad Pisones (Ars Poetica) d’Horaci, que prèviament hauríem traduït, pel nostre compte i sense ajut del professor, durant el curs. Jo m´ho vaig prendre amb serietat i me’n vaig estudiar de memòria l’obra sencera, evidentment, en Llatí. No és moc de gall ni cordons de gitana: són 476 hexàmetres, és a dir, 476 línies d’una edició normal, 3091 paraules en Llatí exactament. M’ho sabia tot. Vaig anar a l’examen amb les mans a la butxaca, sense llibre.

Conversa entre el professor Mas i jo:

- Traduzca los siguientes versos, del 285 hasta el 294
- Señor profesor, me la sé entera de memoria. No he traído el libro. Haga Vd. el favor de recordarme el primer verso.

- Nil intemptatum nostri liquere poetae (2)

A partir d’aquell moment, li vaig recitar els 10 versos del fragment, en Llatí evidentment, i seguidament els vaig traduir al Castellà, perquè el Castellà era la Llengua de les Classes, de la mateixa manera que el Català ho era pels afers relacionats amb Déu i la Verge.

Aquí teniu el fragment sencer que vaig recitar i la traducció que faig fer al Castellà:

Nil intemptatum nostri liquere poetae,
nec minimum meruere decus uestigia Graeca
ausi deserere et celebrare domestica facta
uel qui praetextas uel qui docuere togatas.
Nec uirtute foret clarisue potentius armis
quam lingua Latium, si non offenderet unum
quemque poetarum limae labor et mora. Vos, o
Pompilius sanguis, carmen reprehendite quod non
multa dies et multa litura coercuit atque
perfectum decies non castigauit ad unguem.

Nada han dejado sin intentar nuestros poetas, ni han merecido menor honra, al haber osado abandonar los vestigios griegos, y celebrar los hechos domésticos, tanto los que enseñaron a vestir la pretexta (3) como los que enseñaron a llevar la toga (4).

Ni sería el Lacio más poderoso por su valentía ni por sus ilustres armas que por su Lengua, si el trabajo de la lima y la espera paciente molestase a cada uno de nuestros poetas. Vosotros, oh sangre Pompilia, desaprobad aquel poema que no hayan corregido muchos días y muchas enmiendas y no haya desafiado diez veces la uña mejor cortada (5).

- Ya puede Vd. retirarse, Sr. Martín.

La Nota final, evidentment, va ser un 10, un Sobresaliente cum laude. No era per menys.

Passats molts anys, encara recordo amb fruïció aquella feina gegantesca que vaig fer. Crec que és el més gran que he fet en ma vida relacionat amb els estudis.

Després em vaig fer Catedràtic de Llatí, i durant 30 anys he exercit de Docent de Llatí i Grec.

N’estic molt orgullós del meu pas pel Seminari.

Ara tinc un blog en el que escric, en Llatí i en altres Llengües, el que em surt dels nassos, per no dir dels collons, que sonaria malament, perquè el Llatí que ens ensenyaven allà era com molt descafeïnat i degudament filtrat, perquè no hi hagués cap menció ni al sexe ni a les dones.

Aquí us deixo una mostra del meu blog (6), mostra que no hauria passat de cap de les maneres la censura dogmàtica que allà s’exercia. Però aquí la teniu, perquè, com deia el mateix Horaci (versos 51-52 de la Sàtira citada el començament d’aquest escrit):

Est locus unicuique suus.
Hi ha un lloc apropiat per a cadascú.

Notes:
(1) A la memòria del meu pare i la meva mare
(2) Res no han deixat sense intentar els nostres poetes
(3) Fa referència a la “fabula praetexta”, és a dir, la tragèdia de tema Romà
(4) Fa referència a la “fabula togata”, és a dir, la comèdia de tema Romà
(5) Es refereix, de forma al•legòrica, al costum que tenien els que treballaven el marbre, que comprovaven amb l’ungla si hi havia alguna sinuositat
(6) En una próxima edición os mostraré cuál es la que escogí y que se ha publicado en "Cartuxos de Rèquiem".

Antonio Martín Ortiz



Aquí os dejo, para quienes no tengan conocimientos de Catalán, una traducción al Castellano:

RECUERDOS DE MI ADOLESCENCIA

Nil sine magno uita labore dedit mortalibus.
Nada ha dado la vida a los mortales sin un gran esfuerzo.
(Horacio, Sátiras, I, IX, 59-60)

Patri matrique meis in memoriam (1)

Se trata de expresar, de algún modo, mis vivencias cuando yo tenía once y algunos años más. Pues bien, yo no conocí a mi abuela materna, y la paterna se murió cuando yo todavía era muy pequeño. En estas condiciones, es como si yo no hubiera tenido abuela y ahora soy yo mismo el que ejerce de abuela mía. Y así están las cosas. Y digo esto para que no os extrañéis de lo que voy a decir a continuación.

Hombres inteligentes en el mundo hay muchos. Pues bien, yo, más inteligente que yo, sólo conozco a mi padre, que apenas sabía leer y escribir. Pero la inteligencia es otra cosa. No es precisamente saber Latín, Griego, o Matemáticas. La inteligencia es saber vivir. Cuando mi hermano Pepe y yo éramos pequeños, hicimos Primero de Bachillerato en el Instituto de Balaguer, y el cura, que evaluaba, entre otras cosas, el hecho de ir a Misa los Domingos, se dio cuenta de que nosotros éramos muy inteligentes. Pues bien, nos captó para ir a estudiar al Seminario de La Seu d'Urgell. Mi padre y mi madre, contentísimos de la posibilidad de que nosotros pudiéramos estudiar gratis, porque, la verdad, allí nosotros no pagamos ni un duro.

Nosotros éramos buenos estudiantes: Pepe era el mejor en Griego, y yo era el mejor en Latín, del mismo modo que el Joan Solsona era el mejor en Matemáticas. Yo tengo un buen recuerdo de mi estancia en el Seminario. Salvo que allí las mujeres no existían, ni podían existir, por lo demás, analizando el pasado desde mi punto de vista de ahora, creo que recibí una buena enseñanza. No tengo nada que reprochar a los sacerdotes que nos daban clase. Tengo un buen recuerdo de todos ellos.

Cuando yo hacía tercer año de Latín, a los 13/14 años, teníamos un profesor que nos dijo que el examen de fin de curso sería traducir, a primera vista, un fragmento de la Epistula ad Pisones (Ars Poetica) de Horacio, que previamente deberíamos haber traducido, por nuestra cuenta y sin ayuda del profesor, durante el curso. Yo me lo tomé en serio y me estudié de memoria la obra entera, evidentemente, en Latín. No es moco de pavo, ni cosas por el estilo: son 476 hexámetros, es decir, 476 líneas de una edición normal, 3091 palabras en Latín exactamente. Me lo sabía todo entero. Fui al examen con las manos en los bolsillos, sin libro.

Conversación entre el profesor Mas y yo:

- Traduzca los siguientes versos, del 285 al 294
- Señor profesor, me la sé entera de memoria. No he traído el libro. Haga Vd. el favor de recitarme el primer verso.

- Nil intemptatum nostri liquere poetae (2)

A partir de ese momento, le recité los 10 versos del fragmento, en Latín evidentemente, y seguidamente los traduje al Castellano, porque el Castellano era la Lengua de las Clases, del mismo modo que el Catalán lo era para los asuntos relacionados con Dios y la Virgen.

Aquí tenéis el fragmento entero que recité y la traducción que hice al Castellano:

Nil intemptatum nostri liquere poetae,
nec minimum meruere decus uestigia Graeca
ausi deserere et celebrare domestica facta
uel qui praetextas uel qui docuere togatas.
Nec uirtute foret clarisue potentius armis
quam lingua Latium, si non offenderet unum
quemque poetarum limae labor et mora. Vos, o
Pompilius sanguis, carmen reprehendite quod non
multa dies et multa litura coercuit atque
perfectum decies non castigauit ad unguem.

Nada han dejado sin intentar nuestros poetas, ni han merecido menor honra, al haber osado abandonar los vestigios griegos, y celebrar los hechos domésticos, tanto los que enseñaron a vestir la pretexta (3) como los que enseñaron a llevar la toga (4).

Ni sería el Lacio más poderoso por su valentía ni por sus ilustres armas que por su Lengua, si el trabajo de la lima y la espera paciente molestase a cada uno de nuestros poetas. Vosotros, oh sangre Pompilia, desaprobad aquel poema que no hayan corregido muchos días y muchas enmiendas y no haya desafiado diez veces la uña mejor cortada (5).

- Ya puede Vd. retirarse, Sr. Martín.

La Nota final, evidentemente, fue un 10, un Sobresaliente cum laude. No era para menos.

Pasados muchos años, aún recuerdo con fruición ese trabajo gigantesco que hice. Creo que es lo más grande que he hecho en mi vida relacionado con los estudios.

Luego me hice Catedrático de Latín, y durante 30 años he ejercido de Docente de Latín y Griego.

Estoy muy orgulloso de mi paso por el Seminario.

Ahora tengo un blog en el que escribo, en Latín y en otros idiomas, lo que me sale de las narices, por no decir de los cojones, que sonaría mal, porque el Latín que nos enseñaban allí era como muy descafeinado y debidamente filtrado, porque no había ninguna mención ni al sexo ni a las mujeres.

Aquí os dejo una muestra de mi blog (6), muestra que no habría pasado de ninguna manera la censura dogmática que allí se ejercía. Pero aquí la tenéis, porque, como decía el mismo Horacio (versos 51-52 de la Sátira citada al comienzo de este escrito):

Est locus unicuique suus.
Hay un lugar apropiado para cada uno.

Notas:
(1) A la memoria de mi padre y mi madre
(2) Nada han dejado sin intentar nuestros poetas
(3) Hace referencia a la "fabula praetexta", es decir, la tragedia de tema romano
(4) Hace referencia a la "fabula togata", es decir, la comedia de tema romano
(5) Se refiere, de forma alegórica, a la costumbre que tenían los que trabajaban el mármol, que comprobaban con la uña si había alguna sinuosidad
(6) En una próxima edición os mostraré cuál es la que escogí y que se ha publicado en "Cartutxos de Rèquiem".

9 comentarios:

Chacien dijo...

Si me permite la broma, amigo Antonio, quiero declarar solemnemente que, en mi opinión, cuando afirma que no conoce a nadie más inteligente que usted, excepción hecha de su señor padre, no lo hace por falta de modestia, ni por soberbia, ni por ridícula presunción, sino por una razón incuestionable y absolutamente justificada (como muy probablemente podría corroborar nuestro amigo Dilman o cualquier autoridad en materia de psicoanálisis), y esta razón es, ni más ni menos, que la circunstancia dramática e incontrovertible de haber carecido desde su más tierna infancia de ese pilar indiscutible para la autoestima que es la figura entrañable de la abuela. De tal modo que usted sería como la prueba viviente, el ejemplo por antonomasia, para explicar o ilustrar ese dicho tan socorrido que comúnmente se nos viene a los labios cuando alguien se alaba a sí mismo sin mesura: "Parece que no tiene abuela" o "Desde luego, no le hace falta abuela", etc, etc. ¿Cómo no habíamos de perdonarle los amigos esta aparente falta de recato, conociendo cómo es en el fondo y sabiendo que nunca tuvo abuela que lo alabase a usted?

Me hace pasar unos ratos estupendos con sus ocurrencias; es usted único, amigo mío.

Un fuerte abrazo.

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Carlos Hernández, Chacien,

Vd. ha entendido perfectamente el fondo y la forma de este artículo que yo publiqué en Cartutxos de Rèquiem. Hay que tener en cuenta que el tono es desenfadado, con hipérboles evidentes, y sin ninguna pretensión de que vaya a Missa lo que allí se dice.

Está claro que yo me considero un hombre de lo más normal que existe, sin más méritos que otro cualquiera, aunque es evidente que, como todo el mundo, también los tengo, sin que ello me lleve a un estado de sobrevaloración de mi ego, o tenga el riesgo de que mi autoestima reviente al inflarse.

Como Vd. sin duda se habrá dado cuenta, el texto está encabezado por una dedicatoria en Latín a la memoria de mi padre y mi madre [R.I.P.]. Ha sido el deseo de enaltecerlos a ellos hasta donde se merecen, que es mucho y muchísimo, lo que me ha hecho caer en el defecto de enaltecerme a mí mismo, pero la cuestión es que, en ese momento, me he considerado a mí mismo no como un ser independiente, sino como una prolongación de ellos.

Quiero con ello decir que los méritos que me atribuyo a mí mismo hay que concedérselos o adjudicárselos a quienes me dieron la vida. Son ambos los seres de los que estoy más orgulloso.

Vd., Don Carlos, está en condiciones de entenderlo: pienso yo, y piense Vd., en la veneración y respeto que siente Vd. mismo por Don Serapio, su padre. Pues, en mi caso, se trata de lo mismo.

Reciba mi agradecimiento por el interés que demuestra en todo lo que escribo, y al mismo tiempo, un cordial y afectuoso saludo.

Antonio

Chacien dijo...

En efecto, amigo Antonio, lo que usted dice es muy cierto, muy sensato y, en mi opinión, pone las cosas en su sitio; no para convencerme a mí y a todos los que conocemos más o menos cómo es usted y nos hacemos una idea del contexto, sino a cualquier visitante ocasional del blog, que bien podría formarse una opinión contraria a la realidad si sólo parase mientes en su declaración del post. Su auténtico talante queda al descubierto simplemente al comprobar el modo en que ha encajado esta pequeña reconvención, en tono de broma, que he querido hacerle abusando de su confianza y aprovechando la ocasión ya que usted, como se suele decir, me lo ha puesto tan a huevo.

Mis mas cordiales saludos.

Don Jerónimo Menéndez de Avellaneda dijo...

Estimats companys de Promoció Any 1960 del Seminari de La Seu d´Urgell i companyes respectives.

Gràcies per venir i alegrar-nos el dia amb la vostra agradable companyia. Ens vam sentir tant bé durant la Trobada Especial 50 Anys del diumenge 10 d´octubre que ens va mancar temps per estar més amb vosaltres. Gràcies als nostres professors Mn. Casal, Mn. Rourera i Mn. Mas per passar aquest dia amb nosaltres, per les seves paraules i per tots els seus detalls. Gràcies al Big Team (Gran Equip) format pels nostres companys Miquel Zambudio, Pep Coll i Segismon Funollet per organitzar la Trobada amb tant d´èxit. Gràcies al nostre company Antonio Martín per deixar-nos usar el seu blog ; http://antoniomartnortiz.blogspot.com/
i poder escriure-hi comentaris sobre la nostra obra col•lectiva Cartutxos de Rèquiem.

Desitjo que tots ens continuem retrobant en el futur com ho hem fet fins ara.
Amics per sempre!!!


Joan López García,
Alias Don Jerónimo Menéndez de Avellaneda, Bizconde Accidental de La Seu d´Urgell.
Ciutat Imperial Tárraco, a 18 d´octubre del 2010.

elena clásica dijo...

Mi queridísimo Antonio:

No sé cómo expresar mi admiración, mi gratitud, no, no, la palabra es "Devoción"y la inicio con mayusculas, como tú me has enseñado a hacer, cuando uno así lo considera oportuno y coherente con aquello que quiere expresar, éste es el caso: Devoción.

Devoción: la que yo siento hacia su gigantesca persona, en la cual se halla, como uno de sus más bellos dones, la pluma. Uno de ellos, hay muchos más, aunque quizás sea la pluma la autoridad máxima en su semblanza olímpica, sí, olímpica, pues usted, don Antonio, procede del Olimpo (ante esta tesitura, no me ha quedado otra posibilidad que utilizar el "usted", no siempre una tiene a los dioses tan a mano.. venga usted cuando quiera a cenar a casa, como en aquel episodio en que Júpiter y Mercurio llegados a Frigia y vestidos de humildes menesterosos, piden cobijo a los vecinos y sólo se lo ofrecen Filemón y Baucis, pues así va usted llamando a las puertas de los demás como un dios disfrazado de mortal).

No sé si me he perdido en disquisiciones, pero es que la pasión por tu persona (vuelvo al "tú" amparada por la audacia que me proporciona la amistad), por tus conocimientos, por tu sabiduría, por el amor por la Literatura y la Lengua clásicas que nos muestras y nos haces llegar, así como tu amor por la vida, me desbordan.

Es cierto, Antonio querido, no es más sabio el que más conocimiento acumula, no, es otro el quid de la cuestión: "la inteligencia es saber vivir". Recojo, comparto esta bella sentencia filosófica, hermosa y transparente en su sencillez, clara y cristalina como la verdad.

Nos has retrotraído en un viaje mágico a través del tiempo a ese iluminado día del examen. Cuántos meses de estudio, cuántas horas entregadas a Horacio, al latín...
qué hazaña magna, gigantesca, (tanto nos gusta esa palabra). Me estremezco al pensar en esa seguridad, en ese amor propio con el que le pediste al profesor que citara el primer verso, pues ibas sin libro ya que te sabías la obra completa... Me emociona este recuerdo relatado, imagino cómo le tuvo que reventar de alegría el corazón al profesor, como ahora me ha ocurrido a mí.

Bien te llamo sabio, Maestro, amigo, hombre que camina por la vida, con su sentido del humor siempre a punto y que saber mirar alrededor y reconocer las flores, la de tantas personas en las que has fijado tu mirada y que te admiran.

Recibe mi abrazo gigante, Maestro, amigo de tu admiradora Ἑλένη.

Dilman dijo...

Amigo Antonio le felicito por esta nueva empresa espiritual que adelanta y le deseo que llegue hasta lo más alto en ella.
Saber vivir es enseñar a saber vivir y vivir con fruición como vivió usted ese texto clásico hasta el examen y mucho tiempo después hasta tenerlo vivo hoy y compartirlo con quienes le seguimos en sus ediciones.
He leído con detenimiento los comentarios anteriores y me llevo de ellos mas que una grata impresión ya que son ejemplo de la convivencia constructiva en espíritu e intelecto. Siempre he destacado su relación profunda con la poesía, relación que me aporta grandes alcances en mi indagación acerca del ser y del existir.
Un abrazo Maestro!!!

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Carlos Hernández, Chacien,

Siempre es un gozo y un placer exquisito leer lo que Vd. escribe. En efecto, Vd. es capaz de leer lo que está escrito, y también ver lo que se pretende decir entre líneas. Al mismo tiempo tiene Vd. una capacidad grande, pero que grande, para encajar cualquier manifestación de ironía y de hipérbole, sin caer en la crítica fácil ni en la desautorización sin sentido. Yo me siento orgulloso de que Vd. haya entendido perfectamente lo que yo quería decir: no pretendía ponerme medallas, ni mucho menos; simplemente pretendía recordar algo que a mí me hizo mucha gracia en su momento, y me causa gran admiración todavía, por lo que fui capaz de hacer, y pretendía, al mismo tiempo, refrescar la memoria de mis compañeros que, todos, son perfectamente conscientes de que, de la misma forma que yo era un zafio para ciertas actividades, tenía algunas cualidades, cualidades que espero no haber perdido del todo con el paso de los años.

De verdad que ha sido todo un placer leer lo que Vd. piensa, transmitido en esa forma tan elegante que tiene de decir las cosas, y es Vd. capaz de conciliar lo que aparentemente es irreconciliable.

Reciba mi afecto y un cordial saludo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amiga y más que amiga, Elena Pascual, Elena Clásica, Φίλη Ἑλένη. Querida Elena,

Quedo totalmente absorbido por los torrentes de admiración que desbordan de tu comentario a mi pequeña proeza de adolescente. La verdad es que no merezco tantos elogios como los que me prodigas tú, pero, bueno, bienvenidos sean. Cuando pienso en ti y en tu grandeza, como mujer, como escritora, como profesora, como amiga, como artista del lenguaje y del pensamiento, una sensación de pequeñez de apodera de mí, de forma que lo que más me impresiona es que tú, un mujer grande, y grande mujer en todos los sentidos, hayas sentido, y sientas, una verdadera admiración por mi persona, admiración que tal vez no merezca, pero admiración que, como es lógico, me satisface y me alegra la vida.

Esta serie de relatos sobre mis años más que juveniles me enternecen el corazón, de forma que estoy viviendo como una especie de Segunda Adolescencia, retrocediendo al Pasado, a ese Pasado que yo compartía, entre otros, con mi padre [R.I.P.], mi madre [R.I.P.], y mis hermanos. Veo ahora en ti a una mujer cabal, inspirada como siempre, sensible a todo lo que vale la pena, a todo lo valioso.

Pues sí, Querida Elena, nunca hay que descartar nada: acepto de buen grado esa invitación que me haces de visitar un día tu casa, pero también tengo que decirte que, aunque pretendas ser una Baucis acogedora, eso, por ahora, es imposible, dada tu juventud y tus pocos años, pero, bueno, siempre puede uno esperar.

En cuanto a la sugerencia de que yo supere al Género Humano, y sea una especie de dios, no tengo más remedio que remitirme a la frase de Terencio (Heauton timorumenos, 77):

Homo sum: humani nil a me alienum puto.
Hombre soy: nada de lo humano lo considero extraño a mí.

Tengo que repetírtelo una vez más, Querida Elena, es un placer de los más generosos leer lo que tú escribes, y ¡benditos sean los que te dieron la vida! y ¡bienaventurados todos los que, de una forma u otra, la comparten contigo!

Te envío, Querida Elena, un enorme abrazo,

Antonio

ANTONIO MARTÍN ORTIZ. dijo...

Amigo Dilman,

Muchas gracias por tu elogioso comentario, que no tiene desperdicio. La verdad es que me siento más que halagado al leer tu sabias palabras y comparto en su totalidad esa apreciación tuya de la interacción entre espíritu e intelecto que me atribuyes, que no sé hasta qué punto es real en mi caso, o sólo imaginada por ti. En cualquier caso, no deja de ser una aspiración que debemos tener todos, para llevar una vida equilibrada. En mi caso, tengo que comentarte que, más que la poesía en sí, lo que yo aprecio es el pensamiento, independientemente de si está expresado en prosa o en verso. También hubiera esperado de tus hondos conocimientos una reflexión sobre esos mis años adolescentes, a la vista de los datos que han ido apareciendo en las últimas ediciones del blog, aún a riesgo de que tu opinión no me fuese del todo satisfactoria, porque, cuando uno pide una opinión, debe estar preparado para que ésta sea del gusto de uno, o todo lo contrario.

De todas formas, tienes que saber que tus comentarios me llegan muy hondo, dada la alta apreciación en que te tengo.

Te envío un afectuoso saludo, y todo mi reconocimiento por tu interés.

Antonio